lunes, 29 de agosto de 2011

Televisión conservadora y excluyente

CÓMO HACER UN PROGRAMA CONSERVADOR Y EXCLUYENTE Y NO MORIR EN EL INTENTO

Escribe: Carlos Rivera Quispe
Militante Núcleo Arequipa - Constructores Perú

A propósito del programa Rey con Barba. A las 8:00 de la noche, vía Willax Televisión, dos personajes, Rafael Rey y José Barba Caballero, conducen un programa periodístico. Como no me hago dramas, como algunos colegas míos que sentencian que únicamente los periodistas, dígase “profesionales”, pueden ejercer este oficio, mis comentarios irán por otras aristas.

Pero sigo siendo el Rey. Rafael Rey ha transitado a sus anchas por distintas fuerzas políticas: ha pasado por el FREDEMO, fue promotor del referéndum por el sí en apoyo a la Constitución de 1993, ha sido miembro de la Comisión Investigadora que acusó a Alan García en los noventa, y luego fue Ministro de Defensa de este último. Fue Parlamentario Andino por Unidad Nacional, de la mano de Lourdes Flores Nano, y luego candidato a la primera vicepresidencia por Fuerza 2011, de Keiko Fujimori. Congresista, ministro, defensor de dictaduras, miembro del Opus Dei, enemigo de los derechos humanos, de la Pontificia Universidad Católica del Perú (dizque por que enseñan marxismo) y perenne adverso de la Comisión de La Verdad.

Un Caballero nada caballero. José Barba Caballero ha sido diputado y senador por el Partido Aprista. Fue electo en 1992 como congresista constituyente por la Coordinadora Democrática, y en 1995 repitió el plato como congresista por el partido Convergencia Democrática. En las elecciones generales de 2001 fue elegido congresista por el período 2001-2006, bajo la candidatura de Lourdes Flores Nano (Unidad Nacional). Ha sido fundador del partido Cambio Radical, que promovió la candidatura de Jaime Bayly a la presidencia junto a Enrique Ghersi; postulando por último a Alex Kouri a la alcaldía de Lima, quien fue desaforado por resolución del JNE.

Junto como hermanos, miembros de una iglesia… Conspicuos conservadores, miembros del Opus Dei, connotados fundadores de movimientos políticos de cuatro gatos (Renovación y Cambio Radical). Pendencieros, amigos del poder, racistas, excluyentes y declarados enemigos del gobierno de Ollanta Humala y de todos los caviares habidos y por haber. Como ven, sería imposible pedirles pluralidad, debate de ideas, consecuencia, apertura democrática. Por tal razón, todas las noches departen sus broncas y sus odios por todo aquello que signifique progresismo o aires de justicia. Su sola vida política llena de supercherías saltimbanquis, de un partido a otro, negociando sus presencias por un carguito político los sindica a actuar por el activismo (ahora periodístico) más cavernario e ignorante que uno se pueda imaginar.

La cháchara de estos personajes trasunta entre dicterios, rabietas de sabelotodo, moralismo del ultra catolicismo más reaccionario. Invitan solo a quienes saben que pueden apuntalar sus críticas y encaminarlas por un falso trajín de ecuanimidad.

Es necesario el ejercicio (o martirio, según sea el caso) de ver su programa para conocer la distintas dimensiones de acción de la derecha peruana y cómo sus acólitos se entronan, como reyes y caballeros, en una supuesta causa por la democracia y la estabilidad, cuando lo único que desean es que nunca les quiten la mamadera.

No hay comentarios.: