jueves, 23 de marzo de 2017

El Niño Costero en Perú y Ecuador

Imitemos lo bueno…

Inversión en proyectos multipropósitos protege al Ecuador del “Niño Costero” (Video)

Samborondón (Guayas).- En su visita al cantón El Triunfo, el Presidente Rafael Correa recibió muestras de agradecimiento por parte de la población de la zona que en este invierno no ha sufrido inundaciones gracias al funcionamiento del proyecto de control de inundaciones Bulubulu.

Este proyecto fue inaugurado en abril del 2015 y protege a más de 65 mil personas de las provincias de Cañar y Guayas. La derivadora Las Maravillas, parte del Sistema de Control de Inundaciones Bulubulu, es la que evita que El Triunfo sufra los embates del invierno.

Este año en particular con el fenómeno de El Niño Costero comunidades del país vecino, Perú, se han visto severamente afectadas, mientras que Ecuador “está intacto” como recogen medios de comunicación peruanos.

La decisión política del Gobierno de la Revolución Ciudadana emprendió la construcción de seis megaproyectos hídricos postergados por décadas por los gobiernos de turno. Los proyectos Bulubulu, Cañar, Naranjal y el multipropósito Chone controlan inundaciones (el último también es para riego) y los Trasvases Chongón – San Vicente y el Daule –Vinces llevan riego para las zonas agrícolas.

Durante el conversatorio con medios de comunicación de Guayaquil, el Primer Mandatario dijo que los seis megaproyectos hídricos construidos durante los diez años de gestión gubernamental han sido la mejor inversión que ahora permiten al país ahorrar centenas de millones de dólares.

En ese sentido, precisó que si bien no existe un retorno financiero directo para el Estado sí existe un alto retorno social al evitarse pérdidas de vidas humanas y de producción agrícola.

“Una buena inversión es el mejor ahorro”, ratificó el Presidente a lo destinado a estos proyectos, que los opositores han tildado despectivamente como “gasto público”. LI/El Ciudadano


Fuente: El Ciudadano


miércoles, 22 de marzo de 2017

Construyamos las bases materiales, políticas e ideológicas de la república

Reflexiones en torno a una tragedia

Escribe: Carmen McEvoy

“Pagamos nuestros tributos y vivimos como indigentes”. Esta contundente frase, pronunciada por un damnificado por el huaico, alude a la noción de una ciudadanía económica traicionada. Subrayando, además, la miseria física y moral que nos embarga. Porque más allá de los terribles errores –por no decir delitos penales– que han llevado a este megadesastre, la naturaleza se ha encargado de desnudar todas nuestras carencias. Desde la ineptitud de un alcalde que luego de tirar varios millones de dólares al agua insultó al presidente, hasta la precariedad absoluta que define la vida cotidiana de miles de compatriotas. Peruanos que, como nos recordó una vecina de la ribera del río Rímac, son seres humanos e hijos de un país rico y potente, aunque denigrado y maltratado de manera sistemática. Porque a estas alturas creo que resulta obvio lo poco que nos amamos y el ínfimo respeto que mostramos por esa naturaleza reverenciada por nuestros ancestros.

Es sabido que cuando la naturaleza habla los sabios guardan silencio, mientras que en el resto, aterrados por su lenguaje violento, afloran las pulsiones más primarias. De ello dio cuenta, hace poco, ese estridente “me zurro en eso” de una popular animadora reciclada en comentarista de noticias. Porque lo que venimos padeciendo –y de lo cual el huaico es la expresión más radical– tiene una estrecha relación con las endémicas zurradas cargadas de incompetencia, rapacidad, mala educación y falta de amor por el Perú. Empezando con las de nuestros gobernantes (uno preso y el otro fugado) hasta las perpetradas por los traficantes de tierras, los mineros ilegales, los funcionarios corruptos, los destructores del bien común y toda esa caterva de demagogos que ahora corren a ponerse las botas de goma para la foto de rigor.

Lo único que resulta viable en el Perú, dijo alguna vez Federico More, es lo inverosímil y lo imprevisible. La compleja historia de un país cuyo nombre nació de una confusión que, para sorpresa de muchos, logró imbricar lo occidental con lo indígena, se ha visto asociada al concepto del anteproyecto. El que, de acuerdo con Luis Jaime Cisneros, no alcanza a divisar el horizonte de su propia tarea, no alcanza a descubrir los caminos que son capaces de hacer viable un proyecto titánico, por nuestra diversidad y la vastedad de un territorio indomable.

La consecuencia de este vivir en anteproyectos constantes, de “voluntades intermitentes de realización”, podría explicar la sucesión de discontinuidades que, de acuerdo con Cisneros, caracterizan la historia del Perú. Una república de hombres visionarios que se ven constantemente desbordados por la coyuntura. Ese reino de la contingencia donde terminan sus días baleados por la espalda –como fue el caso de Manuel Pardo– o desterrados y con una inmensa pena en el corazón –como le ocurrió a José de la Mar–.

¿Será posible que un país fracturado por el embate de la naturaleza y desnudo en todas sus miserias y contradicciones pueda imaginar un gran proyecto nacional de cara al bicentenario de la independencia? “Yo escojo la esperanza”, afirma el hombre cuyo padre dignificó a los leprosos y al que la historia le ha asignado la tarea de liderar una labor monumental por no decir imposible.

Porque lo que tenemos al frente, luego de que el ciclo de huaicos termine, no es una reconstrucción, como Jorge Basadre denominó al período posterior a la Guerra del Pacífico. Lo que nos espera, si queremos actuar de acuerdo con la grandeza del país que nos vio nacer, es la construcción de las bases materiales, políticas e ideológicas de la república.

El plan urbanístico para el nuevo Perú deberá contemplar los valores de igualdad, justicia y democracia que definieron nuestra liberación del yugo español. Y para ello hay que tener recursos (con los cuales contamos), pero por sobre todo una visión de país y una actitud de servicio casi monacal. En breve, un amor entrañable por ese “bello durmiente” al cual se ha despreciado a lo largo de los siglos.

Y ese amor está surgiendo ante nuestros ojos y en medio del desastre. No hay más que ver a los miles de jóvenes voluntarios recibiendo y seleccionando donaciones en los centros de acopio, al personal de nuestras Fuerzas Armadas entregando sus vidas en el rescate de miles de compatriotas, a ese peruano llorando desconsolado luego de haber rescatado a sus dos perritos o a los que van al lugar de la emergencia llevando ayuda e ilusión a quienes más lo necesitan.

Hay tantas y tantas historias de generosidad y fortaleza que conmueven hasta las lágrimas. La de Evangelina Chamorro luchando contra la muerte por volver a ver a sus dos hijas es la más impactante. Por todo lo anterior, comparto la esperanza que mueve a nuestro presidente y a todo su gabinete. Un gabinete que puede encontrar en esta coyuntura la inspiración que le ha estado faltando para hacer de la empatía y el proyecto de reforma su dirección.

Si articulamos un proyecto innovador, a nivel material y cultural, será posible que finalmente encontremos el camino hacia ese destino grande que la historia, estoy segura, guarda para todos nosotros.

Fuente: El Comercio

jueves, 16 de febrero de 2017

Universidad Nacional Agraria La Molina, sería la primera universidad pública que obtenga su licenciamiento de SUNEDU

La Agraria será la primera universidad pública en obtener su licenciamiento

De las 41 que funcionan hoy. SUNEDU informó que es la que mayor avance tiene al cumplir con el 70% de indicadores de calidad en infraestructura, equipamiento, planes de estudios y docentes. Recién a fines del 2018 se sabrá cuántas cerrarán.

Escribe: Carlos Contreras

La primera universidad pública que obtendrá el ansiado licenciamiento institucional, de las 41 que funcionan actualmente en el país, será La Agraria La Molina. ¿Cómo lo hizo? Cumpliendo indicadores.

Así lo confirmó la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), que empezó este proceso en diciembre de 2015.

Es importante señalar que con el licenciamiento institucional, la SUNEDU asegurará que las 142 universidades que hay en el país, tanto públicas como privadas, cumplan con presentar condiciones básicas, ya sea en infraestructura, equipamiento, docentes o planes de estudio (ver infografía).


Por ello, una vez que logran aprobar este proceso, las casas de estudio reciben una autorización para seguir funcionando por ocho años más. A la fecha, solo 10 particulares lo han conseguido, entre las que destacan la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), la de Lima, la de Piura, la Ricardo Palma, entre otras.

La titular de la SUNEDU, Lorena Masías, informó a La República que La Agraria es la universidad pública que tiene mayores avances, ya que ha conseguido cumplir con el 70% de los 55 indicadores de calidad establecidos para cumplir con la primera fase de revisión documentaria.

"Hasta diciembre pasado, La Agraria cumplía con el 40% de indicadores de calidad, pero en estos meses ha avanzado mucho, por lo que a fines de este mes estamos programando iniciar la segunda fase de verificación presencial. Por ello, estimamos que esta sería la primera universidad pública en obtener el licenciamiento institucional", explicó Masías.

Al respecto, el rector de la Universidad Nacional Agraria La Molina, Enrique Flores, señaló que, según sus estimaciones, su gestión ha cumplido con el 97% de indicadores en el proceso de licenciamiento. Dijo además que solo faltaría presentar las certificaciones de habilitación urbana y de servicios básicos (saneamiento).

"Nosotros no tenemos problemas con los requerimientos referidos a la calidad académica sino que nos falta cumplir con las certificaciones de habilitación urbana, ya que el campus es de 90 hectáreas y la mayor parte es rural, por nuestra formación tecnológica", explicó Flores, quien agregó que en estos días firmará un acta de acuerdo con la SUNEDU, en la que se comprometerán cumplir en el breve plazo con estos requerimientos.

Precisamente, para el promotor de la Ley Universitaria, el ex congresista Daniel Mora, el mayor problema que enfrentan las universidades públicas es la irregular condición de los títulos de propiedad de sus sedes principales que no están saneados.

"El licenciamiento manda que los terrenos tengan títulos y certificados adecuados para evitar futuros desalojos o embargos que perjudicarían solo a los estudiantes (...) En el caso de las privadas, hay un grupo que tiene cuantiosas deudas", precisó Mora.

¿Y las demás?

A la fecha, de las 142 universidades que existen en el país, 10 privadas ya han obtenido su licenciamiento y otras 83 están cumpliendo con el proceso, según el cronograma establecido por la Sunedu. De esta última cifra, 23 son públicas y entre ellas están la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), la Mayor de San Marcos y la San Antonio de Abad del Cusco.

"En el caso de la UNI, la UNMSM y la San Antonio, tienen un avance lento. Lo que pasa es que a diferencia de La Agraria, que tiene 8 facultades, estás tienen más de 20 y eso hace que su proceso sea más complejo", indicó la titular de la SUNEDU.

Según el presidente de la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP), Jorge Alva, quien además es rector de la UNI, el mayor problema está vinculado al presupuesto, sobre todo para los costos del licenciamiento vinculados al mantenimiento de la infraestructura, el equipamiento y las necesidades de acreditación y certificación académica.

Para Masías, la deficiencia que encuentran las universidades están vinculadas a factores propios de estas, como el número de facultades con las que cuentan y los modelos de gestión que tienen.

Para la SUNEDU, a finales de 2018 la mayoría de universidades deben tener su licenciamiento institucional. Recién entonces se podrá saber si los denominadas centros "chicha" cerrarán definitivamente.

“Las privadas deben pagar impuestos”

El presidente de la ANUPP precisó que las universidades privadas no deben estar exoneradas del pago de impuestos, ya que en la práctica implica privar de recursos a las públicas. "Lo recaudado pasaría a constituir un fondo intangible para el fortalecimiento de la universidad pública. En el licenciamiento debe haber un trato igualitario".

Se debe precisar que de las 142 universidades que hay en el país, 10 solo existen en el papel, porque fueron creadas por ley, pero no tienen autorización alguna.

La Sunedu informó que  este 2017 realizará 900 acciones de supervisión en las universidades del país. Solo en lo que va del año se ha detectado que 12 brindaban 57 carreras de pregrado sin tener autorización para ello.

Durante el 2016, la SUNEDU registró 242 mil 873 grados y títulos nacionales.

En cifras
317 mllns de soles en infraestructura administran las universidades públicas.

220 mllns de soles ha destinado el MINEDU para el licenciamiento y convenios de gestión.


Fuente: La República

miércoles, 1 de febrero de 2017

Dilemas y vicisitudes de la autonomía de la SUNEDU y su Superintendente

Dilemas y vicisitudes de la autonomía de la SUNEDU y su Superintendente

Escribe: Flavio Figallo Rivadeneyra

Uno de los temas en el que se concentra el debate sobre la ley universitaria es la existencia de una superintendencia que regule la adecuación de las universidades a las exigencias de la ley universitaria y vaya mejorando las Condiciones Básicas de Calidad exigibles para el Licenciamiento dentro de una lógica de mejora continua. Las diferentes posiciones sobre el punto pueden acomodarse en solo dos grupos, el primero que señala que no debe existir una superintendencia y que la autorregulación es el camino, y una segunda que dice que hay que mantener, pero reformar, esta institución.

En el primer paquete se encuentran los "obtusos" que sostienen que más allá de lo que haya resuelto el Tribunal Constitucional en dos ocasiones, SUNEDU con su sola existencia viola la autonomía universitaria, y por tanto es, a su inspirado entender, inconstitucional. Los argumentos son variados y no en todos los casos exigen la desaparición del organismo: los de la vieja izquierda sueñan con un platónico gobierno a cargo de los sabios elegidos entre los sabios y progres, y sostienen que lo demás es argolla y arbitrariedad; pero también están los falsos profetas que sostienen que ningún control es constitucional y reforman tanto la composición de la SUNEDU que resulta siendo igualita a la antigua carreta de la ANR que condujo a la universidad a la precariedad en la que se encuentra. En general ha ganado consenso que la resistencia es producto de los mezquinos intereses de los propietarios de las universidades negocio, con ese consenso pasan desapercibidos los que resisten la SUNEDU en defensa de las antiguas mafias que usaron de la universidad pública para intereses de grupo, cuando no partidario.

En el segundo grupo están los pragmáticos que señalan que de lo que se trata es de acordar condiciones mínimas y garantizar la autonomía de la SUNEDU. En este conjunto las discusiones son sobre lo mínimo de las condiciones básicas, el tiempo de implementación, y el grado de dependencia de la SUNEDU respecto del Ministerio o Ministro de Educación. Para asegurar sus objetivos proponen algunos cambios en la composición de los miembros de su Consejo Directivo (uno o dos representantes adicionales), y respecto de la autonomía del MINEDU proponen mejor una dependencia de la PCM, o un nombramiento por concurso (hay quienes agregan con aval del Congreso) y por cinco años del Superintendente.

Aunque cualquier movimiento social mezclan intereses diversos, hay que advertir que los privados y públicos dispuestos a mejorar se alinean mejor en el segundo paquete, mientras los privados y públicos de tendencia mercantilista se identifican con el primero.

Lo interesante es que en el debate nadie parece argumentar las características que la SUNEDU debe tener en tanto ente regulador cuya finalidad es el "mejoramiento continuo de la calidad educativa de las instituciones universitarias", y en cómo debe organizarse para que sea capaz de tomar "decisiones concretas, sabiamente adaptadas a los casos particulares" . Para ello por ejemplo se requeriría que los consejeros, además de poseer una alta capacidad profesional, tengan la mayor independencia de los regulados, consumidores, intereses privados, autoridades políticas interesadas. Y también que la institución posea por supuesto la mayor autonomía en su organización y manejo de recursos. La clave de la independencia está en los criterios para la selección y nombramiento de los miembros del Consejo Directivo, la exclusividad de sus funciones y el carácter inapelable de sus resoluciones.

¿Cómo elegir a sus miembros? De la misma manera que en otros casos similares sus miembros deben contar principalmente con experiencia profesional en asuntos que se relacionan con los objetivos de la SUNEDU; es decir, ser ejecutivos y profesionales competentes para determinar condiciones mínimas de calidad de los servicios educativos universitarios, fiscalizar el uso de recursos públicos, y supervisar lo que manda la ley para todas las universidades. Es mejor aún si la formación y trayectoria académica de los miembros se relaciona con alguno de los aspectos mencionados desde el punto de vista legal, administrativo, económico o de implementación de políticas. Y mejor todavía si sus reflexiones no se han agotado en las dinámica de instituciones aisladas y son capaces de representarse el sistema de educación superior y la articulación entre universidades de diversas misiones referidas a diversos entornos económico-sociales y diversas áreas profesionales.

El superintendente por su parte puede elegirse entre ellos, o entre candidatos propuestos por el ejecutivo que reúnan las mismas condiciones de sus miembros, y cuya permanencia esté garantizada por un periodo presidencial. Supeditar al superintendente al baloteo de una aprobación congresal puede ser un riesgo si queremos asegurar su independencia política.

Visto así no resulta tan claro que rectores, ex rectores, propietarios de universidades, entre otros, sean los más idóneos para conformar la SUNEDU, su independencia y competencias podrían cuestionarse.

SUNEDU debe actuar en pro de la mejora continua de un conjunto muy diverso de instituciones cuyos tiempos, procesos y estados requieren ser considerados. Una universidad que funciona en edificaciones históricas requiere seguro de mayor tiempo de adaptación, una universidad pública tiene procedimientos de inversión diferentes de las privadas, hay "islas" de calidad que pueden ser preservadas y fortalecidas; la supervisión es vigilancia, pero también acompañamiento; licenciar universidades que nunca han funcionado requiere seguramente de medidas adicionales. SUNEDU debe alentar la calidad sin condenar la diversidad, sea porque siempre puede haber más de una solución a los problemas, o porque las misiones institucionales deben ser compatibles con las necesidades de la sociedad.

Todo esto no garantiza que la sabiduría de las decisiones se adapte a los casos particulares, pero nos acerca a ello.


viernes, 7 de octubre de 2016

El retraso de los Panamericanos

Juegos del hambre

Escribe: Patricia del Río

El representante hace las veces de alguien más. Actúa como lo haría el que no está presente. Pero esta regla tan elemental de la democracia se va al cacho cuando nuestros padres y madres de la patria manejan agendas ocultas. Cuando aquellos que nos juraron en campaña que se fajarían por todos nosotros se esmeran en defender los intereses de unos cuantos. Se afanan por sacar leyes y perseguir a funcionarios con el único fin de facilitarle la vida a algún grupete de mafiosos.

Desde hace unas semanas, por ejemplo, asistimos a un hecho francamente insólito: el ministro de Educación ha pasado de ser una estrella a un incompetente. Ha dejado de ser el ministro que todos los candidatos a la presidencia ofrecían dejar en su puesto, a ser el apestado del gobierno anterior. De buenas a primeras, se ha transformado en un inútil al que no le interesan los Panamericanos. Y decimos que el hecho es insólito porque, salvo que la mayoría de ciudadanos nos hayamos perdido de algo muy grave, a Saavedra no se le ha descubierto ningún caso de corrupción, no se le ha levantado el Sutep en huelga indefinida, no se le ha desmoronado un colegio. Nadie dice que su cartera no enfrente dificultades, pero seamos sinceros, el ministro de Educación no enfrenta una crisis real.

¿Es el retraso en los Panamericanos algo tan grave como para hacerlo caer en desgracia? Si por un tema de retraso en las obras pidiéramos siempre la cabeza de nuestras autoridades, Castañeda estaría en su casa y ningún ministro de Transportes o gobernador regional duraría tres meses en el cargo. Resulta cada vez más evidente, entonces, que el avance de los Juegos Panamericanos, que es y debe ser una preocupación de todos los peruanos, se ha convertido en un pretexto para sacar a un ministro que ha llevado adelante reformas incómodas.

Las universidades mediocres que quieren volarse la Sunedu, los que exigen que el gobierno entregue la administración de escuelas públicas a privados o los que quieren su tajada en las licitaciones de los juegos encuentran en Saavedra un obstáculo. Y son precisamente estos grupos que, haciendo uso de su capacidad de “influir” en la agenda de nuestros parlamentarios, convierten el Congreso en un circo donde se disfrazan de causas justas las causas mezquinas de unos cuantos.

Donde los ministros y funcionarios incómodos de pronto se transforman en “inútiles”. Donde los Panamericanos que hasta hace unos meses no interesaban a nadie, se transforman en la gran causa nacional.

Ya pues, señores, un poco más de seriedad: si quieren bajarse a Jaime Saavedra porque interfiere con los negocios de sus amigotes, díganlo fuerte y claro, y dejen de usar el deporte como pretexto: sus poco atléticas y esbeltas figuras los delatan.


Fuente: El Comercio

martes, 4 de octubre de 2016

Acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC

Paola Guevara: "Es increíble cómo la Colombia urbana no apoyó a la Colombia rural"

Periodista del diario colombiano El País analiza la sorpresiva decisión de los ciudadanos de Colombia de decirle No al acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC. Guevara vislumbra un escenario poco esperanzador para un país que pudo terminar una guerra de medio siglo y perdió un momento histórico.

Colombia se encuentra tratando de rearmar contra el reloj un camino que pocos imaginaron se verían obligados a retroceder. El escenario menos previsible ha dejado en nuestro vecino del un vencedor político con tratamiento de expresidente y un Gobierno que deberá de redoblar los esfuerzos para que todo lo avanzado no caiga en saco roto.

En medio de la sorpresa y desesperanza que dejó el triunfo del No al acuerdo de paz entre el Estado y las FARC, LaMula.pe conversó con Paola Guevara, escritora y periodista del diario caleño El País, sobre lo poco esperanzador que se vislumbra un panorama en el que todo indica que habrá que empezar de nuevo, porque "el huevo roto ya no sirve ni para hacer tortillas".

¿Cómo ha amanecido la Colombia del día después? ¿Qué se respira en las calles con un escenario que pocos asumieron como probable?

Amaneció adolorida, con una sensación de incertidumbre sobre lo que pueda ocurrir. No solamente los que votamos por el Sí, sino los que votaron por el No también tienen ese estado. Hay que ver la reacción de la gente al interior de las familias, en las redes sociales, en las oficinas para darse cuenta de ello. Tuvimos en las manos la posibilidad de cambiar el rumbo de un país y de poner fin a una guerra de 52 años, y no lo hicimos.

En un país en el que todas las encuestas daban ventajas de más del doble al Si, ¿cómo explicar el triunfo del No?

Venció el No porque todavía hay mucha desinformación respecto al proceso de paz. Hubo gente que votó por iglesias cristianas que dieron orden a sus fieles de votar por el No diciendo unos argumentos absolutamente ridículos como que de Cuba iban a venir 'brujos y santeros'. Además se intentó ligar el tema de las FARC al debate sobre la familia y sobre el género. Decían '¿usted quiere vivir en un país que es castro-chavista y que no cree en la familia sino que permite la adopción gay?, entonces vote por el Sí'.

¿Pesó también el 'factor Venezuela?

El país tiene mucho terror, una especie de pánico colectivo al ver el modelo venezolano. Nadie quiere ser Venezuela, entonces también un sector lo usó como una herramienta para atemorizar a la gente. 'Usted vota por el Sí y la paz con las FARC, entonces nos vamos a volver Venezuela. Las decisiones las van a tomar entre Fidel Castro y Maduro con un Santos que traiciona y se vende como una persona capitalista pero en el fondo tiene un ánima comunista'. En fin, toda una ola de desinformación completamente absurda terminó calando en un gran sector de los colombianos.

¿Hubo intención de asociar el voto por el Sí como una postura pro-FARC?

En Colombia hay un gran odio que han sembrado las FARC por su propia cuenta y sin ayuda de nadie. Estamos hablando de un grupo armado que no goza de ninguna popularidad entre los del Sí y los del No. De una guerrilla narcotraficante, que no tiene el más mínimo apoyo popular y que ha llenado este país de guerra, violencia, miseria, tortura, secuestro. Yo sé que desde afuera no se entiende muy bien lo que está pasando en Colombia, pero es un grupo que se ha ganado durante muchas décadas el odio de los colombianos y hay un sector importante de Colombia que no los perdona.

El mapa que dejó el plebiscito es el de un país partido, en el que los resultados han sido muy marcados de acuerdo a la realidad de las regiones...

Hay dos países porque las votaciones han sido prácticamente iguales. El No ganó apenas por alrededor de 60 mil votos. Ahora, sí se mira geográficamente, toda la periferia de Colombia votó por el SÍ y todo el centro del país, que son los centros de poder y las ciudades principales como Medellín y Santander, votaron por el No, con excepción de Bogotá. Pero lo llamativo es que las zonas históricamente golpeadas por la violencia son las que han votado por el Sí. Por ejemplo, hay una población en el Chocó que se llama Bojayá, la misma que sufrió una masacre terrible a manos de las FARC y que votó 95% que sí a los diálogos de paz. Sí a firmar el acuerdo, sí a refrendar y sí a perdonar. Increíble que quienes más sufrieron dolor, tortura y desplazamientos votaron por el Sí. Sin embargo, desde las ciudades, la comodidad de los hogares y de nuestras casas, nos dimos el lujo de votar que no para que en el campo mañana sigan reclutando niños menores de edad y hayan más muertos. Es increíble como la Colombia urbana no apoyó a la Colombia rural.

¿Varía el escenario con la dimisión de Humberto de la Calle, el jefe negociador del Gobierno? *

Claro, es preocupante porque es de las personas que más credibilidad tiene en este país. Es el único personaje en la mesa de negociación a quien las FARC trata con una especie de reverencia. Puso su cargo a disposición porque la verdad es también un fracaso muy profundo para él. Dijo hace poco que este es el mejor acuerdo posible, lo que se pudo lograr porque ni quedó contenta la guerrilla del todo, ni el mismo Gobierno, pero el mínimo posible es este. Y al no votar por el Sí mucha gente creía que al día siguiente íbamos a poder sentarnos en la mesa con las FARC para corregir los puntos que no nos gustaran, pero ahora resulta que no. Si esto es a lo que se pudo llegar y ahora votaron que No, pues hay que empezar de cero. Un analista definía esta mañana el escenario diciendo que el huevo ya se rompió. Hay que hacer que la gallina ponga un nuevo huevo porque el primer huevo está roto y ya no se puede hacer ni tortilla con él.

¿Cómo queda la figura del expresidente Álvaro Uribe?

La renuncia de De la Calle deja en una gran incertidumbre al país y hace ganar totalmente en preponderancia e importancia a Álvaro Uribe y la gente del Centro Democrático. Saben que tienen un aval en la votación y un peso muy importante. Por ejemplo, el presidente Juan Manuel Santos citó esta mañana a todos los partidos políticos a ver cómo se puede salvar el acuerdo y Uribe se dio el lujo de no asistir. Entonces no entendemos cómo promueven el No pero cuando el presidente los llama para escuchar sus ideas y sus propuestas deciden no acudir. Hemos quedado en una especie de limbo porque no se ve de cerca ni una fecha, ni una forma de proceder. Un limbo jurídico, político. Hay una gran sensación de no saber lo que va a pasar.

Se llegaron a oír rumores de la renuncia del presidente Santos...

No es viable. No tiene la más mínima intención de renunciar, eso es algo que podemos descartar de plano. Él habló para los colombianos y dijo que no renunciaría en la búsqueda de la paz porque era su mandato constitucional el seguir tras de ella.

Incluso desde las mismas FARC al parecer no hay intenciones de patear el tablero...

La guerrilla no dijo 'volvemos de inmediato a bombardear las ciudades', sino que sus miembros dijeron 'tenemos amor en nuestros corazones'. Increíble que ahora las FARC, los más criminales, nos den lecciones al hablar de amor. O sea, tanto el Gobierno como las FARC van por el Sí pero el Centro Democrático, que promovió con fiereza al No, ni siquiera asiste a la primera convocatoria.

¿Se esperaba el enorme ausentismo de más del 60% de votantes?

Es muy similar a lo que históricamente ocurre con las elecciones. Fíjate que para las elecciones presidenciales o de la Cámara de Representantes, la abstención suele estar por el mismo nivel, así que concluimos que los que votamos somos básicamente los mismos de siempre. Claro que uno entiende que la política tradicional con toda su corrupción pueda alejar a muchos votantes de las urnas, pero cuando en este momento se estaba hablando del futuro del país y la paz que es algo que nos involucra a todos, creímos que la ausencia iba a ser menor. Que los jóvenes lo iban a hacer con entusiasmo al ser para muchos su primera votación y no ocurrió, votamos los mismos de siempre. La gran ganadora ha sido la desidia y eso sí es algo muy difícil de entender.

Hace poco usted escribió en una columna, haciéndose eco precisamente de palabras de Humberto de la Calle, que prefería un acuerdo imperfecto que permite abrir un camino de paz, antes que seguir soñando con el final de una guerra interminable. Lo imperfecto antes que lo imposible. ¿Sigue pensando lo mismo tras estos resultados?

Está muy difícil porque estaba la oportunidad y perdimos un momento histórico. Esto se puede ir para otros años más, cinco, diez, quién sabe. Para que puedan darse las condiciones históricas, políticas y generar la coyuntura en la que volvamos a tener un acuerdo que podamos poner a disposición de la voluntad popular, pueden pasar muchos años. En este momento nadie lo sabe y si hacemos un poco de futurología, podríamos decir que estamos en manos de quienes promovieron el No, porque ahora tienen que tener muchísima disposición para tender puentes, poder sentarse a ver de qué forma vamos a salvar entre todos el acuerdo y que los puntos que critican puedan encontrar alguna forma de ser modificados. Yo lo veo muy difícil, soy bastante escéptica. Y ya es muy diciente que lo primero que haga Álvaro Uribe sea no asistir al primer llamado del Gobierno.

*Al cierre de esta nota Humberto de la Calle fue ratificado por el presidente Juan Manuel Santos como jefe del equipo negociador.


Fuente: La Mula

jueves, 22 de septiembre de 2016

Keiko y la mayor bancada del Congreso

Vestida y alborotada

Escribe: Patricia del Río

Es terrible prepararse para un evento y terminar en otro. Hasta ahora recuerdo, con gracia, haberme topado con un hombre disfrazado de payaso y otro de Pedro Picapiedra, que discutían en medio de la calle porque habían chocado mientras se dirigían a alguna fiesta de Halloween. No me puedo ni imaginar lo ridículos que se les debe haber visto pasando el dosaje etílico y yendo a la comisaría en esas fachas.

Cuando pienso en Keiko Fujimori, no puedo evitar evocar ejemplos como ese. Se preparó para ser presidenta del Perú, formó una lista parlamentaria en la que abundaban los invitados, advenedizos y entusiasmados para demostrar pluralidad, se deshizo de sus rostros más fuertes, desautorizó a su hermano, borró la foto de su padre de todos sus carteles publicitarios, se paseó de la mano de su madre y tuvo palabras amables con las víctimas de las esterilizaciones… y no salió elegida. Se produjo para celebrar una fiesta de Año Nuevo y terminó asistiendo a un velorio.

Y se le nota el desconcierto, pues. Se nota que no tenía un plan para ser la mayor oposición del país. Es evidente que como candidata logró construir un perfil sólido, pero como lideresa de la primera bancada del parlamento nacional no da mayores luces. La última aparición en público que le recordamos fue esa famosa presentación, con todos sus congresistas, en la que molestísima y con el ceño fruncidísimo amenazaba no hacérsela fácil a PPK. Pero después desapareció y hasta ahora parece incapaz de asumir el reto que su derrota le ha impuesto, porque más allá del hecho de que Keiko se haya quedado con vestido de bobos y sandalias doradas en medio de un drama, está el hecho fundamental de que hay 73, perdón 72, congresistas de Fuerza Popular en el Congreso. Y eso quiere decir que hoy, como nunca antes, el partido naranja tiene en sus manos la posibilidad de emprender la reforma del Estado que el Perú necesita para seguir creciendo. Por primera vez en los últimos 25 años, el fujimorismo tiene la oportunidad de oro de demostrar que son capaces de hacer en democracia, lo que Alberto Fujimori consiguió con una dictadura.

Sin embargo, en lugar de aprovechar la coyuntura para impulsar los cambios fundamentales, o de afianzar la lucha contra la corrupción, o liderar un Congreso responsable lo que vemos hasta ahora es patético: se va Vilcatoma, demostrando que sus aliados eran producto del oportunismo, colocan al frente de la Comisión de Fiscalización al impertinente de Héctor Becerril, hacen una feria con el pedido de facultades mandándolos a diez comisiones para consulta, y se niegan a darle más herramientas a la UIF para combatir el delito de lavado de activos. Y mientras todo este desmadre ocurre, la señora Fujimori brilla por su ausencia. Se mantiene escondida para que no se le note que se quedó vestida, alborotada y muy desconcertada.


Fuente: El Comercio

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Militancia en organizaciones políticas de Arequipa

Menos del 1% de arequipeños milita en organizaciones políticas

La participación política de los arequipeños sigue siendo baja. Según el observatorio de Gobernabilidad del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), a la fecha, alrededor de 10 mil mistianos militan en organizaciones políticas regionales y de ámbito nacional.

La realidad es crítica si se lleva a cifras y es que, menos del 1% de la cantidad de electores de la región que participó en las últimas elecciones presidenciales se encuentra oficialmente afiliado a un movimiento político, de acuerdo al Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del JNE.

Para el analista político, Gonzalo Banda, la razón de la falta de interés del ciudadano en participar en política es que “las organizaciones políticas no son una representación válida para la persona". "Hay una asimetría entre lo que existe (partidos y movimientos políticos) y lo que la gente espera”, señala.
Banda incide además en que la crisis de representación política se debe a que los grupos políticos han pasado de promover ideas de masa a personalismos de candidatos. A ello se suma la desconfianza en las agrupaciones que existen, que a decir del analista, “son improvisadas y poco consistentes”. 

No obstante, de acuerdo al Jefe regional del JNE, Roberto Vega Vega, actualmente se atraviesa por una especie de la volatilidad de los partidos políticos, debido a que “aparecen en época de campaña y son invisibles en épocas no electorales”. El funcionario además lanza una interrogante. “¿Qué de bueno le da el partido a un militante?”, señala.

SIN REPRESENTATIVIDAD

En Arequipa, según el ROF hay 10 agrupaciones regionales legalmente inscritas. Entre ellas se encuentran Arequipa Renace, Arequipa Tradición y Futuro, Arequipa Unidos por el Gran Cambio, Arequipa Transformación, Fuerza Arequipeña, Juntos por el Desarrollo de Arequipa, Juntos por el Sur, Arequipa Avancemos, Arequipa Mía y Todos por Arequipa.

De estas, Arequipa Renace (AR), movimiento que llevó a la alcaldía a Alfredo Zegarra, es la que concentra la mayor cantidad de militantes. Según la última actualización del JNE hecha en julio de 2013, el grupo tiene afiliados a mil 481 militantes, sin embargo, menos de la mitad –de acuerdo a la data de comités partidarios– tiene actividad política.

La segunda agrupación con mayor número de afiliados es Arequipa, Tradición y Futuro (ATF), agrupación que fundó el ex presidente regional, Juan Manuel Guillén, y que ahora lidera la gobernadora Yamila Osorio. A la fecha el movimiento solo cuenta con 846 inscritos en su padrón actualizado en abril de 2014.

Cabe indicar que solo estos dos movimientos regionales han actualizado ante el ROP su padrón de afiliados. El resto solo figura a través de sus comités partidarios, grupos representativos y de activa participación dentro de la agrupación a nivel regional. Bajo ese criterio, los grupos con más militantes –después de AR y ATF– son Arequipa, Unidos por el gran cambio (707), Fuerza Arequipeña (671) y Juntos por el desarrollo de Arequipa (592).

En el papel, de acuerdo a esta base de datos, 6 mil 233 arequipeños están oficialmente registrados en movimientos regionales, empero si se analiza las afiliaciones en partidos nacionales como el Nacionalista, Peruanos por el Kambio, Apra y Fuerza Popular, la cifra llegaría, según representantes del
JNE, a los 10 mil militantes activos.


Fuente: El Pueblo

Entrevista a Presidente de la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP)

Jorge Alva: “Algunos rectores aún poseen vagas ilusiones de revisar la ley porque ya no tienen privilegios”

Entrevista a Jorge Alva. Presidente de la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP). Rector de la UNI.

El rector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) preside la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP), la cual está en proceso de registrarse con la filiación de 18 de las 31 universidades públicas institucionalizadas que existen en el país. Él señala que la reforma universitaria no puede detenerse por ciertos intereses. Y si bien está de acuerdo con la participación de la Sunedu pide que flexibilice su rol fiscalizador.

¿La Sunedu está funcionando correctamente?

La Sunedu (Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria) está cumpliendo el rol que se le ha sido asignado (en la ley), que es el de lograr la excelencia y la calidad. En algunos puntos se está excediendo, eso ya lo hemos dicho, por lo que su organización se puede perfeccionar, pero sí es necesario tener un organismo del Estado que se dedique a supervisar a las universidades públicas y privadas.

¿En qué puntos la Sunedu se está excediendo?

Sentimos a la Sunedu como demasiado fiscalizadora. Por ejemplo, piden a una universidad que tiene 140 años, como la UNI, que tenga habilitación urbana y licencias autorizadas por las municipalidades cuando estas no colaboran... En ese sentido, debe haber una mayor flexibilidad y salirse del esquema que actualmente tiene.

En estos más de dos años de implementada la ley, se critica que solo se ha priorizado en el cambio de autoridades y aun así hay cinco universidades públicas que siguen rebeldes...

De las 31 universidades públicas, hay cinco que están en problemas. El resto ya cumplió con la ley. Nos parece que la ley es buena, pero tiene que haber una inversión del Estado para lograr la excelencia y vencer las dificultades que algunas tienen. No es el caso de la UNI.

¿La Sunedu viola la autonomía universitaria, como afirman otros rectores?

Yo pienso que no. Y nosotros no vamos a permitir que se viole la autonomía. Y creemos que la ley no le permite a la Sunedu violarla (...) Una cosa anhelada es el cambio de autoridades elegidas por voto universal de docentes y estudiantes. Ahora los rectores son académicos y no tienen otro interés político partidario. Apostamos por hacer investigación.

Los rectores de la ASUP (Asociación de Universidades del Perú) tienen la esperanza de que en el Congreso, con mayoría fujimorista que se ha mostrado opuesta a la ley, se revise la norma y se elimine la Sunedu...

No lo veo posible. No podemos ir para atrás. Los congresistas son gente inteligente, inclusive los fujimoristas. No creo que lleguen a hacer una acción como esa. Son vagas ilusiones que tienen algunos rectores a quienes se les han disminuido los privilegios que tenían. Hace poco leía que hay un rector que ganaba dos millones de soles mensuales sin ninguna fiscalización y existen universidades que tienen fines de lucro y cuentan con exoneraciones tributarias cuando en realidad esto es una pérdida para el país porque son impuestos que tienen que pagar.

Usted fue uno de los primeros rectores en ser elegidos con la nueva ley universitaria. ¿Qué cambios ha encontrado?

El mayor mérito es un manejo transparente, sin corrupción, más bien con persecución a los corruptos, y lograr pues que los recursos que da el Estado se inviertan de la mejor forma. Hay énfasis en la investigación, por lo menos en la UNI.

Usted decía que con la ley, a las universidades se les exige metas, pero esto debe ir de la mano con más dinero, ¿no?

Nosotros (UNI) tenemos recursos adicionales porque estamos entre las 12 universidades centenarias y hemos podido conseguir como 14 y medio millones de soles adicionales que los estamos invirtiendo en la acreditación y mejoramiento. Pero ese es el caso de la UNI, hay universidades nacionales que no han recibido nada.

Debe ser porque en años anteriores había rectores que no gastaban sus presupuestos...

Pero no solo las universidades hacen eso sino todas las instituciones públicas y eso pasa por trabas burocráticas y por la poca capacidad y formación de los funcionarios en términos administrativos.

¿Y cuál es la situación de la UNI?

Ahora, este año, estamos proyectando gastar el 100% del presupuesto que nos han otorgado para que el próximo año el Gobierno se fije que hemos gastado todo y nos siga dando más recursos. Nosotros tenemos pensado ejecutar también proyectos a través de la modalidad de obras por impuestos, que es una fuente alternativa a la que nos da el Estado.

¿Y consiguen sus propios recursos?

Claro, es importante el presupuesto total de la UNI que son 270 millones de soles al año; el Estado nos da la mitad y el resto lo conseguimos de los recursos directamente recaudados. Eso debemos dejar en claro porque le estamos haciendo un favor al Estado en el sentido de que estamos pagando con nuestros propios recursos los sueldos de los profesores contratados.

Se habló de la homologación de sueldos de los catedráticos con los de los magistrados, pero no se sabe nada de eso...

Ya hubo una homologación por etapas. Hay etapas que se han dado y otras que reclaman que no. Ahora, pienso, el Gobierno debería ver que así como se les dará aumentos a docentes de colegios y policías, el maestro universitario también merece una mejora en su remuneración mensual (...) También creo que es indudable que debe haber una igualdad de los sueldos de los docentes contratados y nombrados de las universidades. Y que el piso salarial debe ser mayor porque se gana menos que un policía que recién sale de la escuela.

¿Cuál es el camino de las universidades públicas?

El mismo Gobierno debe crear un viceministerio de Educación Superior, no podemos estar relegados a lo que hace el viceministerio para la educación primaria y secundaria. Otro es el tema de los recursos que da el Estado, debemos tener un trato preferencial porque a las universidades públicas, al menos nos pasa con el municipio del Rímac, nos quieren cobrar muchas cosas, mientras las privadas tienen exoneraciones tributarias por tener tres o cuatro congresistas que mueven sus leyes. En varios países del mundo, sobre todo en Sudamérica, las mejores universidades son públicas. Queremos elevar el nivel.


Fuente: La República

jueves, 1 de septiembre de 2016

Espectáculo de luces, sonido y color en la Catedral de Arequipa

Ayer, 31 de agosto, como cierre del mes jubilar de Arequipa, la Municipalidad Provincial de Arequipa organizó un espectáculo de luces, sonido y color, sobre la monumental Catedral de la ciudad, ubicada en la Plaza de Armas. Vale la pena ver los videos asociados, aquí algunos:

lunes, 22 de agosto de 2016

Luis Edmundo Paredes del Carpio

Nuestros camaradas se alejan cantando…

CAMARADA EVERT

Escribe: Emilio Rosas Villanueva

Detener un tornado con una malla era pretender inmovilizar a Edmundo, de espíritu indomable que nació con él y lo cultivó durante toda su vida.

Compartimos niñez en el barrio del Beaterio, vecindario tranquilo, de personas sanas y esencia bondadosa, trabajadoras y honestas. Siempre te distinguió la inquietud, con padres amorosos y disciplinados, fuiste el único de tus hermanos que en la niñez usó pantalón largo (machismo de la época), lo que te calificó para salir a jugar con todos nosotros al fútbol, “bata”, lucha libre, box a puño limpio en que fuiste campeón indiscutible, a los trompos…, y además solías cantar

Carnaval caramba/que pronto te vas/porque no te quedas/ocho días más

En las vacaciones, temprano por las mañanas, visitábamos “nuestros árboles” de las chacras de Umacollo, donde cuidábamos los nidos de las pichitankas que cada uno “tenía” a su cargo. Tú nos ganabas en cantidad.

En la adolescencia adoptaste un comportamiento caballeroso y ya desde Yanahuara, salías a la calle con tu traje de saco y corbata. En ese momento los torbellinos de la vida te acercaron a la ideología de la clase obrera, que la adoptaste desde entonces hasta tu muerte. SIEMPRE FUISTE MARXISTA LENINISTA.

Ya en la Juventud Comunista Peruana, tu capacidad organizativa era inmensa, formaste muchísimos círculos de la Juventud Comunista y podías lograr un mitin en medio día, como cuando llegó Pedro Beltrán Espantoso (premier de Manuel Prado). En este caso cambiaste la letra a la música de la popular canción republicana española

Viva Arequipa la Roja/viva la cara bonita/viva la que tiene amores/con un joven comunista…

El amor por el estudio se te dio desde temprano, pero no solamente para lograr la profesión –cualidades para ello te sobraron y por ello fuiste Abogado- sino el estudio de cuanta ciencia social estuvo a la altura de tu interés, en primer lugar el Marxismo Leninismo. Esto último te condujo hasta la Unión Soviética, Escuela Central del Komsomol, donde con honores te ganaste el aprecio académico y humano de tus profesores, quienes te llamaron “Arturito”. Te extrañaban desde los traductores Misha, Ala, Ina, y tus profesores Byelous, Praton. Allí formaste amistades de todo el mundo, muchos de los cuales perecieron en combate por la independencia de su patria (los africanos), otros por eliminar la explotación del hombre por el hombre en una sociedad mejor, y los árabes asesinados por el sionismo. De allí nos trajiste:

Si me quieres escribir/ya sabes mi paradero/en el Quinto Regimiento/primera línea de fuego…

Mare, mare, mare/mare está cantando/(bis) /Nuestros camaradas se alejan cantando…

Y de la lejana África:

“Yala, Yala n´kisin a Yala/moni botini fo/n´kisin a Yala…”

El puñal de la traición maoísta a nivel mundial hirió profundamente tu espíritu comunista y por ello le diste lucha frontal y sin cuartel, ideológica, política, y de masas, sin dar ni recibir tregua. Fuiste por ello el Primer Comandante del 5° Regimiento del FER Bolchevique, demostrando tu capacidad de mando y movilización en históricas jornadas universitarias, siendo memorable la Noche del Claustro Agustino donde pusiste fin a la matonería de la llamada “guardia roja” maoísta que comandaba V. R. Cadenas V.

Cuba, Vietnam, Panamá, República Dominicana, Palestina, fueron centro de tu solidaridad inquebrantable, durante toda tu vida. Resuena eterno tu canto

Cuba, que linda es Cuba/ahora sin yanquis/te quiero más/ Cubita linda…

El sindicalismo de clase mereció tu atención y ello es testimoniado por tu inagotable actividad para reconstruir una Federación Departamental de Trabajadores de Arequipa (FDTA) clasista. Igual energía pusiste para formar el CDUS (Comité de Defensa y Unidad Sindical) que condujo a la reconstrucción de la CGTP. En la misma línea de acción batallaste por la Reforma Agraria Auténtica, Petróleo para el Perú, la libertad para Jorge del Prado y luchadores populares.

Tu comportamiento ejemplar en la gran huelga arequipeña del Frente Único de Defensa de la Economía Popular de Arequipa (FUDEPA), durante 8 (ocho) días en las trincheras, que motivó tu detención en la cárcel de Siglo XX y procesamiento represivos, en el primer gobierno pro imperialista de Belaúnde. En el fragor del combate solías cantar.

La mujer del cejijunto/rumba, la rumba, la rumba ba/no cocina con carbón/ ¡Ay Carmela, ay Carmela. Pues cocina con los cuernos/rumba, la rumba, la rumba ba/ de su marido el cabrón/¡Ay Carmela…

Te identificaste tempranamente con el proceso revolucionario de Juan Velasco Alvarado, siendo alto dirigente de las JURE, para enfrentar a la matonería aprista.

El régimen asesino de la banda del nipón mereció tu combate decidido, organizaste núcleos de resistencia que a diario combatían en nuestra Plaza de Armas. Allí arengabas cantando:

Con Fujimori quieren casarte/con Fujimori no puede ser/ese choro es un asesino/y tortura a su mujer.

Con comunista quieres casarte/con comunista sí puede ser/el comunista es un valiente/y da besitos a su mujer.

Te ganaste el cariño infinito de cuantos nos consideramos tus camaradas, pero tu partida nos deja incompletos, quebrados. Hoy solamente atino a entonar

Mi camarada Arturo se aleja cantando…


Edmundo Paredes del Carpio

¡Adiós camarada Arturo!

Murió Edmundo Paredes del Carpio

Escribe: Francisco del Carpio

Amigo leal y consecuente,
camarada Evert en la jota,
camarada Arturo en el partido,

Los jóvenes comunistas del 60,
los camaradas del radio 9,
los del círculo "Che Guevara",
los de la Unión Popular de la Juventud,
los del Comité de Activistas de esos años,
siempre te recordaremos.

Te recordaremos en las marchas en defensa de la Revolución Cubana,
en defensa de Vietnam,
contra la invasión a Panamá en el consulado yanki con Emilio Rosas y Magdiel Gonzáles.

Cantando las canciones de la República Española,
y tu favorita: "Cuba, que linda es Cuba",
lo mismo que el infaltable carnaval que compusiste.

Te recordaremos en defensa de la integridad del Partido,
junto a Don Augusto, Casapía y el Pato Salazar,
junto al Flaco Ventura y el Ratón Sulca,
junto a los Rosas Villanueva, César Salas y Valentín Pacho.

Te recordaremos en el Comité Regional de la Juventud del 62 con Beto y Ferré,
en la Comisión de Organización con Sonia Mendoza y Fedor Jiménez.
tu viaje a la Unión Soviética y tu regreso hablando ruso.

Te recordaremos en el Regional del 64,
en la FUA de ese año peleando a puño limpio por el Chino Málaga,
y tu eras buen gallo de pelea.

Te recordaremos en el X Congreso de la FEP, el tempestuoso viaje al Cusco,
el cholo Granda bajándose del tren
y Magdiel furioso.

Te recordaremos en "La defensa de La Siberia" frente a las "hordas" chinas el 65
viendo a Milla y "al" Stalin Málaga pegando nuestra propaganda
y Magdiel reclamando su zapato.

Finalmente:

¡Cómo no recordarte redivivo en el Comité local del Partido en Miraflores el 80.
¡cómo no recordar tus consignas y tus locuras!
las del "X Congreso, rumbo al socialismo" junto al camarada Chico

Cómo no recordarte vivo
Comandante en jefe del Quinto Regimiento.

Un grande y fuerte abrazo flaco querido
y, hasta (la victoria), siempre.