viernes, 9 de enero de 2015

Humala no es un farsante

“Me dirás que (Humala) es cachaco, chiricuto, lo que tú quieras, pero por el amor de Dios, no es un farsante”
 
Rafo León. Escritor, poeta, columnista, pero por sobre todo, viajero incansable. Estudió Literatura y Lingüística en la Universidad Católica del Perú (PUCP). Lleva más de 14 años como conductor del programa Tiempo de Viaje, que se emite por Plus Tv. 
 
Texto. Ana Núñez.
 
Rafo León ha visto un duende.  Hace poco viajó a la provincia puneña de Sandia para hacer un programa con los productores cafetaleros, cuando tuvo un encuentro con uno de esos seres mágicos. "Empecé a andar por la selva y de repente en un recodo del camino, con el sol de fondo y la quebrada, veo una cosita que se movía y que era como un títere con una capita amarilla y un sombrero azul", dice con la emoción de un niño que narra su última aventura. Al llegar a su hotel, León preguntó si era posible que haya alucinado. ¿Acaso se estaba volviendo loco? La respuesta de los lugareños fue que no, que se había encontrado con un guardián del bosque, y que si ese guardián del bosque lo hubiera visto rompiendo una rama, matando a un animal, o haciendo un daño, lo hubiera hecho rodar por el precipicio. Rafo sonríe.
 
Tu trabajo consiste en viajar constantemente. Eso es maravilloso, pero ¿se puede mantener la capacidad de sorprenderse ante lo que uno encontrará en cada travesía después de más de 300 viajes?
 
Te voy a ser sincero: esa capacidad se reduce, se hace más selectiva. A mí cada vez me sorprenden menos las ruinas y los bosques, aunque los adoro. Lo que sí me sigue sorprendiendo es la gente. Esto ya lo he dicho, pero te lo vuelvo a contar. Desde que empecé a viajar me ocupé de identificar a un personaje que aparezca así, en cualquier lugar del Perú, que es –por lo general– un maestro, un gran conocedor de su sitio que te habla de todos los temas posibles y que, además, te da todo lo que sabe y sin límites; pero nadie lo conoce afuera de su ámbito. Cuando yo me encuentro con gente así y la comparo con la nata política que tenemos, digo: Acá hay algo que no anda bien; es decir, la gente que debería estar en el poder, no está. Hay que hacer algo por eso.
 
Sostienes que viajar no consiste en llegar a un destino, sino en la experiencia que tienes al hacerlo. Tu vida es, entonces, un solo viaje que dura... ¿50 años ya?
 
Yo tengo 64... Sí, sí, 45 a 50 años...  Será porque mi vida ya está moldeada de esa manera, pero yo aún cuando estoy en Lima, incluso períodos largos, siento que es como el concho de la chicha que se guarda porque cuando vuelves a echarle líquido, se hace otra vez chicha. Es igualito. Hay un concho que está ahí fermentado y que sigue haciendo viaje acá, en mi casa, con mis objetos, con mis textos, con mis libros, con mi familia... Finalmente, viajar es eso: Viajar es vivir y vivir es viajar.
 
El cúmulo de tus recuerdos sensoriales siguen haciendo viaje...
 
¡Sí! y hace que yo no pueda estar en una quietud, digamos burocrática, nunca. Mi cabeza anda a 10 mil, porque además tengo el Sindrome de Atención Deficitaria, entonces... (ríe) el viaje continúa. Mira, me voy a Marruecos el jueves (25) y ya estoy prefigurando mis sentimientos: lo difícil, lo malo, la belleza... todo eso está dando vueltas por mi cabeza. Yo ya estoy de viaje.
 
Es que el viaje no empieza cuando uno sube al ómnibus o al avión.
 
¡Ni hablar! El viaje empieza mucho antes y termina mucho después.
 
Siempre usas a Paul Bowles para explicar qué convierte a alguien en viajero. Un viajero lo es porque "está inconforme con su realidad". ¿Con qué estás inconforme, Rafo?
 
Mira... A pesar de que mi vida para algunos pueda ser envidiable, en el fondo –como dicen las viejas– nadie sabe lo de nadie. A lo largo de los años yo he ido desarrollando una visión cada vez más escéptica de la vida. Estoy ahora convencido de que, como dice Aguilar Camín, el ojo humano tiene una direccionalidad hacia el mal; que el ser humano, cualquiera, hasta la madre Teresa de Calcuta, ante la alternativa de hacer el bien o de dañar, va a elegir dañar, porque lo llevamos en el alma. Las personas somos terriblemente imperfectas y tendemos a dañar porque así sobrevivimos mejor. Entonces, yo estoy ahora en una onda un poco difícil en ese sentido. Estoy más cerca de pensar que nos hemos olvidado de nuestra propia historia, que la manipulación nos está gobernando, que la ficción de la libertad es cada vez más obvia y, bueno, con las redes sociales ya no hay nada que esconder.
 
Estás en una onda pesimista respecto de la sociedad, pero has dicho que en algún momento sentiste que podías ayudar a transformarla.
 
Bueno, yo de repente ya he generado algunos pequeños cambios con los viajes. Pero a mí, no sé, ya no me interesa eso. Me interesa... quiero entender el mundo por primera vez en mi vida. Antes me sentía muy cerca de Chomsky, ahora me siento más cerca de Jodorovsky (ríe). Y digamos algunas cosas. Por ejemplo, la Ley de Empleo Juvenil es una barbaridad que está pésimamente configurada, una fórmula muy mala que no ha leído a los jóvenes, pero creo que no se puede seguir más sin poner un parador del que cada vez más gente parta en las mismas condiciones.
 
¿Qué se debe hacer, entonces?
 
Derogar esa ley y que la planteen no desde la perspectiva del empresario, sino desde la persperctiva del trabajador. Tiene que ajustarse el tema de las edades y se tiene que enfatizar mucho más el beneficio a futuro del trabajador antes que el beneficio presente del empresario de contratar mano de obra barata. Ese es el principal cambio: Que sea un sistema de estímulo de capacitación y no un empleo injusto.
 
Esto de que las leyes se elaboren pensando en el empresariado es algo de todos los gobiernos, ¿no?
 
En general, sí, desde hace mucho tiempo. Acá, con sus bemoles, todos los últimos gobernantes terminan siendo –no quiero decir que empiecen– terminan siendo agentes de los empresarios. Ahora, yo te confieso una cosa: después de Fujimori, Alan y Toledo, personajes a los que yo deseaba que les fuera mal porque tenían que desenmascararse, cuando sube Humala yo, no sé si porque ya tenía nietos y uno ya está pensando en el futuro de ellos, cuando sube Humala y yo lo veo y veo a Nadine y los conozco, por primera vez en mi vida sentí el deseo de que les fuera bien. Yo te juro que a pesar de todo lo que les está pasando, mantengo el deseo de que no se sigan destruyendo las cosas por la irresponsabilidad del Apra, de Keiko, de PPK, de fuerzas políticas oscuras, del Movadef...
 
¿Te parece que Humala está haciendo las cosas bien?
 
    Mira, yo creo que hace cosas muy malas. Este intento de ley es un buen intento fallido, como tantos otros, porque el tipo no sabe y es fácil que venga un empresario y diga: yo te voy a enseñar cómo se hace... Pero, hay una actitud diferente. Es un factor subjetivo, sociológico, más que político, que es el estilo. Me dirás que es cachaco, chiricuto, lo que tú quieras, pero por el amor de Dios, no es un farsante, no es un manipulador, no es un desgraciado, como lo es Alan García. Tampoco es un pobre diablo, mentiroso, como lo es Toledo; ni un asesino-psicópata, como lo es Fujimori. Este hombre es lo que es, es de una sola pieza y a veces es manipulado, pero –por lo menos– siento que hay una base confiable que yo no he perdido.
 
A pesar de López Meneses, a pesar de Martín Belaunde.
 
A pesar... Creo que a este pata le han hecho trastada y media, le han puesto bombas de tiempo o lo han engañado con cosas que no conoce. Su inexperiencia, ¿no? Pero no le dan un respiro. Yo no sé por qué la gente cada vez odia más a sus políticos...
 
¿Será porque han hecho méritos para que eso sea así?
 
Yo no creo que Susana Villarán merezca el odio que generó. De ninguna manera. Yo no creo que Ollanta ni Nadine merezcan el odio que la gente les tiene. Les tienen odio, por el amor de Dios. Y es la desconfianza. El problema de este país es la desconfianza. No confías en ti, no confías en tu talento, entonces qué vas a tener confianza en el otro. Y otra cosa que te iba a decir, el periodismo hace mucho que no está jugando el mejor de sus papeles. Todo lo contrario.
 
¿Cuál es el problema, Rafo?
 
Primero, que en muchos casos responde a los intereses de las empresas. Y luego, la calidad del periodista es muy baja. Contratan a periodistas jóvenes, inexpertos, que no saben lo que dicen. Entonces, no tenemos paz para meditar dónde estábamos y dónde estamos. Por eso te mencionaba a Jodorovsky: La danza de la realidad. Nos olvidamos del pasado con una facilidad... Nos olvidamos de Fujimori tanto como nos hemos olvidado de lo que fueron las Cruzadas. Yo me pregunto si el yihadismo y todas estas cosas terribles que están ocurriendo con el Islam extremo no son una respuesta histórica a lo que hicieron los cruzados. La realidad da vueltas, si no sales de ese samsara, si no te escapas, vas a seguir en lo mismo, y vamos a repetir errores, y vamos a repetir errores, y vamos... ¿Cómo es posible que haya ganado Waldo Ríos en Áncash?
¿Qué lógica me explica eso?
 
Volvemos a algo que dijiste al comienzo de esta conversación. No están en el poder las personas que deberían estar.
 
Así es. Ahora, eso no va a ser siempre así...
 
¿No? ¿Cómo hacemos el cambio?
 
Ese es el punto... Yo sí creo que tiene que haber habido cambios en las últimas décadas. Mira incluso en la época del Fujimori, una época nefasta, hubo cuadros no fujimoristas que se formaron y siguen haciendo la tarea. Entonces, otra vez Jodorovsky: El samsara y lo que te escapas. Analicemos lo que se está repitiendo de manera perversa y que está generando cada vez más daño, incluyendo con prioridad el tema ambiental. Ver qué hay que hacer para juntar pasado, presente y futuro en un presente realista, de buena leche.
 
¿Es realista pensar en un Gastón Acurio conduciendo este ómnibus llamado Perú?
 
No, yo creo que Gastón –que es un hombre sumamente inteligente– ha elegido un rol político como de líbero. Él coquetea pero para hacer ver otro fenómeno. Fíjate lo que ha pasado ayer (lunes) con estas declaraciones que ha dado: "Si en el Perú hubiera un Gadafi o surgiera un líder de esa laya, ahí sí yo me lanzo". Acá nunca va a haber un Gadafi, porque no hay condiciones para un tirano de esa naturaleza, pero mira lo que te está diciendo: "Ojo que podría ser que... estate atento y piensa bien... mantente alerta, no te entregues a un mafioso".
 
Es el entrelineado el mensaje.
 
Exactamente, tú lo has dicho, el entrelineado que él sabe manejar a la perfección. Y que lo entienda el que lo quiere entender.
 
Siempre has hablado de tu interés en la política. ¿Por qué no animarse de una vez a dar el salto?
 
Mira, vamos a hablar claro. Por una circunstancia muy desagradable en mi vida y mucho más inflada de lo que fue, pero –claro– de responsabilidad entera mía, yo estuve envuelto en un episodio de plagio con [el libro] Lima Bizarra. Simplemente por descuido, utilicé textos de otros colegas sin citarlos. Okay, se armó “la casa de putas”. Aunque te parezca mentira, una cosa así, que aparentemente está olvidada, sale cuando menos tiene que salir. Yo sé que voy a vivir con esa condena encima. Y sé, por ejemplo, que no voy a poder postular a un cargo universitario, porque el plagio es el peor delito en una universidad. Ningún jurado va a querer premiar a un "plagiario". En política me va a pasar lo mismo, me van a joder hasta que me muera. Eso yo lo sé. Por eso quiero en el tiempo que me resta de vida ubicar un espacio que no sea el del ejercicio político oficial para hacer política. Ese espacio puede ser el de unir a estos personajes del país, relacionarlos, que se conozcan, y que cualquiera pueda hablar con ellos para conocer, discrepar, todo eso...
 
Tú eres un hombre que ha simpatizado con la izquierda...
 
...He simpatizado con la izquierda porque eso es lo que tocaba a mi generación.
 
Ok, y dices que ahora has cambiado por todo lo que has visto en tus viajes, en la vida...
 
Mira, mi generación es una generación muy difícil por una razón que me dio una persona el otro día: Nosotros estamos fregados porque hemos nacido en un siglo y vamos a morir en otro (ríe). Me pareció brillante. Entonces, mi generación estaba llena de pajaritos en la cabeza, derivados de un pésimo marxismo, sindicalismos mal llevados, además muy influenciada por el cristianismo que hacía que pensáramos que los pobres, por el hecho de ser pobres, eran buenos. Pero Laura Bozzo ha sido quien más nos ha enseñado de política. Ella levantó el telón y nos mostró que somos gente de mierda, que lo que queremos es plata a cualquier precio, y que nos falta a gritos un contrapeso educativo e institucional  para volvernos personas, si no del todo decentes, por lo menos abstenidas.
 
Nos engañamos, entonces, cuando pensamos que el problema sólo está en nuestra clase dirigente.
 
Por favor, todos estamos... Yo me he quedado atracado el otro día en Barranco y era una cosa... Ese día yo me he bajado y me han gritado “apúrate, cojo huevón”. Por eso te digo que si tenemos la opción de hacer el bien o el mal, vas a hacer el mal. Si tienes la oportunidad, vas a decirme "cojo huevón" (ríe). Por supuesto que somos cómplices. Mira, si aplicas una encuesta realista sobre indicadores de pobreza en el Perú, estoy seguro de que va a salir que la gente se siente pobre si no tiene un smartphone, un dvd, un led. Hay un mundo al revés, donde las prioridades no están establecidas, porque  no hay liderazgos, porque no hay instituciones.
 
Y donde no sabemos convivir.
 
Ah, ese es un tema que me gusta, porque yo sí creo que allí hay matices. Yo soy norteño y adoro el norte, y coincido con Lucho Millones en que el Perú, digamos desde Trujillo hacia el norte, es mucho más mesoamericano que andino. Son culturas de barro, culturas más maleables, culturas de maíz, culturas de bosque, culturas de curanderismo y no de daño, y ahí sí encuentras una voluntad de convivencia natural con mucha buena leche, con solidaridad. O por lo menos de no hacer daño, que ya es bastante.
 
Por eso siempre regresas a Piura,  a Pacasmayo...
 
Cada vez me interesa más Lambayeque, a pesar de que Chiclayo está horroroso. Pero si tú subes por Ferreñafe a los bosques, a estos pueblos que están ahí, y llegas agotado caminando a la casa de una señora campesina que tiene su poyo de adobe, te va a sacar tu mantita tejida por ella misma y te va a decir “señor, descanse”. Y te va a traer un café de olleta con una cachanga. Yo ahí digo “caracho, todo es relativo”. Entonces, una vez más, hay que ver qué cosa está girando mal y qué cosa se está escapando bien. Esa es mi nueva manera de ver las cosas. Siento que hay una rueda horrible, contaminante, que no para, pero que todavía hay lucideces que se escapan de eso y que hay que tener la sutileza para descubrirlas.
 
Fuente: La República

lunes, 29 de diciembre de 2014

El Parque El Migrante "José María Arguedas" donde fué La Parada

Parque El Migrante "José María Arguedas" dejó atrás el recuerdo de La Parada

Unas 100,000 personas se beneficiarán con su construcción

Con la inauguración del Parque El Migrante "José María Arguedas" en La Victoria, quedaron atrás más de cuatro décadas de historia del desaparecido mercado mayorista de La Parada en ese popular distrito, cuyo rescate sanitario ocurrió en marzo de este año.

La alcaldesa metropolitana Susana Villarán, comentó durante la entrega del espacio público a los vecinos, que la decisión de recuperar las tres hectáreas y media sobre la que se levantó el mercado no fue sencilla pero que el objetivo de recuperarlo para el bienestar de la población de Lima lo hizo posible.

"Recuperamos un lugar donde no había verde, ni espacio para la cultura, deporte y actividad física. Transformar una ciudad cuesta, tomar decisiones no es popular pero es la tarea de un gobernante. Entregar resultados para la felicidad y armonía de la ciudad de Lima fue nuestro compromiso", manifestó Villarán durante la ceremonia.

Agregó que esta inmensa área verde beneficiará a un promedio de 100,000 personas y recordó que el rescate sanitario del ex mercado mayorista ocurrió el 14 de marzo y que en setiembre del 2012 la Municipalidad de Lima abrió la puertas del Mercado Santa Anita. Ambas medidas, dijo, han transformado la ciudad.

La alcaldesa aún en funciones expresó su confianza en que la nueva gestión edil continúe con las obras que faltan concluir en el parque El Migrante.

"Confío que el gobierno municipal entrante seguirá el espíritu del pueblo que reclamó aquí en el centro de La Victoria, orden, paz, cultura y deporte para que los niños no vivan en la calle ni a merced del delito sino que crezcan con valores y espíritu de sana competencia para que logren su proyecto de vida", manifestó.

En la ceremonia estuvieron presentes dirigentes vecinales del cerro San Cosme, el Pino, El Porvenir hasta comerciantes de Gamarra, como también como autoridades del club departamental Andahuaylas y familiares del extinto escritor José María Arguedas.

En esta primera parte de la obra la comuna limeña invirtió a través del Servicio de Parques de Lima (Serpar) S/. 13 millones.


jueves, 4 de diciembre de 2014

El voto blanco o nulo como tercer candidato

El tercer candidato

Escribe: Mabel Cáceres

Los insistentes comentarios que intentan descalificar la opción de voto blanco o nulo revelan que esta opción tendrá un protagonismo inesperado en la presente elección de segunda vuelta regional.

Más allá del tema formal (el voto nulo o blanco es Constitucional) y que la abstención está regulada en todo tipo de votaciones, desde las que se producen en el Congreso de la República, hasta las que no ejercemos cuando faltamos a una reunión de la APAFA en el colegio de nuestros hijos; hay un argumento esencialmente democrático que sólo un interés subalterno puede pretender negar.

El que se haya presentado una circunstancia en que solo hayan quedado dos opciones en la contienda y la necesidad de designar una autoridad para canalizar los actos de gobierno, no implica en modo alguno que una considerable porción de electores deba sentirse representada por uno de estos candidatos; ni siquiera que juzgue esta democracia realmente representativa; y por último, que el sistema tenga alguna legitimidad.

Lo real es que el sistema de partidos y organizaciones políticas está profundamente desautorizado por falta de representatividad e institucionalidad; que la democracia formal que solo nos da oportunidad de garabatear una cédula cada 4 años, no sólo esta deslegitimada sino gravemente desprestigiada y cuestionada por altos índices de corrupción y, otra vez, debilidad institucional; y que los movimientos de indignados que cuestionan las bases mismas del sistema “democrático” son el síntoma de una descomposición social a nivel global, debido a que, en verdad, lo único que se ha institucionalizado sólidamente en nuestras sociedades “democráticas” es la injusticia.

El Perú y Arequipa han venido creciendo en cifras macroeconómicas de manera sostenida hace una década, pero eso no ha mejorado nuestro Poder Judicial, ni la Policía Nacional. No tenemos más parques ni campos deportivos, no se ha mejorado la calidad del empleo ni los niveles de participación cívica de la sociedad. La Educación y la Salud públicas siguen siendo paupérrimas. No tenemos políticas de desarrollo cultural y las manifestaciones artísticas se ahogan entre la falta de apoyo oficial y la indiferencia de las empresas privadas. La desigualdad y la subsistencia de la pobreza son los más álgidos indicadores de este fracaso. El Índice de Desarrollo Humano no ha mejorado y en algún caso, hemos retrocedido, mientras una porción muy pequeña de la sociedad amasa inmensas fortunas con la protección de nuestros propios líderes sociales. ¿Por qué los ciudadanos de a pie, tendríamos que creer en esta falsa democracia?

La  insistencia en obligarnos a optar, en aras de un supuesto “deber cívico”, por alguien que no  responde a nuestras expectativas no sólo no es legítima, sino esencialmente incorrecta desde un punto de vista moral. En tiempos del “roba pero hace obra”, nadie puede ser obligado a avalar un sistema en el que los políticos sobreviven gracias a la picardía y la capacidad de acomodarse, flotar en medio de un mar pestilente de corrupción, ceder al lobby de poderosos intereses o al chantaje de empoderados dirigentes “populares”; en el que la mentira y la falacia son obligaciones del candidato y objeto de la indiferencia del “grueso de la población”.

Los últimos 4 presidentes de la República electos, han variado sus promesas electorales en 180° sometiéndose desvergonzadamente al poder económico; el presidente regional a quien los dos candidatos intentan suceder hoy, traicionó las enormes  expectativas que su liderazgo prometía para la región, por falta de grandeza, mientras otros presidentes regionales están en la cárcel o con orden de captura por corruptos, sencillamente.

Los que quieran elegir en este contexto que elijan. Y a los que no, respeten su decisión.


Fuente: El Búho

lunes, 17 de noviembre de 2014

Boaventura de Sousa Santos a las y los jóvenes de México

CARTA A LAS Y LOS JÓVENES DE MÉXICO

Escribe: Boaventura de Sousa Santos

Me dirijo a todos mis amigos y a todas mis amigas de México. Si me permiten, me dirijo en especial a ustedes los jóvenes y las jóvenes de México.

Una conmoción atraviesa todo el mundo por el horror de la masacre de los jóvenes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, Guerrero, y en particular por el horror de los detalles con que se ha cometido esta acción. Comprendo su gran angustia, rabia y perplejidad:

¿Qué tipo de sociedad es esta que permite que gente aparentemente normal como nosotros cometa crímenes tan detestables?

¿Qué Estado es este que parece infiltrado hasta los huesos por la narcoviolencia?

¿Qué democracia es esta que invita a la resignación ante enemigos que parecen demasiado fuertes para poder ser combatidos, mientras se aprueban leyes que criminalizan la protesta pacífica (como las leyes bala y mordaza)?

¿Qué policía es esta que es cómplice con la desaparición forzada y tortura de ciudadanos inocentes?

¿Qué política educativa es esta que persigue a la educación rural y no permite que estos jóvenes sean héroes por la vida comunitaria que promueven, sino mártires por la muerte horrorosa que sufren?

¿Qué comisiones de derechos humanos son esas que existen en ese país, que están ausentes y omisas ante crímenes de lesa humanidad mientras que los verdaderos activistas de derechos humanos son asesinados?

¿Qué mundo es este que sigue elogiando el Presidente de la Republica por el simple y único relevante hecho de haber entregado al imperialismo la última riqueza del país que restaba en manos de los mexicanos?

Sé que son demasiadas preguntas, pero lo peor que podría pasar sería que Ustedes se dejasen dominar por la magnitud de ellas y se sintieran impotentes. La contingencia de nuestra vida y de nuestra sociedad está dominada por dos emociones: el miedo y la esperanza. Sepan Ustedes que esta violencia desatada se dirige a su resignación, dominados por el miedo y, sobre todo, por el miedo de la esperanza. Los poderosos criminales saben que sin esperanza no hay resistencia ni cambio social. Sabemos que es difícil escapar al miedo en condiciones tan dramáticas como las que viven. El miedo no se puede eliminar, pero lo importante es no rendirse al miedo, sino tomarlo en serio para poder enfrentarlo y superarlo eficazmente, a eso le llamamos: Esperanza. Ustedes tienen la fuerza para salir de esta pesadilla, resistir a la ilegalidad y violencia institucionalizadas y construir una alternativa de esperanza. Para eso es necesario organización, respaldo popular y una clara visión no solamente política, sino también ética de una sociedad donde sea posible vivir con dignidad y en paz.

Hay varias opciones y no me sorprende que Ustedes las contemplen todas. Sé que algunos buscan criar zonas autónomas, libres de opresión y de dominación. Tales zonas liberadas son fundamentales como espacio de educación, para que Ustedes muestren unos a los otros que es posible vivir de manera cooperativa y solidaria para que cada uno y cada una pueda decir: yo soy porque tú eres. Pero más allá de las zonas liberadas es necesario enfrentar el poder político, económico y cultural que oprime y aterroriza. Para eso hay dos opciones básicas y estoy seguro que Ustedes analizan las dos con mucho cuidado: por un lado, la lucha armada, por otro, la lucha pacífica, legal e ilegal. Si me permiten, les digo que la historia muestra que la primera es irrenunciable solamente cuando no hay otra posible alternativa. La razón es simple: la lucha armada difícilmente tiene respaldo popular si obliga a sacrificar la vida para defender la vida. La pregunta es ¿hay espacio de maniobra para una alternativa pacífica? Humildemente pienso que sí porque la democracia mexicana, a pesar de estar muy herida y violada, está en nuestro corazón, como bien demuestran sus luchas contra tantos y sucesivos fraudes electorales. Miren la experiencia del sur de Europa, donde el desespero de los jóvenes está dando lugar a innovaciones políticas interesantes, partidos-movimientos que asumen internamente los procesos de democracia participativa, donde los rostros conocidos son voceros de procesos de deliberación muy creativos en que participan miles de ciudadanos y ciudadanas. Y subrayo, ciudadanos y ciudadanas. Lamentablemente, en muchos países, y México no es excepción, las tradiciones de lucha tienen estilos bastante autoritarios, estilos machistas verticales. Hay que profundizar a ese nivel la democracia participativa, sobre todo cuando sabemos que las mujeres han sido tantas veces blancos privilegiados de los sicarios. ¿Será posible en México un nuevo partido-movimiento organizado por las jóvenes y los jóvenes? Ustedes saben la respuesta. Mejor aún, Ustedes son la respuesta. No va ser fácil porque los señores del poder van intentar criminalizar su lucha pacífica. Hay que asumir el costo de la resistencia pacífica aunque ésta sea declarada ilegal, asumir ese riesgo en nombre de la esperanza. El miedo de la ilegalidad tiene que ser enfrentado con la convicción de la ilegalidad del miedo. Ahí está la esperanza.

Un abrazo solidario.

Fuente: La Jornada

martes, 14 de octubre de 2014

Vidas sedentarias, la otra epidemia global

Vidas sedentarias, la otra epidemia global

Una persona sale de su casa para el trabajo y al llegar a la parada de autobús descubre que la han colocado dos cuadras más lejos. En el edificio en el que está su oficina se entera de que los elevadores solo paran cada cuatro pisos. Más tarde, al ir de compras, se encuentra con que el centro comercial desconectó todas las escaleras eléctricas.

Probablemente la persona se irrite por tener que hacer con sus dos pies lo que antes hacía sobre una máquina, además de que estos nuevos arreglos significan que debe dedicar más tiempo a trasladarse, llegar a su lugar de trabajo, o ir de compras. Estos cambios, sin embargo, podrían estarle salvando la vida.

El sedentarismo mata a unas 5.3 millones de personas al año, según la OMS, y con el aumento y envejecimiento de la población, cada vez estará más presente, especialmente en las regiones de ingresos bajos y medios. En el caso de Latinoamérica se estima que provoca 1 de cada 10 muertes.

Aunque en los últimos días el panorama informativo internacional ha estado dominado por los brotes de ébola y chikungunya en distintos países, cada vez más gente en el mundo cultiva un estilo de vida que representa una seria amenaza para la salud pública.

Y es que los estilos de vida con poca o nula actividad física son el principal causante del sobrepeso y la obesidad, así como uno de los mayores factores de riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares y artrosis y cáncer de colon y mama. Todas ellas, combinadas, representan el 63% de las muertes anuales. En Latinoamérica, la inactividad física es uno de los factores de riesgo más preponderantes para las enfermedades crónicas no transmisibles.

Más consultas, más enfermedades

Aparte de repercutir directamente en la calidad de vida de los ciudadanos, el sedentarismo supone un fuerte desgaste de los sistemas de salud de la región, ya que implica un aumento poco deseable de consultas médicas y de poblaciones con más riesgo de padecer enfermedades no transmisibles.

Según los expertos, la inactividad física generalizada en nuestras sociedades tiene su origen en la urbanización y en la implementación masiva de avances tecnológicos. Desde ver la televisión en el sofá o desempeñar empleos sin componente físico, las sociedades modernas han desarrollado hábitos poco saludables cuyas consecuencias son cada vez más preocupantes.

Un simple ejemplo ayudará a comprender mejor la magnitud de la situación: la acción de barrer el piso de una casa, por ejemplo, equivale a caminar unas 30 cuadras. Con la aparición de las aspiradoras inteligentes, desaparece el ejercicio. Al uso de la tecnología cabe sumarle los desplazamientos motorizados, que reemplazaron a las tradicionales y más sanas caminatas.

“El espacio público condiciona el estilo de vida de los ciudadanos”, explica Luís Pérez, especialista en salud del Banco Mundial. “Las ciudades tienen un papel importante en impulsar el ejercicio físico: pueden crear sendas y aceras amplias o fomentar el uso de espacios públicos como parques. Sin embargo, todas estas iniciativas están supeditadas a que los espacios que se creen sean seguros y estén bien iluminados”, afirma Pérez.

Comodidad vs salud

Pero realizar ejercicio, al fin y al cabo, es una elección personal. Y en muchas ocasiones los ciudadanos prefieren vivir al lado de estaciones de transporte público que caminar unos minutos, en un ejemplo de cómo la comodidad de los avances modernos y la tendencia a no perder tiempo están afectando directamente en la salud de los propios habitantes. Ante esta coyuntura, son las autoridades quienes deben actuar para ayudar a que la vida en las ciudades sea un tanto más física.

Según Pérez, existen medidas simples que podrían ayudar a paliar los efectos del sedentarismo y a crear sociedades más sanas. Por ejemplo, poner paradas de autobús cada cuatro cuadras en lugar de a cada dos ayudaría a que se caminara más y se cumpliera así el mínimo de ejercicio físico semanal, estimado en tres días por semana, media hora cada día. En este sentido, también se contempla crear ejes de transporte público alejados (dos o tres cuadras) de los núcleos comerciales de las ciudades.

Otra de las medidas prácticas que podrían causar un efecto positivo es restringir el uso del ascensor o reducir el número de escaleras mecánicas en los grandes centros comerciales. En definitiva, se trata de medidas públicas que incorporen el ejercicio al día a día de los ciudadanos.

Cómo evitar los males del sedentarismo

Paralelamente, en lo que a la esfera privada se refiere, los expertos recomiendan una serie de medidas para evitar convertirse en un ser sedentario y dejar de estar tan expuesto a las enfermedades asociadas. Entre ellas, destacan el realizar al menos 30 minutos de ejercicio, ya sea caminar enérgicamente, subir y bajar escaleras, bailar, andar en bicicleta, nadar, caminar en lugar de utilizar auto, realizar tareas domésticas y de jardinería, lavar el auto, practicar deportes. De hecho, según la OIT, las personas que realizan poca actividad física corren un riesgo entre 20% y 30% mayor de morir por cualquier causa.

Esta actividad, recomiendan los expertos, debe realizarse de forma gradual, dos o tres veces por semana, y debe incrementarse a medida que pasa el tiempo.


Fuente: El País

viernes, 10 de octubre de 2014

El Nobel de la Paz encumbra la escolarización como motor del desarrollo pacífico

El Nobel de la Paz encumbra la escolarización como motor del desarrollo pacífico

Los niños trabajadores bajan de 246 a 168 millones desde el año 2000

El comité noruego galardona a la paquistaní Malala y a un activista indio

Nobel de la Paz 2014 a la paquistaní Malala y el indio Satyarthi

La concesión del Nobel de la Paz a los activistas Kailash Satyarthi y Malala Yousafzai el viernes premia la lucha por la escolarización universal y los derechos de los niños. Satyarthi, de 60 años, trabaja para acabar con el trabajo infantil y liberar a los menores de la esclavitud. Malala, de 17, es una férrea defensora del derecho de todos a la educación, en especial de las niñas. Todavía hay 168 millones de niños trabajadores en el mundo, aunque la cifra se ha reducido desde los 246 millones que había en el año 2000. También se ha conseguido el 90,7% de escolarización en la primaria, pero aún quedan 60,7 millones de chavales fuera de las aulas.

“Los niños debe ir a la escuela y no ser explotados económicamente”, declaró Thorbjorn Jagland, el presidente del comité Nobel, al anunciar el galardón. “Es un prerrequisito para el desarrollo global y pacífico que se respeten los derechos de los niños y los jóvenes. En las zonas afectadas por conflictos en particular, la violación de niños lleva a la continuación de la violencia de generación en generación”, añadió.

No son sólo palabras. De acuerdo con el Banco Mundial “la educación es uno de los instrumentos más poderosos para reducir la pobreza y la desigualdad, y sienta las bases para un crecimiento económico sostenido”. Las cifras de los avances alcanzados en lo que va de siglo son impresionantes. De 655 millones de niños escolarizados en primaria en el año 2000 (el 84,5%) se ha pasado a 691 millones en 2010 (el 90,7%). Sin embargo, todavía quedan 60,7 millones fuera de las aulas, más de la mitad en el África Subsahariana y un quinto en el Sur de Asia, de donde proceden los dos premiados. La cifra se dispara hasta los 386,5 millones si se añade la secundaria.

Al menos 9,2 millones de niños paquistaníes entre 5 y 12 años están sin escolarizar, según el último informe de Unicef en el que se alerta de que Pakistán no va a ser capaz de cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015. Esos datos lo sitúan en el segundo puesto con más niños fuera de las aulas, después de Nigeria. De acuerdo con activistas locales por la educación, la cifra se eleva a entre 23 y 25 millones si se toma como referencia los 16 años. Alrededor del 60% de ellos son niñas, el segundo país del mundo con mayor desequilibrio de género al respecto (India es el tercero).

De ahí el empeño personal de Malala, quien vivió de cría la prohibición de los talibanes a la formación de las mujeres. Animada por su padre, Ziauddin Yousafzai, propietario y director de una escuela de niñas en Mingora, escribió un diario entre 2008 y 2009 en el que con un lenguaje infantil las crecientes limitaciones que impusieron esos extremistas cuando tomaron su ciudad, en el valle de Swat, hasta que obligaron a cerrar todos los colegios, y ella y su familia tuvieron que irse.

“Ha trabajado con pasión y coraje para lograr que todos los niños tengan derecho a la educación”, asegura la UNESCO en el comunicado en el que felicita a los dos premiados.

Su historia, que se conoció mundialmente, a raíz de que los talibanes intentaran asesinarla hace dos años, refleja en gran medida las contradicciones de Pakistán, un país con armas nucleares que sin embargo carece de un sistema educativo universal, y en permanente tensión entre las fuerzas oscurantistas que representan esos islamistas violentos y las aspiraciones de mejora de sus sectores más progresistas. Porque la baja escolarización no está necesariamente vinculada a los bajos ingresos nacionales. Las estadísticas del Banco Mundial revelan que con apenas 500 dólares de producto nacional bruto (PNB) per cápita, hay países con el 97,5% de niños escolarizados (Malawi) y otros que apenas tienen a un 35% de ellos en clase (Eritrea).

Lo que sí influye es la situación económica de las familias, que en muchas zonas del mundo no pueden permitirse renunciar a los ingresos que aportan los niños. De ahí las espeluznantes cifras que ha recogido la Organización Mundial del Trabajo, y que ayer mencionaba Jagland al anunciar el Nobel de la Paz. A pesar de que el número total de niños trabajadores se haya reducido un tercio desde el año 2000, quedan aún 168 millones de pequeños explotados, 85 millones de ellos en trabajos peligrosos. La mayoría, 78 millones, se concentra en Asia y el Pacífico, donde constituyen un 9,3% de la población infantil; pero, al igual que con la escolarización, es el África Subsahariana donde la incidencia es mayor, casi un 22% de sus niños trabajan (59 millones).

Lo que es más grave, muchos de ellos lo hacen como esclavos, en el sentido literal del término. Según Satyarthi, que lleva años luchando contra esa lacra al frente del Movimiento para Salvar a los Niños, en India 60 millones de niños (un 6% de la población) están obligados a trabajar. En su opinión, eso no tiene que ver con la pobreza, el analfabetismo o la ignorancia de los padres, sino con el beneficio que sacan los empresarios al no pagarles o pagarles una miseria.

“No es sólo un problema de India”, declaró ayer Satyarthi citado por Reuters. “Es un crimen contra la humanidad si un niño es privado de su infancia, en mi país o en cualquier otro del mundo. Es la Humanidad lo que está en juego”, subrayó el flamante Nobel.

El comité encargado del premio también destacó el que “un hindú y una musulmana, un indio y una paquistaní, compartan la lucha común por la educación y contra el extremismo”. Esas palabras resultan especialmente pertinentes en un momento en que sus países han vuelto a enzarzarse en uno de sus recurrentes enfrentamientos fronterizos. Malala instó ayer a los primeros ministros de India y Pakistán a acudir a la entrega del Nobel.


Fuente: El País

miércoles, 1 de octubre de 2014

Susana Villarán es la mejor opción

Susana Villarán, de lejos la mejor opción

No tengo la menor duda. Por su gestión honesta, valiente, por enfrentar y frenar sin rodeos a las mafias y a los "coimeros" de obras; por ser la única que posee un plan de gobierno coherente, con visión de cambio a ser consolidado en el mediano plazo; por su maravilloso e inédito trabajo en cultura; a pesar de tanta calumnia, denuncias falsas, titulares tendenciosos, procesos de revocatoria, de los quince (15) paros de empresarios de transportes mafiosos, etc. Susana siempre se mostró íntegra, respetuosa y por ende, como la propuesta más seria.

Nadie ha podido desmentir el haber multiplicado por cinco la inversión privada en Lima y las mega obras emprendidas que se culminarán en poco tiempo; nadie puede negar sus trece mil millones de soles invertidos en apenas cuatro años de gestión (ver página MEF); nadie ha podido cuestionar su accionar transparente a pesar de tantos insultos y adjetivos faltos de argumentos; una muestra de su transparencia son los Concejos Municipales públicos y abiertos a cualquier persona; una autoridad que además tiene la virtud de reconocer errores (pues todos los tenemos, todos) lo cual habla de su calidad humana.

Votar por corruptos demostrados, por candidatos que hablan bonito pero que no han deslindado jamás de los actos corruptos de sus partidos, votar por candidatos que han sido abogados de municipios y regiones amigas de las mafias de transporte como "Orion", es insensato y es hacerle daño a nuestra ciudad.

Tener una autoridad honesta, valiente, que combate a las mafias, con una visión de cambio en cultura para nuestra ciudad, es un lujo y siento que estamos en el deber de conservar y promover, por el bien de la política en nuestro país.

Fuente: La Mula

jueves, 25 de setiembre de 2014

El Gobierno de Ollanta Humala y los idiomas indígenas

EL GOBIERNO DE OLLANTA HUMALA Y LOS IDIOMAS INDÍGENAS
 
Escribe: Wilfredo Ardito Vega
 
Aunque el Ministerio de Educación ya había realizado en años anteriores dos Tinkuy, fue recién el tercero, el que generó un gran interés en los medios de comunicación limeños.   Numerosos periodistas acompañaron a los niños amazónicos, andinos y afroperuanos a las sesiones en Huampaní y las visitas a la playa, el Palacio de Gobierno y el Parque de las Aguas.
 
Los “futuros líderes del Perú”, como los llamó El Comercio, hablaron con soltura en radios y canales de televisión y gracias a ellos, recién comienzan a difundirse los esfuerzos en materia lingüística del actual gobierno.
 
En los últimos tres años, el Ministerio de Educación ha realizado una labor extraordinaria de producción de materiales educativos en idiomas indígenas. Hay textos de lectura en wampís,  libros de matemática en quechua, ciencias naturales en aymara y ciencias sociales en asháninka.   De la misma forma, se realizan muchas actividades de capacitación a los profesores de educación bilingüe. Los institutos pedagógicos bilingües, que fueron cerrados durante el gobierno de Alan García, han sido reabiertos y centenares de jóvenes se preparan para ser los nuevos profesores bilingües de sus comunidades.
 
Sin embargo, el MINEDU no es lo único sector del Estado que ha venido haciendo esta labor: el Ministerio de Inclusión Social, MIDIS, le da especial énfasis a los materiales en idiomas indígenas dirigidos a los padres de familia cuyos hijos participan en programas como Qali Warma y Cunamás.
 
Otro programa del MIDIS que aborda la problemática lingüística es Pensión 65, a través de Saberes Productivos, un proyecto que promueve que los adultos mayores compartan sus conocimientos ancestrales con niños y jóvenes. Muchos beneficiarios de Pensión 65 ahora difunden idiomas que parecían en peligro de extinción, como el jaqaru, que se habla en Tupe, provincia de Yauyos y el kukama (cocama), que se habla en Loreto.
 
Por su parte, el Ministerio de Cultura ha organizado ya siete cursos para intérpretes y traductores de idiomas indígenas. En el último, que concluyó hace unos días participaron indígenas de grupos como iquitos y yaminahuas y dos policías awajún.  La promoción de nuevos intérpretes ha decidido llevar el nombre de Edwin Chota, en homenaje al dirigente asháninka asesinado el 1° de septiembre.
 
Naturalmente, con estos cursos no se concluye la formación de los intérpretes: todavía se necesitará mucho tiempo para lograr traducir de manera comprensible términos como premeditación, productividad o epidemia. Por eso, cuando el Ministerio de Cultura me pidió el año pasado un material para el uso del quechua en la administración de justicia, solamente pude elaborarlo gracias a la reflexión colectiva de un grupo de quechuahablantes, como había ocurrido antes con el Manual dirigido a policías. Sería fundamental que el Ministerio de Salud, entre otros, siguiera este ejemplo y también preparara materiales similares para su personal. Por el momento, solamente existen guías preparadas en algunos idiomas por UNICEF, dirigidas a la salud materno infantil.
 
El Ministerio de Cultura suscribió también un convenio con el Jurado Nacional de Elecciones logrando que por primera vez se traduzca las hojas de vida de los candidatos y los planes de gobierno a los idiomas indígenas de diferentes regiones del país.
 
Entre otras entidades, el Ministerio de Justicia también ha tomado en cuenta el tema lingüístico al exigir que los defensores públicos manejen el idioma de la zona donde van a trabajar y, por primera vez, el RENIEC ha creado un registro civil bilingüe en Tupe, una experiencia piloto que esperamos se extienda a muchos otros lugares del territorio nacional.
 
Pese a todos estos avances, aún estamos lejos de otros países que reconocen ampliamente su diversidad lingüística, como Canadá, España o Bélgica. Hace unos meses, uno de mis alumnos comprobó que en Lima ni siquiera las comisarías creen necesario contratar personas que hablen quechua, pese a que, según Elena Burga, la Directora de Educación Bilingüe e Intercultural, en Lima vive un millón y medio de quechuahablantes. Ella sostiene que, por ejemplo, los anuncios que se difunden en los parlantes del Metropolitano y el Tren Eléctrico deberían ser en castellano y quechua. Solamente en el Hospital Loayza funciona ahora un consultorio con médicos quechuahablantes.
 
El viernes pasado acudí al Encuentro de Saberes con el que concluyó el tercer Tinkuy. Había varias delegaciones de colegios limeños y funcionarios peruanos y extranjeros interesados en conversar con los niños y sus profesores. Me llamó la atención, entre muchas otras, la historia de los niños kichwas del Napo, que viajaron ocho días para llegar a Lima y casi murieron en una tormenta.
 
Sin embargo, fue cuando vi a los niños matsés con su profesora me sentí estremecido. Durante el primer gobierno de Belaúnde,  los matsés fueron bombardeados por la Fuerza Aérea, como si fueran enemigos del Perú. Ahora, cincuenta años después por fin el Estado peruano les ha otorgado el título de propiedad sobre sus tierras y los escolares reciben educación en su idioma. En un país tan habituado a las malas noticias es fundamental que todo esto se sepa.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Si votas por Luis Castañeda a la Municipalidad de Lima

Lea esto si piensa votar por Castañeda

Espero convencerlo de que hay buenas razones para entregarle su voto a otro candidato.

Escribe: Enrique Pasquel
Editor adjunto de Opinión de El Comercio

Si usted es parte del 57% de limeños que planean votar por Luis Castañeda para la alcaldía de Lima, le pido que lea estas líneas. Espero convencerlo de que hay buenas razones para entregarle su voto a otro candidato.

1) Comunicore: Los gerentes financiero, administrativo y municipal de la gestión de Castañeda (hombres de confianza de este último desde hace más de dos décadas), así como dos subgerentes, un director y un asesor de su municipio vienen siendo investigados por los delitos de colusión y malversación de fondos públicos, en complicidad con una empresa fantasma detrás de la cual se encontraría un importante narcotraficante.

Castañeda niega haber tenido conocimiento sobre estos hechos. O sea, el ‘Mudo’ además es ciego y sordo (y aparentemente algo lerdo) porque su gente de confianza puede asaltar el municipio en sus narices y él no se entera, a pesar de estar encargado por ley de supervisar las finanzas de la comuna. ¿Quiere a este señor manejando los recursos de la ciudad? Ahora, también pregúntese si cree la historia de que el buen Lucho es solo un pobre despistado que escoge pésimo a sus amigos y funcionarios.

2) El doble cobro: La Ley 28212 es bien clara cuando señala que un funcionario público solo puede cobrar 12 sueldos al año y dos gratificaciones. Castañeda, sin embargo, dispuso que los contribuyentes limeños le pagásemos entre el 2004 y el 2006 bonos por S/.189.140. El tema sigue impune.

3) La ineficiencia en las obras: La obra ‘insignia’ de Castañeda, el Metropolitano, costó más del doble de lo inicialmente previsto y empezó a operar –parcialmente– cuatro años después de lo originalmente prometido. La vía expresa Grau también se terminó con retrasos y costó el doble de lo presupuestado. En la semaforización inteligente de la avenida Canadá se tuvieron que gastar S/.500 mil más de lo anunciado y terminó con un juicio que obstaculizó por cuatro años la extensión de la red de semáforos.

4) El monorriel: Hace unos días Castañeda propuso construir un monorriel elevado que conecte Independencia con Santiago de Surco. El problema: es una propuesta absurda hasta para el más necio, pues repite el mismo recorrido del proyecto de la línea 6 del metro de Lima. ¿Este es el señor que solucionará el tránsito de Lima?

5) Las revisiones técnicas: El inconstitucional monopolio de las revisiones técnicas fue invención de Castañeda. No ha servido para mejorar un ápice el parque automotor. Solo sirve para hacer perder el tiempo a los automovilistas que cumplen la ley.

6) La Parada: A pesar de haber tenido dos períodos, Castañeda prefirió dejar pasar el tiempo y que la siguiente gestión se ocupase de este problema y asumiera su gran costo político, sin importar su urgencia.

Castañeda es un populista edilicio: durante sus dos gestiones priorizó las obras que lo harían popular entre la mayoría, como escaleras, parques y hospitales (por eso su principal apoyo radica en los sectores C, D y E, a diferencia de lo que sucede con la gestión zurdo-pituca de Villarán, cuyo apoyo proviene del A y del B). Está muy lejos de ser el gran gestor que él dice que es. Sus obras llegan tarde, mal y nunca, y cuestan el doble de lo prometido. No tiene propuestas para Lima (fuera de un par de lugares comunes y de su ridículo monorriel), al punto que ni siquiera se anima a debatir con otros candidatos. Y no da la cara frente a las serias acusaciones de corrupción de su gestión. Si tuviese que contratar al CEO de su empresa, ¿contrataría a este señor? Supongo que no. ¿Por qué entonces elegirlo alcalde?