jueves, 19 de mayo de 2011

Miedo y dudas electorales

MIEDO Y DUDAS ELECTORALES

Escribe: Jaime Paredes Calla

La candidatura de Ollanta Humala Tasso, genera en algunos sectores de la población temor y recelo, situación explicable en parte por la imagen del acercamiento y vínculos que tuvo en el año 2006 con el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez y por la satanización que se ha hecho sobre el particular, esto a pesar que el escritor e importante referente de opinión pública Mario Vargas Llosa manifestó que si el candidato de Gana Perú logra el auspicio de Luiz Inácio Lula da Silva, le daría su voto en esta segunda vuelta electoral.

Ya el ex presidente brasileño ha hecho declaraciones respaldando al proyecto de Ollanta Humala, lo propio ha hecho el Premio Nobel de Literatura, sin embargo se mantienen algunas resistencias de un sector de la población para confiarle el voto al candidato de Gana Perú, ¿por qué esta situación?

El miedo como recurso de campaña y contracampaña, ha sido un elemento presente casi siempre en los procesos electorales: años atrás, al iniciar la década de los noventa en nuestro país, una spot de campaña de Alberto Fujimori retrató a su opositor de aquel entonces Mario Vargas Llosa como un monstruo en relación al “shock económico” que planteaba el Frente Democrático (FREDEMO), sin embargo días más tarde, luego de asumir el gobierno, Fujimori aplicó dicho “shock” a pesar de su promesa de no hacerlo.

Durante todo el gobierno fujimorista, su régimen satanizó sistemáticamente a las organizaciones sociales y políticas de izquierda vinculándolas con los grupos terroristas que, de acuerdo al Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), en el caso de Sendero Luminoso revela que fue responsable del 54% de los muertos y desaparecidos reportados a la CVR en el conflicto armado interno que azotó a nuestro país durante dos décadas, a pesar de esta información curiosamente el fujimorismo trató de descalificar a los comisionados atribuyéndoles estar parcializados a favor de las organizaciones terroristas por el simple hecho que algunos de ellos provenían de ideologías izquierdistas; el fujimorismo hasta la fecha jamás ha reconocido que una cosa es pensar y actuar como izquierdista y otra muy distinta hacerlo como terrorista.

El año pasado, la misma estrategia de causar miedo en el electorado se desató contra Susana Villarán, en las elecciones regionales y municipales de octubre varios medios de comunicación orquestaron una campaña tendiente a evitar que la candidata de Fuerza Social llegue a la Alcaldía de Lima Metropolitana, la gestión de Villarán ya ha cumplido más de un tercio del año y las inversiones se mantienen, los inversionistas nacionales y extranjeros no se han ido del país como la campaña del miedo auguraba, a pesar de la intentona de pánico financiero generado por las declaraciones, en ese momento, del mismo Pedro Pablo Kuczynski.

Ahora es el turno de Ollanta Humala, candidato que no se precia de contar con una impecable trayectoria, pero que sin duda alguna, en comparación con su contrincante de segunda vuelta –la hija del ex prófugo de la justicia y ahora sentenciado a 25 años de prisión, Alberto Fujimori- representa el cambio que requiere nuestro país, un cambio que permita beneficiar a los peruanos y peruanas de los frutos del crecimiento económico.

Aunque son comprensibles los temores de algún sector de la población, no son fundados, al menos si nos tomamos un momento para meditarlos, veamos por qué: si Ollanta representa la duda razonable por un futuro gobierno, en el otro caso Keiko representa la total certidumbre del regreso de un gobierno cleptocrático y corrupto, esto último no sólo porque varios de sus máximos exponentes de la década de los noventa están de regreso en el Congreso de la República, sino también porque la mafia –y el régimen de Fujimori fue uno de carácter extremadamente corrupto- genera lazos muy fuertes y lealtades muy sólidas que no pasarían por alto en un hipotético regreso del gobierno fujimorista. Así, no queda la menor duda que las redes mafiosas que saquearon al país –como lo evidencian los “vladivideos” que hemos apreciado y también las sentencias sólidamente fundamentadas del Poder Judicial, por las cuales muchos funcionarios de primer nivel de aquel nefasto régimen se encuentran privados de su libertad purgando condenas en las cárceles- atisban la certeza de salir libres y regresar a sus cotidianas fechorías; cuán frágil se encuentra nuestra memoria histórica.

La ruptura del orden democrático durante el régimen fujimorista no es una historia que nos hayan contado, es una situación que la hemos padecido la mayoría de peruanos, si la candidata de Fuerza 2011 tuviera un entorno distinto al de su padre, posiblemente nos generaría únicamente algunas dudas sobre el rumbo de su gobierno, sin embargo tenemos el convencimiento y la certeza que el estilo dictatorial, violador de derechos humanos, de corrupción y narcotráfico institucionalizados desde Palacio de Gobierno (léase el caso Demetrio Chávez Peñaherrera, conocido como el Vaticano, el caso del narcoavión, entre otros) nuevamente se instalarían en nuestra patria.

El temor más generalizado que existe sobre Ollanta Humala es que nuestro país “se convierta en una Venezuela”, y aunque el candidato de Gana Perú ha deslindado pública y tajantemente sobre este particular admitiendo por el contrario que su gobierno seguirá la lógica y estilo de Lula da Silva, quienes en esta coyuntura apostamos por un gobierno de Ollanta Humala lo hacemos con la firme perspectiva de que su palabra y plan de gobierno sean respetados, y de existir alguna situación que vulnere el estado de derecho y el orden constitucional estaremos en la obligación moral de reestablecerlo por los medios que sean necesarios como ya lo hicimos con el régimen fujimorista; desde luego que el respaldo a Gana Perú no implica hacerle entrega de un cheque en blanco a quien consideramos próximo Presidente de la República. Sin embargo en este caso nos encontramos ante una duda razonable, mas no una plena certeza como en el caso de un posible regreso del fujimorismo que implicaría inmediatamente el resquebrajamiento de la institucionalidad democrática.

Carta a Carlos Iván Degregori

Carta de Wilfredo Ardito Vega a Carlos Iván Degregori, que descansa en paz:

Estimados amigos,

Como algunos de ustedes saben, el 23 de enero del 2009 hubo una misa por la salud de Carlos Iván Degregori, cuyo fallecimiento, entonces, parecía inminente. Esa noche, regresando a mi casa, le escribí la carta que leerán a continuación. El texto les permitirá comprender, cuánto hizo Carlos Iván por impulsar la lucha contra el racismo y cuánto me permitió avanzar a mí a nivel personal.

Para sorpresa de muchos, Carlos Iván vivió dos años y cuatro meses después de esa misa en la iglesia de San Antonio de Padua e inclusive hubo la posibilidad de que la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos le rindiera homenaje. Para quienes pudimos verlo durante ese tiempo, su palabra y su sensibilidad siguieron marcando un ejemplo de vida y coherencia.

Lima, 23 de enero de 2009

Querido Carlos Iván,

He pensado mucho antes de escribirte esta carta, porque no sabía si recibías los correos, pero ahora que en la misa leyeron tu mensaje supe que sí y sentí que debía hacerlo. A veces nosotros, por timidez o dejadez, no confiamos a los demás cuáles son nuestros sentimientos hacia ellos y las oportunidades no siempre se repiten.

Yo quería agradecerte, Carlos Iván, porque haber sido uno de los que sembró en mí la idea de luchar contra el racismo en el Perú. Lo hiciste mucho antes de la CVR, allá por 1998, cuando la Mesa contra la Discriminación que entonces existía en la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos te invitó para que dieras una charla al respecto. En esa charla comentaste cuánto te dolía ver el programa La Paisana Jacinta. Dijiste que en Estados Unidos sería imposible pensar que alguien se atreviera a preparar un guión sobre La Negra Jacinta y que en España, nadie se atrevería a transmitir un programa La Vasca Jacinta. Además, dijiste que ese programa no pasaría de una transmisión y ninguna empresa podría auspiciarlo.

Bueno, ese programa salió del aire varias veces, y fue especialmente gracias a tu impulso. Luego de escucharte, decidí ver el programa y después hice circular una carta con numerosas firmas, hasta que los hermanos Winter decidieron suspenderlo. Con Baruch Ivcher fue más difícil y hasta llegó un emisario a amedrentar a los antirracistas. Sin embargo, después de un plantón frente al canal 2, por fin aceptó nuestros argumentos y el programa salió del aire definitivamente.

En el año 2003, la CVR había emitido su informe y con Mirtha Allende, de la Coordinadora, decidimos organizar un conversatorio para analizar la relación entre el racismo y la violencia política. Expusieron tú, Jorge Bruce, Guillermo Nugent y yo también al final. Recuerdo que fue en la casona Porras Barrenechea que tiene la San Marcos en Miraflores. Nunca he vuelto a esa mansión llena de cuadros coloniales y muebles antiguos, pero creo que participar en ese conversatorio fue una experiencia única para todos los que estuvimos en la mesa y en el público.

Allí, finalmente, especialmente gracias a ti y a Bruce, todo quedó claro: comprendimos lo que no nos habíamos atrevido a pensar, la terrible relación entre ser cholo y sufrir todo tipo de abusos. Quedó clara también la indiferencia que generaba en los demás peruanos el sufrimiento de la población andina y también que para muchas personas de clase alta, generaba hasta satisfacción la idea que los cholos estuvieran muriendo.

A los pocos meses, Mirtha y yo sacamos un librito con las conferencias “¿Por qué en el Perú unas vidas valen más que otras?”, pero sabíamos que no era suficiente. Por eso decidimos armar la campaña contra el racismo que comenzó en el año 2004 y que tú has venido siguiendo.

Durante todo este tiempo, tú nos has seguido acompañando en las actividades que organizábamos desde el movimiento de derechos humanos. A mí me tocó ser moderador en un taller para periodistas de todo el Perú, que organizaba el IDL en el Hotel Lima y recuerdo que esa fue la primera vez que escuché hablar de Putis. Dijiste que, a pesar que llevabas tantos años estudiando la problemática de la violencia, no sabías lo que allí había ocurrido hasta que trabajaste en la Comisión de la Verdad. Entonces pensé qué poco se sabía de los terribles crímenes cometidos entre 1982 y 1985.

Posteriormente, gracias a Augusto Alvarez Rodrich como director de Perú 21, comenzaste a llegar a mucha más gente de la que asistía a conferencias. Quizás ese fue uno de los grandes méritos de ese periódico en aquel entonces: ponerte a ti, a Nelson Manrique o a Jorge Bruce más cerca del ciudadano común y corriente. Recuerdo en particular cómo señalaste que te sorprendía que tantos peruanos se sintieran conmovidos por las escenas de la película La Pasión y, sin embargo, fueran indiferentes a la pasión de tantos peruanos durante el conflicto armado.

Yo siento que tú me ayudaste a aclarar el camino que debía seguir. Sin tus intervenciones en la Coordinadora, la casona Porras o el Hotel Lima, yo no sé si habría tomado ciertas decisiones, que a su vez ayudaron a otros.

Quiero agradecerte mucho porque me has alentado a avanzar, a seguir en tu camino de lucha por un país menos excluyente. No eres de esos científicos sociales que hablan del país como si comentaran una película sueca, muy profundos quizás, pero también muy distantes.

Recuerdo una de las últimas veces que hablamos, cuando teníamos que comentar el libro de Claire Reid sobre la discriminación en Apurímac, una obra que precisamente representa todos estos años de investigación sobre esta problemática. Te había surgido un compromiso repentino en el IEP, pero finalmente lograste acomodar tus horarios y todo salió bien. Complicada la vida, cuando uno tiene que estar en dos lugares a la vez, pero a pesar de ello, creo que nadie que te ha buscado ha sentido que estuvieras distante o arrogante, ni por tus estudios, ni por tu edad, ni por los cargos que habías ocupado.

Por todo eso, quiero darte gracias, Carlos Iván. A veces siento que es muy egoísta pedirle a Dios que las personas que uno quiere se queden más tiempo con nosotros, interponiéndose en designios que no comprende. En este caso, siento que a mí y a tantos peruanos, nos has hecho tanto bien, que sería muy bueno que te permitiera quedarte más tiempo.

Muchas gracias por todo, Carlos Iván,

Wilfredo

miércoles, 18 de mayo de 2011

Álvaro Vargas Llosa en Prensa Libre

Con argumentos muy convincentes, Álvaro Vargas Llosa le quita los miedos y desconfianzas a Rosa María Palacios y a todos los peruanos y peruanas indecisos sobre los temores y dudas hacia el candidato Ollanta Humala. También advierte a los peruanos y peruanas sobre la mafia que rodea a la candidata Keiko Fujimori. Critica la campaña criminal en contra de Ollanta Humala, por parte del gobierno y de ciertos grupos de poder económico y resalta el temperamento de Ollanta ante tal abuso. A continuación la entrevista en "Prensa Libre":





viernes, 13 de mayo de 2011

Humala recupera apoyos en los sectores empresariales peruanos

División en Perú entre grupos empresariales y financieros sobre los candidatos a las elecciones

Humala recupera apoyos en los sectores empresariales peruanos
Americaeconomica.com

La dura campaña electoral que se está viviendo en Perú entre el izquierdista Ollanta Humala y la conservadora Keiko Fujimori ha desatado toda una tormenta política en la región sudamericana. Humala, asociado a su pesar con Hugo Chávez y el radicalismo, lleva semanas intentando desvincularse de esa imagen y parecer a los ojos de electores y mercados como una apuesta política segura y estable. De momento, se ha ganado el apoyo de algunos empresarios peruanos y de bancos e instituciones internacionales como el Banco Mundial. Esta misma semana ha sido el el Banco de Crédito de Perú (BCP) el que ha bendecido su plan económico.

Del mismo modo, Keiko aglutina bajo su bandera a la jerarquía católica (es notorio el apoyo que le ha brindado el Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani Thorne), conservadores y a los grupos empresariales Miró Quesada y Agois, dueños de numerosos medios de comunicación.

Según los medios peruanos y extranjeros desafectos a su ideología, el candidato nacionalista es un peligro para el sistema ya puede poner en peligro a los mercados y promulgar leyes restrictivas y expropiaciones (Humala había declarado en repetidas ocasiones que desea un mayor control estatal en la economía peruana), mientras que Keiko es presentada como una garante de la estabilidad económica. Por ello, la campaña presidencial se está centrando fuertemente en ese plano, con resultados desalentadores para Humala, que ha sido superado en intención de voto por su rival según las últimas encuentas.

Ante este panorama, la todopoderosa agencia de calificación financiera Moody´s fue una de las primeras voces que se alzó para desacreditar el discurso que propone a Ollanta como un peligro para la economía peruana. Patrick Esteruelas, jefe de análisis de Riesgo de Moody´s, declaró significativamente que “no veo que el plan de gobierno de Humala sea un conjunto de propuestas radicales”, aunque, del mismo modo, el analista también aprobó los planes económicos de Keiko Fujimori.

En ese sentido, pese a lo que transmiten los medios peruanos, la confianza en las medidas económicas del candidato a la presidencia Ollanta Humala no es exclusiva de la agencia Moody´s, sino que también se extiende a los empresarios chilenos, que durante el primer trimestre de 2011 eligieron a Perú como destino principal de sus inversiones en el extranjero. La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) informó de que esas inversiones han alcanzado 290 millones de dólares (alrededor de 200 millones de euros) entre enero y marzo de 2011, una cifra que supone el 36% del total invertido en el exterior por la industria chilena.

Así, pese a las incertidumbres financieras que suscita el proceso de elecciones que atraviesa, Perú es el primer destino de los inversores chilenos, un puesto que ya alcanzó en 2007 y 2008. Por tanto, la posible victoria de Humala y la incertidumbre sobre las medidas económicas que aplicaría en caso de llegar al poder no han puesto nerviosos a los magnates chilenos.

Otro inesperado aliado de los deseos de Humala de parecer un gestor solvente de la economía peruana ha sido el Banco Mundial (BM), otro organismo de primer orden. La posibilidad apuntada por Humala a lo largo de la campaña de imponer un impuesto a las ganancias extraordinarias de la actividad minera recibió la aprobación del vicepresidente del BM, Otaviano Canuto, que cree que sí existe espacio para una tasa de ese tipo, siempre y cuando no perjudique a la actividad empresarial y el escenario inversor siga siendo atractivo. “Lo que se sabe es que siempre hay un espacio dentro del cual se puede tener una tributación sin afectar las inversiones”, apuntó Canuto. El vicepresidente del Banco Mundial apuntó después que lo esencial es no sobrepasar el límite a partir del cual la inversión deja de ser atractiva para los empresarios.

Los apoyos no le llegan tan sólo del extranjero o de instituciones internacionales. Tal y como informaba ayer Americaeconomica.com, el mayor banco de Perú también respalda los planes económicos de Humala La puesta en marcha de su plan de gobierno no generará un impacto negativo en el sistema bancario. Así lo afirmó Walter Bayly, el gerente general del Banco de Crédito de Perú (BCP), la mayor entidad financiera del país por volumen de ingresos. Asimismo, manifestó que las propuestas de Gana Perú fortalecen la presencia de la banca estatal. Cierto es que de momento no hay nada en los planes económicos de Humala que hagan referencia al sistema financiero, por lo que la banca puede respirar tranquila.

El candidato de Gana Perú, que se ha comprometido a aumentar el control estatal sobre la sexta economía más grande de América del Sur, se enfrentará en la batalla final a Keiko Fujimori en la segunda vuelta de las elecciones, que se celebrará el 5 de junio. Según las encuestas más recientes, la congresista ha dado un vuelco a la carrera presidencial y ya se sitúa con el 41% de los votos frente al 39% del líder de Gana Perú. Ambos ahora se concentran en que su imagen se asocie a la del ex presidente brasileño Lula da Silva, un mito en la región y muy valorado por los ciudadanos.

Humala ha dedicado ímprobos esfuerzos a desvincularse de la imagen de político arriesgado y peligroso que le atribuyen numerosos medios de comunicación conservadores, con resultados muy poco efectivos hasta ahora. El apoyo de instituciones internacionales como el Banco Mundial, la agencia Moody´s, los inversores chilenos o el Banco de Crédito de Perú es un bálsamo importante para el candidato, pero las encuestas revelan que, por ahora, no está siendo suficiente.

Fuente: América Económica

martes, 10 de mayo de 2011

Medallla "Defensoría del Pueblo" a "Fe y Alegría" y Padre "Chiqui"

En reconocimiento a su destacada labor en la promoción y defensa de los derechos humanos

MEDALLA “DEFENSORÍA DEL PUEBLO” FUE CONCEDIDA AL MOVIMIENTO DE EDUCACIÓN “FE Y ALEGRÍA” Y AL PADRE JOSÉ IGNACIO MANTECÓN, EL “PADRE CHIQUI”

Nota de Prensa N°136/2011/OCII/DP

Distinción será impuesta en una ceremonia que se realizará el 19 de mayo.

En reconocimiento a su destacada labor en la promoción, la defensa y el respeto a los derechos humanos, la Defensoría del Pueblo decidió otorgar la Medalla Defensoría del Pueblo, correspondiente al año 2011, al Movimiento de Educación Popular Integral y de Promoción Social, “Fe y Alegría”, y al Padre José Ignacio Mantecón Sancho, S.J., más conocido como el Padre “Chiqui”. La ceremonia de imposición se realizará el próximo 19 de mayo.

Mediante la Resolución Defensorial N° 008−2011/DP –publicada hoy en el diario oficial “El Peruano”– se precisa que la institución educativa “Fe y Alegría” contribuye a la educación de niños, niñas y adolescentes de las zonas más pobres y excluidas de la periferia urbana y zonas rurales en 19 regiones del territorio nacional, contribuyendo así a la formación de ciudadanos valiosos para el país.

Por otro lado, con el reconocimiento de la labor del Padre José Ignacio Mantecón Sancho, S.J., conocido como el Padre “Chiqui”, la Defensoría del Pueblo se propone destacar su constancia, su paciencia y su creatividad que, desde hace más de 20 años, le permiten atender a jóvenes y adolescentes que pertenecen a pandillas del distrito de El Agustino, motivándolos a redescubrir oportunidades de cambio y transformación a favor de su comunidad y de la sociedad en su conjunto.

La presente será la sexta versión de la entrega de la Medalla Defensoría del Pueblo, creada en el año 2006 con el propósito institucional de expresar su público reconocimiento a aquellas personas o instituciones, nacionales o extranjeras, que hayan destacado significativamente en la promoción, la defensa y la vigencia de los derechos humanos.

Anteriormente han recibido esta importante distinción el escritor Mario Vargas Llosa; Salomón Lerner; el Padre Gustavo Gutiérrez; la Madre Covadonga; el ex Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Jimmy Carter; Pilar Coll; Liliana Mayo, Directora del Centro Ann Sullivan; y el ex Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Javier Pérez de Cuéllar.

Lima, 8 de mayo del 2011.
_____________________________________________________________________
Oficina de Prensa e Imagen Institucional
311-0300 anexo 1400−1403 –1406−1407
www.defensoria.gob.pe

Fuente: Defensoría del Pueblo

lunes, 9 de mayo de 2011

Campaña sucia en elección presidencial del Perú

La hora de la verdad

PIEDRA DE TOQUE. La sucia campaña contra Ollanta Humala de los partidarios de Keiko Fujimori hace temer lo que podría ocurrir si la dictadura fuji-montesinista recuperara en la segunda vuelta el poder en Perú

Escribe: Mario Vargas Llosa

Aunque no soy creyente, tengo muchos amigos católicos, sacerdotes y laicos, y un gran respeto por quienes tratan de vivir de acuerdo con sus convicciones religiosas. El cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, en cambio, me parece representar la peor tradición de la Iglesia, la autoritaria y oscurantista, la del Index, Torquemada, la Inquisición y las parrillas para el hereje y el apóstata, y su reciente autodefensa, Los irrenunciables derechos humanos, publicada el 1 de mayo en Lima, justifica todas las críticas que en nombre de la democracia y los derechos humanos recibe con frecuencia y, principalmente, de los sectores católicos más liberales.

En su texto, desmiente que dijera jamás que "los derechos humanos son una cojudez" (palabrota peruana equivalente a la española gilipollez) y afirma que, en realidad, a quien aplicó tal grosería fue sólo a la Coordinadora de Derechos Humanos, una institución dirigida por una ex religiosa española, Pilar Coll, que durante los años de las grandes matanzas perpetradas por la dictadura fujimorista llevó a cabo una admirable campaña de denuncia de los crímenes, torturas y desapariciones que se cometían con el pretexto de la lucha contra Sendero Luminoso. (La Comisión de la Verdad, que presidió el ex rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Salomón Lerner, ha documentado estas atrocidades).

El cardenal Cipriani desmiente, además, que durante la dictadura hubiera guardado silencio frente a uno de los crímenes colectivos más abyectos cometidos por Fujimori y sus cómplices: la esterilización, mediante engaños, de unas 300.000 campesinas a las que, por orden del dictador, los equipos del Ministerio de Salud ligaron las trompas o castraron, asegurándoles que se trataba de simples vacunas o de una medida que sólo temporalmente les impediría concebir. ¿Cómo es que nadie se enteró en el Perú de que el arzobispo había encontrado reprobables estos atropellos? Porque en vez de protestar públicamente ¡se limitó a hacerlo en privado, es decir, susurrando con discreción su protesta en el pabellón de la oreja del dictador!

El cardenal no suele ser tan discreto cuando se trata de protestar contra los preservativos y no se diga el aborto, o, para el caso, contra quienes en esta segunda vuelta de las elecciones peruanas apoyamos a Ollanta Humala. Por ejemplo, por haberlo hecho yo, me ha amonestado de manera estentórea y nada menos que desde el púlpito de la catedral de Lima, durante un oficio. Me ha pedido "más seriedad" y ha clamado que cómo me atrevo a dar consejos por quién votar a los peruanos. El cardenal está nervioso y olvida que todavía hay libertad en el Perú y que cualquier ciudadano puede opinar sobre política sin pedirle permiso a él ni a nadie. (Claro que las cosas cambiarán si sale elegida la señora Fujimori, la candidata a la que él bendecía en aquel mismo oficio en el que me prohibía opinar).

No sólo el arzobispo de Lima se excede en estos días de campaña y guerra sucia en el Perú. Una connotada fujimorista, también del Opus Dei, como monseñor Cipriani, Martha Chávez, ha amenazado públicamente al presidente del Poder Judicial, el doctor César San Martín, eminente jurista que presidió el Tribunal que condenó a 25 años de cárcel a Fujimori por crímenes contra los derechos humanos, con esta frase profética: "Tendrá que responder en su momento".

Pero acaso lo más inquietante sean los intentos de purgar a los medios de comunicación, principalmente los canales de televisión, de periodistas independientes y probos, que se resisten a convertirse en propagandistas de la candidatura de la hija del ex dictador. El caso más sonado ha sido el de Patricia Montero, productora general, y José Jara, productor de un noticiero, ambos del Canal N, despedidos, según ha denunciado la primera de ellos, porque los directivos estimaron que habían "humanizado" al candidato Humala en los boletines (¿pretendían que lo animalizaran, más bien?). Estos despidos han provocado una verdadera tempestad de críticas, entre ellas de los más prestigiosos periodistas del propio Canal N, en defensa de sus colegas, y amenazas de renuncias masivas en caso de que continúe la caza de brujas. Lo cual parece haber paralizado por el momento el despido de la prestigiosa y experimentada periodista del Canal 4, Laura Puertas, a quien se reprocha también, por lo visto, padecer de total ineptitud para el servilismo.

Finalmente, una denuncia publicada el miércoles 4 de mayo en el diario La Primera, que dirige César Lévano, precisa que el gobierno, apoyado por empresarios mineros, habría encargado a los servicios de inteligencia del Estado un Plan Sábana, destinado a destruir la campaña de Ollanta Humala con los métodos delictuosos -espionaje telefónico, operaciones calumniosas y escandalosas filtradas a la prensa para minar su prestigio y el de su entorno familiar utilizando mercenarios y provocadores- con que, en 1990, el gobierno conspiró contra mí cuando yo fui candidato a la Presidencia. La denuncia proviene, al parecer, de militares y civiles del servicio de inteligencia indignados de que se los utilice para fines políticos ajenos a su misión específica.

Todo esto merece una reflexión. Si estas cosas comienzan a ocurrir ahora, en plena campaña electoral, ¿no es fácil imaginar lo que sucedería en el caso de que la señora Fujimori ganara las elecciones y la dictadura fuji-montesinista recuperara el poder oleada y sacramentada por los votos de los peruanos? Los periodistas decentes y responsables expulsados de sus puestos no serían cinco (también han sido despedidos tres de Radio Líder, Arequipa) sino decenas, y las radios, los canales y los periódicos convertidos, como lo estuvieron durante los ocho años de oprobio que vivió el Perú, en órganos de propaganda encargados de justificar todas las tropelías y tráficos del poder y de cubrir de injurias y calumnias a sus críticos. No sólo el doctor César San Martín sería víctima de su probidad y entereza magisterial. Todo el Poder Judicial se vería una vez más sometido a una criba implacable para apartar de sus cargos, o reducirlos a la total inoperancia, a los jueces que se resistieran a ser meros instrumentos dóciles del gobierno. Reparticiones públicas, Fuerzas Armadas, empresas privadas, serían, otra vez, incorporadas al sistema autoritario para que, de nuevo, el país entero quedara a merced del puñadito de forajidos que, entre los años 1990 y 2000, perpetró el más espectacular saqueo de las arcas públicas y los más horrendos crímenes contra los derechos humanos de nuestra historia.

Quienes quieren semejante futuro para el Perú no son muchos, pero sí son poderosos y, como están asustados con la perspectiva de que Humala gane las elecciones y cometa los desafueros y horrores de Hugo Chávez en Venezuela, están dispuestos a cualquier cosa con tal de asegurar el triunfo de Keiko Fujimori. Extraordinaria paradoja: con tal de evitar el socialismo, que venga el fascismo. ¡Y todo eso, en nombre de la libertad, de la democracia y del mercado libre!

En verdad, la disyuntiva que tiene por delante el Perú en las elecciones del 5 de junio próximo, es la de salvaguardar la imperfecta democracia política que tenemos desde hace 10 años y una política de mercado y de apertura al mundo que ha hecho crecer nuestra economía de manera notable, o volver a un régimen dictatorial que, guardando ciertas formas institucionales, restablecería en el gobierno a quienes, en complicidad con Fujimori y Montesinos, destruyeron el Estado de derecho, se enriquecieron cometiendo las más descaradas pillerías y durante ocho años perpetraron horrendos crímenes con el pretexto de combatir la subversión. A mi juicio en semejante disyuntiva la peor opción es Keiko Fujimori.

Ollanta Humala ha hecho un "Compromiso con el Pueblo Peruano" que conviene tener muy presente, no sólo a la hora de votar por él, sino sobre todo una vez que acceda al gobierno, para recordárselo cada vez que parezca apartarse de alguna de sus promesas. No habrá reelección. Se cumplirá con los tratados firmados, no habrá estatizaciones, se respetará el derecho de propiedad y las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs), la lucha contra la corrupción será implacable, habrá una política de apoyo social sostenida, sobre todo en los campos de la educación y la salud pública, para los sectores más desfavorecidos, así como estímulos y facilidades para la formalización de las empresas. El respeto al pluralismo informativo, a la independencia de la prensa y al derecho de crítica será total. Estos puntos han sido expresados, además, de viva voz, en las reuniones que ha celebrado el candidato con la confederación de empresarios y las asociaciones de prensa. Todo esto es perfectamente compatible con la democracia y con las políticas de mercado vigentes y tiende a perfeccionarlas, no a recortarlas ni menos suprimirlas. No sólo depende de la voluntad de Ollanta Humala que este compromiso se cumpla. Depende, sobre todo, de que quienes lo apoyemos en la elección del 5 de junio dejemos claro que es a estas políticas a las que damos nuestro apoyo y que nos mantendremos firmes exigiendo su cumplimento.

Fuente: El País

sábado, 7 de mayo de 2011

De oficio sicario mediático

La verdad de la milanesa

Escribe: Sinesio López Jiménez

Como en casi todas sus novelas, en la última (El misterio de Alma Rossi) el señor Bayly escribe su propia autobiografía: “Yo era un escritor y no un asesino en serie, pero ahora ya no tengo ganas de escribir y solamente tengo unas ganas crecientes de matar, de volver a matar, de seguir matando”. Le falta añadir que mata por encargo, que sus víctimas son los políticos que disgustan al establishment y que comete sus asesinatos morales en nombre de la sagrada libertad de expresión, esto es, que es un sicario mediático. En este caso, como en otros, la ficción coincide con la realidad. En efecto, el grupo El Comercio, en asociación con las corporaciones mineras y otros grupos económicos, ha contratado al señor Bayly por una elevada suma de dinero (según diversas fuentes de información) con el expreso propósito de asesinar moralmente a Ollanta Humala, candidato a la presidencia por Gana Perú.

No basta al grupo de El Comercio despedir a periodistas que se niegan a ponerse el kimono de las geishas, tampoco le basta difundir el libreto único contra Ollanta en los numerosos medios que controla y en otros medios de la derecha para crear el miedo y el pánico en las clases medias y luego responsabilizar de los mismos al candidato nacionalista. Necesita un sicario mediático, amoral, sin escrúpulos y dispuesto a todo, sin límites. Todo eso es el señor Bayly a quien vimos el domingo pasado en plena faena apelando a medias verdades, a mentiras, a silencios y distorsiones de los hechos y asumiendo el papel ridículo de Catón de afiche: Yo acuso...

Mirko Lauer ha sugerido a los socios minoritarios de Canal 4 pedir al grupo mayoritario la contratación de un periodista independiente de prestigio y de polendas como César Hildebrandt para mantener la pluralidad del medio. Hasta ahora no hay respuesta. No se oye, padre…

Si el grupo de El Comercio no acepta la independencia de los periodistas ni la pluralidad de los medios, ¿con qué cara, con qué derecho y con qué moral reivindica la libertad de expresión que niega a otros? ¿Con qué autoridad moral acusa a Ollanta de querer suprimirla simplemente porque su programa muestra una preocupación legítima por los oligopolios y monopolios mediáticos? ¿O es un pecado cuestionar los oligopolios y monopolios mediáticos estatales y privados? Bayly es el periodista ideal del grupo. Luego de su despedida del Canal 2, el francotirador se suicidó moralmente: abdicó públicamente del derecho a la libertad de expresión y la sacrificó en el altar de la libertad de empresa. Bienvenido a la caverna.

Me acabo de enterar que los canales de TV que promueven la candidatura de Keiko Fujimori (casi todos) han rechazado un spot publicitario de la candidatura de Ollanta. Si esta información se confirma, la pregunta que surge de inmediato es la siguiente: ¿ Cuál es la diferencia del actual manejo de los canales de TV con respecto a la época más aciaga del fujimorismo en la que ellos vendían su línea editorial a la mafia y se negaban a recibir incluso la propaganda política pagada por la oposición? Si eso está pasando ahora que aún no gana las elecciones, ¿qué pasaría si triunfara y accediera al gobierno? Que Dios nos libre y nos ayude…

Si se mantiene la negación del pluralismo informativo de la radio y la TV, las elecciones habrán dejado de ser competitivas y sus resultados serían ilegítimos y el candidato “elegido” no tendría legitimidad de origen para gobernar. ¿Por qué la derecha, los grupos económicos y la mayoría de los medios están dispuestos a llegar hasta el borde mismo del abismo? ¿Cuál es el problema de fondo? Mi hipótesis es que el poder económico y el poder mediático (que están estrechamente vinculados, y ahora más que nunca) no están dispuestos a perder el poder político que (con pocas excepciones) han tenido siempre en sus manos. Esa es toda la verdad de la milanesa. Por eso estamos como estamos. La derecha quiere mantener el monopolio de todos los poderes.

Fuente: La República

Keiko Fujimori y el Día de la Madre

A CANDIDATA KEIKO FUJIMORI HIGUCHI EN EL DÍA DE LA MADRE

Este domingo celebramos el Día de la Madre…, dice Keiko Fujimori en su propaganda política, que ella también es madre y promete protegernos de la violencia familiar y se atreve a decir “Feliz Día de la Madre”.

Gran número de ciudadanas, le respondemos a Keiko Fujimori Higuchi, en esta fecha, que es cierto, ella es madre y que aunque nunca nombre a su madre, la respetable doña Susana Higuchi, no comprendemos, nos indigna y nos sabe a falsedad, que como hija amantísima, no haya velado por su integrad física y psicológica y le haya dado la espalda en el pasado, cuando fue torturada por orden de Alberto Fujimori y sin ningún reparo haya ocupado su lugar como primera dama.

Le decimos a Keiko Fujimori Higuchi, que debe pedir perdón por ensalzar, halagar, acompañar y representar políticamente al hombre que hizo que su madre Susana Higuchi padeciera todo esto:

- Susana Higuchi es una mujer a la que su esposo humilló, vejó y le arrebató a sus hijos, este hombre fue el prófugo Alberto Fujimori.
- Fue considerada y tratada por su esposo Alberto Fujimori como un estorbo ante sus planes dictatoriales.
- Indignada la Primera Dama de la Nación, señora Susana Higuchi, un 24 de Marzo de 1994, denuncia a través de la televisión a las hermanas de Alberto Fujimori por el tráfico de ropa donada por el Japón y la utilización de su nombre en estos actos el autogolpe de Alberto Fujimori invisibilizó ante la prensa, tales denuncias.
- Era atemorizada por parte de Fujimori, siendo su esposa aún, pues le apagaba las luces de palacio cuando ella estaba sola.
- Ella en programa televisivo declaró y mostró las huellas de cómo Alberto Fujimori, la torturó y ordenó que le apliquen extraño tratamiento con electricidad.
- El 14 de Agosto de 1994 Susana Higuchi, declara ante los periodistas que no la dejaban salir de palacio por orden de su esposo, manteniéndose la reja con cadenas.
- La imagen e integridad de Susana Higuchi, fue denigrada públicamente por Fujimori y Montesinos al considerarla como una persona que había perdido la razón.

Le decimos a Keiko Fujimori Higuchi, que empiece por pedir perdón a doña Susana Higuchi, su respetable madre, por haberla dejado sola, por haber optado abiertamente por la vida opulenta que le ofreció su padre el presidente, a cambio de abandonar a su madre y, si efectivamente le pide perdón, este acto será el inicio de la recuperación de su dignidad como hija, y a futuro, como ciudadana, para postular a presidir el país, mientras no lo haga está invalidada ética y moralmente.

Mujeres por una Democracia Vigilante
Colectivo-AQP

jueves, 5 de mayo de 2011

Arequipa por la libertad de expresión

NOTA DE PRENSA

COLECTIVO “GENERACIÓN SIN MIEDO” REALIZA ACTIVIDAD CIUDADANA POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El Colectivo “Generación Sin Miedo”, integrado por diversas organizaciones juveniles de Arequipa y ciudadanos, frente a los recientes hechos que ponen en entredicho la libertad de expresión en nuestro país como es el caso del despido de 2 periodistas de Canal N, la renuncia de 4 periodistas de Radio Líder por presuntas presiones de los dueños de la empresa para respaldar la candidatura de Keiko Fujimori, entre otros, se expresa ante la ciudadanía y opinión pública de Arequipa y del país en rechazo a esta situación que constituye un retroceso para nuestra democracia.

El día de hoy, jueves 05 de mayo, nos hemos concentrado de manera pacífica en la Plaza de Armas protestando por el inaceptable debilitamiento de la libertad de expresión atribuido a presiones para apoyar la candidatura presidencial de Keiko Fujimori.

El Colectivo “Generación Sin Miedo” recuerda a la ciudadanía que en el régimen del gobierno fujimorista se suscitó una violación sistemática a la libertad de expresión y advierte a la opinión pública la necesidad de contar con medios de comunicación imparciales.

Arequipa, 05 de mayo de 2011.

Agradecemos su difusión

Colectivo Sur, Colectivo Inclusión Social y Reconciliación MPQNSR -Arequipa, Colectivo Amor y Odio, Colectivo Ciudadanos de Segunda Categoría, Partido Socialista, Artistas y Ciudadan@s Independientes

Contactos: 959910402 / 975696400

domingo, 1 de mayo de 2011

Derecha intenta perpetrar homicidio político

La vieja indecencia

Escribe: César Hildebrandt

El único mérito que puedo concederme en esta vida moteada de algunos éxitos y muchos fracasos, en esta carrera ingrata que me eligió, en este oficio artesanal de tratar de encontrar la verdad que a pocos importa y las mentiras que ya no escandalizan, el único mérito que me concedo, digo, es no haber cedido a la tentación del medio: resígnate, así es el Perú, tolera lo que todos, créeles a los idiotas de la derecha, a los que hacen negocios turbios y a la vez editorializan en relación con “los valores de la democracia” (cuando la verdad es que se zurran en ella y en lo que significa).

Naces en este país hermoso y complicado y la primera sugerencia que te asalta es la del estoicismo: quédate quieto, tranquilo hermano, así es esta vaina, esto no lo arregla ni el sillau. Y se te puede pasar la vida haciéndote el de la vista gorda, haciéndote el loco y asistiendo con cara de palo a las grandes mecidas.

–Nada puedes hacer, esas son las reglas– susurra el aire tóxico de Lima.

–Esto no lo ha cambiado nadie– remacha una sombra, la sombra de lo que pudiste ser.

Me van a perdonar pero yo jamás creí en eso. Jamás hice el muertito en el mar de los sargazos de las voluntades, quebradas o roídas. ¿Por qué? Porque siempre creí que en el país de las cabezas gachas había que mirar lo más lejos que se pudiera. Porque viendo a las hormigas a uno le dan ganas de volar. Porque hay belleza en la rebeldía y una flácida fealdad en el conformismo.

Porque, en fin, siendo un viejo creyente del agnosticismo siempre he pensado que Jesucristo fue un hombre revoltoso asesinado por el orden imperante. Y que sin la rebeldía de Cáceres habríamos detenido nuestra historia en el mísero Iglesias. Y que sin la rebeldía de De Gaulle los franceses habrían tenido que arrastrarse junto a Petain, ese gran derechista pro nazi.

Mi generación ha fracasado. Pudimos tener a un refundador del país y construimos a García. Pudimos tener a un inconforme consagrado por las multitudes, a alguien que estuviese más impulsado por el amor que por el odio, pero nos detuvimos en Robespierre y en sus encarnaciones criollas.

Pudimos tener un país y lo que permitimos fue un mall. Ahora la pelota está en el tejado de los jóvenes. De ellos dependerá que este país cambie de verdad.

Hace como mil años que vivimos hablando en voz baja, consintiendo.

Hablamos bajito cuando los incas podían desollarte. Y más bajito cuando los españoles te podían trocear. Y todavía con murmullos cuando fuimos libres de boca para afuera pero súbditos de los sucesivos caudillos que creían que el Estado era un bien raíz y una chacra para los amigotes. Así fuimos haciendo esta gran Aracataca. Macondo hicimos.

Pensar era –y es– una anomalía. Disentir, una provocación. Rebelarse, una extensión de la locura. En un país dominado por la injusticia hablar de la injusticia te podía costar El Frontón. Y luchar contra ella, la vida.

Frente a un Túpac Amaru hubo cien Piérolas creando sus propios califatos. Porque el miedo a la libertad no es solo el título de un libro de Fromm. Es la consigna que la derecha le ha impuesto al Perú. Está en su escudo desarmado y en sus genes vendedores mayoristas de su propio país.

Todos roban –te dicen–. Y eso es casi una invitación a robar. Porque si todos roban, ya nadie roba.

–Aquí no hay castigos ni recompensas, todo se olvida– te muelen repitiéndolo. Y eso es otra incitación a la impunidad.

Lo criollo es también esta salsa espesa de quietud egoísta. Las verdaderas tradiciones peruanas no son las de Ricardo Palma: son decir sí y estar en la foto.

¿Exigir cambios? Eso es –dicen los que cortan el jamón y los idiotas de sus services– de chavistas, rojos, perfeccionistas, amargados y renegones. En el Perú la ira de los pobres se combate con misas o balazos y hay un estoico agazapado en cada futuro, detrás de la maleza de los días. Y cuando estemos lo suficientemente ablandados, vendrá el tiro de gracia. Y cuando venga el tiro de gracia, cuando ya no pienses sino en ti mismo y bailes solo en la loseta ínfima que te asignaron, ese será el día final de tu hechura: serás uno de ellos. Hablarás como ellos, maldecirás como ellos, venderás como ellos. Y, sobre todo, harás lo que ellos: negar al otro y sólo reconocerte entre los tuyos.

Que los jóvenes aprendan la lección. Nada cambiará si no matamos la resignación.

Porque la democracia no consiste en votar de vez en cuando. Consiste en ejercer la libertad a cada rato.

Los esclavos no aman la libertad –esa es una mentira altruista–. Solo los libres pueden amar la libertad y defenderla.

La mansedumbre no es madurez sino derrota. El aguante es la amnistía crónica. La docilidad es lo que se les exigía a los negros carabalíes embarcados a la fuerza en el puerto de Macao. La libertad no mata. La paciencia es una mentira teologal que contradice a Cristo y que Cipriani aplica en cada hostia. Cristo fue impaciente. La vida es una ráfaga impaciente.

Los peruanos no nacimos un día en el que Dios estuvo enfermo, como decía Vallejo de sí mismo. Naceremos el día en que sepamos apreciar el vértigo creador de la palabra desacato. El desacato no es el caos. Caos es lo que vendrá cuando las presiones sociales, contenidas por el plomo y la mentira, revienten otra vez.

Y ahora sería un magnífico desacato, un descomunal acto de rebelión democrática o dejarse engatusar por quienes quieren, en el colmo de la indignidad, que premiemos a la hija de un ladrón y asesino –ladrona ella misma al gozar del dinero robado– con la presidencia de la República.

Y todo por cerrarle el camino a un señor que quiere cambiar algunas cosas. Solo algunas cosas. Un señor al que la experiencia ha moderado y que se ha comprometido a no hacer experimentos anacrónicos. Pero que sí quiere que las mineras paguen lo que deben, que los impuestos sean más directos, que los viejos estén menos desamparados, que haya menos hambre y que la pobreza rural se atenúe todo lo que se pueda sin desbaratar la economía. Y que quiere también que el gas peruano abastezca primero a los peruanos y que los grandes proyectos de exploración y explotación de la minería y del petróleo se concilien con los intereses nativos y las normas ambientales que no se están cumpliendo.

La derecha quiere volver a demostrarnos que siempre gana. Presentó cuatro candidatos –cuatro variaciones de la misma melodía: Castañeda, Toledo, PPK y K. Fujimori– y los cuatro perdieron. Ganó un hombre gris que propuso algunos cambios. Y lo peor: sale la primera encuesta pos primera vuelta y el hombre sin demasiados atributos ¡sigue ganando! Y sigue ganando porque Lima, este espanto, no es el Perú. Porque el gobierno de Las Casuarinas está en crisis. Porque el modelo García, una combinación de Caco con Friedman, drena sanguaza.

Entonces, la derecha propone liquidar, de una vez y para siempre, esta pesadilla que aturde al dólar, baja las acciones, hace chorrear el rímel. Para eso están su tele, su radio, sus periódicos. Y se deciden por lo previsible: la campaña del terror.

Solo el terror podrá salvarlos. Porque saben que su prontuariada candidata es impresentable aun para 75 por ciento de peruanos.

Lo único que cabe, entonces, es bombardear al incómodo reformista con todos los B-52 de la calumnia, el rumor, la mugre, la idiotez que los cándidos pueden propagar. El propósito es el homicidio político del hombre que propone algunos cambios. Y los muertos no pueden ganar elecciones.

Hablan de intromisión extranjera los que quisieran anexarse a los Estados Unidos o al Chile potente que sus tatarabuelos dejaron entrar con su cobardía y su desunión. Denuncian que la libertad de prensa peligra quienes despiden a periodistas que se niegan a sumarse al lodo de la campaña contra Humala. Y advierten que el empleo está amenazado quienes han creado la mayor cantidad imaginable de empleos basura y services explotadoras.

Y a todo esto le llaman “elecciones democráticas”. A ensuciar la inmundicia le llaman “debate”. Y no tienen problema alguno bancando a una candidata indecente. Ellos representan la vieja indecencia de las encomiendas, las ladronas leyes de consolidación, el festín del guano. La señora K. Fujimori les cae como anillo al dedo.

Reproducido del semanario Hildebrandt en sus trece que cada viernes está en circulación.

Fuente: La República