lunes, 16 de enero de 2012

Décima Sesión de la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción

PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS, OSCAR VALDÉS, REITERA QUE LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN ES POLÍTICA DE ESTADO Y DE GOBIERNO

Instituciones de la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción sesionaron para debatir el Plan de Trabajo 2012 y los lineamientos de intervención para el presente año

La Comisión de Alto Nivel Anticorrupción (CAN) revisó el Plan de Trabajo 2012 y los lineamientos de intervención para el presente año en su décima sesión que estuvo presidida por el titular de la CAN y presidente del Consejo Nacional de la Magistratura, Gonzalo García Núñez en la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

Estuvieron presentes los titulares de la CAN, el Presidente de la Corte Suprema, César San Martín; el Fiscal de la Nación, José Peláez Bardales; el ministro de Justicia, Juan Jiménez Mayor; y el Presidente del Tribunal Constitucional, Ernesto Álvarez Miranda. Asistió invitado el Contralor General de la República, Fuad Khoury Zarzar; y los integrantes el secretario técnico del Acuerdo Nacional, Javier Iguíñiz; la alcaldesa de Lima Metropolitana, Susana Villarán; y el Defensor del Pueblo encargado, Eduardo Vega Luna.

Asimismo, como invitado, el titular de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, Daniel Schydlowsky; el Alcalde Provincial de Trujillo y titular de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE), César Acuña Peralta; y el vicepresidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), Hans Flury, y la representante de Proética, Cecilia Blondet.

El Presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés Dancuart, dio la bienvenida a los participantes de la sesión de trabajo y reiteró en nombre del Presidente de la República, Ollanta Humala y de su Gabinete Ministerial que el Gobierno “respaldará plenamente a la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción”.

Dijo además que "la lucha contra la corrupción es una política de Gobierno y de Estado y por eso nosotros daremos nuestro apoyo a la Comisión. En todo lo que haya que hacer estamos a disposición de su Presidencia", subrayó.

La CAN fue creada por Decreto Supremo N° 016-2010-PCM del 27 de enero de 2010. Es un espacio de coordinación y búsqueda de consenso en políticas, estrategias y acciones de Estado para luchar contra la corrupción, en los distintos sectores de la actividad del Estado.

Su mandato principal es coadyuvar a la articulación, coordinación y planificación de acciones de Estado a cargo de instituciones públicas, privadas, sociales y no gubernamentales, dirigidas a prevenir y combatir la corrupción en todas las regiones del país.

PLAN DE TRABAJO

La Secretaria ejecutiva y coordinadora de la CAN, Susana Silva Hasembank, presentó el proyecto de Plan de Trabajo anual y la propuesta de intervención en seis ejes de acción, entre los que destaca la aprobación de una ley de la CAN que fortalezca las capacidades de esa institución, a cuya aprobación por el Poder Legislativo se abocaran los integrantes como primera prioridad de la CAN.

Lima, 13 de enero de 2012.
Oficina de Prensa e Imagen Institucional.

Fuente: Presidencia del Consejo de Ministros

lunes, 9 de enero de 2012

Las empresas y la regeneración urbana

Reflexiones Peruanas N° 390

SOBRE METRO, OESCHLE Y EL PALAIS CONCERT

Escribe: Wilfredo Ardito Vega

Una de las mejores experiencias de regeneración urbana que conozco se produjo en el Jirón Trujillo hacia el año 2009, cuando la Municipalidad del Rímac convirtió en una vía peatonal las tres cuadras que van desde el puente Trujillo hasta la iglesia de San Lázaro. Se removieron los postes de alumbrado público, reemplazándolos por faroles pegados a las paredes y por iluminación indirecta que emana desde el suelo. Todas las fachadas fueron pintadas de color amarillo. Los avisos de casinos, pollerías y farmacias pasaron a ser de color negro. Este año se terminó de pintar todos los balcones de marrón.

Como resultado, en una calle hace poco peligrosa los rimenses transitan sin mayor temor, las actividades comerciales florecen… y yo he llevado a centenares de personas a pasear.

Uno de los locales más emblemáticos del Jirón Trujillo era el Teatro Perricholi, abandonado cuando se produjo el colapso de los cines de barrio. El local fue comprado por los supermercados Metro, que mantuvo la fachada, pintándola de amarillo y conservó la decoración interior en base a balcones de estilo colonial. Es más, promoviendo la identidad rimense, Metro ha colocado fotografías antiguas de la Alameda de los Descalzos en el siglo XIX y del propio Jirón Trujillo en 1909 y 1938. Otra fotografía muestra una tapada, pero representada en el siglo XIX, cuando ya no existían e inclusive hay una escena de la película muda filmada en los años veinte sobre la Perricholi, de la cual lamentablemente no queda copia alguna.

El caso del Metro del jirón Trujillo contrasta con la situación de muchas casonas coloniales o republicanas del Centro Histórico que están abandonadas o son empleadas para actividades que ponen en peligro su valor artístico, como las imprentas que ocupan ilegalmente la antigua Casona Barbieri.

Afortunadamente, hay otras experiencias en que empresas privadas logran mas bien realzar la arquitectura antigua: en el Jirón de la Unión, la zapatería Passarella ocupa una hermosa casona colonial, conservando los patios, el porche con columnas, las pilastras con imágenes de ángeles y demonios, las arañas y un magnífico espejo.

El caso más notable sobre este rol de la inversión privada ha sido la empresa española Arte Express, que ha comprado varios edificios de la Plaza San Martín y los ha puesto en valor. En uno de ello funciona ahora el banco HSBC, que cada año realiza un extraordinario espectáculo navideño. El mes pasado en otro de sus locales (Lampa con Miró Quesada) se inauguró una elegante pastelería San Antonio que ha tenido un gran éxito. Se espera que en unos meses Arte Express concluya también la recuperación del Hotel Crillón.

Una situación ambigua en cambio ocurre en el antiguo local del Banco Internacional de la Plazuela La Merced, donde desde febrero funciona una tienda Oeschle. Es impactante ver sus majestuosas columnas de mármol, su cúpula de azulejos pintados a mano con imágenes de frutas y animales mitológicos. En el sótano, al que se puede llegar por un ascensor dorado (de los tiempos del banco) funciona un local de Plaza Vea y se ha conservado la puerta de la antigua bóveda del banco.

Sin embargo, muchas veces pienso que a Oeschle le estorba tanta belleza. Casi todas las columnas están cubiertas por chillones adornos rojos y pancartas que anuncian la misma mercadería una y otra vez. Ocho balcones interiores, con hermosas rejas, han sido cubiertos con banderolas. La propia cúpula está rodeada de aparatos para gimnasio, bicicletas y ropa de remate que hacen casi imposible apreciarla. Es más, en las ventanas del cuarto piso, se han colocado armarios que impiden ver la cúpula. Y, a diferencia de Passarella o del Metro del Jirón Trujillo, los empleados no permiten a los visitantes tomar fotos a las columnas o los azulejos.

He pensado en todos estos casos ahora que Ripley ha comenzado las obras para abrir una nueva tienda en el antiguo Palais Concert. No creo, como otros, que su presencia allí sea un sacrilegio. Mas bien considero urgente impulsar que las empresas privadas apoyen la recuperación de otros edificios abandonados, como la Casa de la Piedra, la Casona Barbieri y muchos más. Al parecer, Ripley ha previsto solamente ocupar dos pisos con una boutique, quedando otros dos niveles disponibles para un centro cultural o un café.

Un precedente importante es el Ripley de Chiclayo, que ocupa lo que fue un antiguo hotel, manteniendo su hermosa fachada republicana. El reto que tiene Ripley frente al Palais Concert es mucho mayor, pues se ha comprometido a preservar sus hermosos decorados, que la mayoría de los limeños nunca hemos visto. Espero que dentro de unos meses podamos apreciarlos… siempre que Ripley cumpla con las disposiciones municipales, que la Municipalidad y el Ministerio de Cultura cumplan con su función fiscalizadora y que la ciudadanía esté alerta para defender su patrimonio.

sábado, 7 de enero de 2012

Revocatoria para impedir reformas del espacio público y del transporte

La arena política

Escribe: Gustavo Guerra-García

La política comunicacional de un presidente de la campaña de la revocatoria la lideran un líder de los ambulantes que se resiste a la autoridad, un grupo de mototaxistas que rechaza la reforma de transportes y un abogado que cobró decenas de miles de soles como abogado de la administración anterior en asesorías de diverso tipo. Y… ¿para qué se esfuerzan tanto los revocadores en buscar 400,000 firmas y revocar a la alcaldesa y a 13 regidores? Pues, para promover el desacato a la autoridad y evitar que las reformas del transporte, de la seguridad ciudadana y el ordenamiento ambulatorio funcionen.

La revocatoria tiene el apoyo disimulado de quienes perdieron las elecciones y no tienen la valentía de dar la cara en este proceso. Les irrita que pueda funcionar un gobierno de centroizquierda eficiente y transparente. ¿Y qué quieren los perdedores de las elecciones pasadas? Por ejemplo, en la Costa Verde su objetivo es lotizarla y convertirla en un negocio inmobiliario y de Hoteles que estaban destinados a tener en el borde costero de Lima a muchos pudientes propietarios que terminarían sintiéndose y haciendo sentir a los demás que son los dueños de la playa. ¿Cuál es el programa de la coalición de izquierda que ganó las elecciones? Pues, convertir a la Costa Verde en un espacio público a través de inversiones que aseguren que la playa y su contorno sean de todos.

La revocatoria se orienta tristemente a tratar de paralizar las reformas del espacio público y del transporte. Si el proceso prospera se perderá lo avanzado. Nunca ningún alcalde intentó ordenar el transporte en Lima. A los alcaldes los asustaron los costos políticos de una reforma que requiere reducir las flotas, consolidar empresarialmente a las empresas, poner a los trabajadores en planillas y simplificar las rutas. Para lograr esto se requiere un enorme compromiso. Susana Villarán lo tiene y lo demuestra: el plan de adecuación para las empresas en cinco proyectos que implican resolver 40% de la demanda de viajes en Lima está en marcha, y los procesos de reordenamiento también, y comenzaron por la Túpac Amaru y la Abancay.

Fuerza Social prioriza el transporte de las mayorías: el transporte público que es usado por el 80% de los limeños. Por eso en todas sus intervenciones prioriza ampliar el espacio para el transporte público con carriles exclusivos. Muy distinto a las políticas de los últimos doce años que estuvieron diseñadas para el transporte de vehículos particulares. ¿Qué quieren los revocadores en este caso?: fomentar el desacato y evitar que las empresas respeten las nuevas reglas de modo de evitar la transformación del sistema, y seguir entregando los proyectos de transporte urbano a operadores extranjeros.

Fuente: Diario 16