miércoles, 26 de agosto de 2009

¿Fracasó la reforma agraria?

¿Fracasó la reforma agraria?

Por: Antonio Zapata

Cuarenta años después de la reforma agraria aún es ambigua la pregunta por su resultado. En parte tuvo éxito y mirados otros ángulos fue un completo fracaso. Por un lado, liberó al campesinado de las ataduras serviles y amplió la ciudadanía peruana, integrando al país más que ningún otro gobierno. Pero, sus propuestas productivas fueron utópicas y sin mayor sentido, habiendo provocado un serio retraso de la productividad agraria.

Al terminar con la hacienda oligárquica, Velasco optó por no repartir la tierra en forma individual entre los campesinos. Varias experiencias de reformas agrarias así lo indicaban. En efecto, desde la revolución de los esclavos de Haití se ha sabido que el minifundio arruina a una nación y que retrasa considerablemente sus fuerzas productivas.

Pero, ¿cómo evitar el reparto después de expropiar a los grandes hacendados? La única manera es mantener las unidades productivas con mano dura y proyectos a largo plazo. Por ello, el general Velasco conservó la gran propiedad e incluso la amplió, llamándola cooperativa o sociedad agrícola de interés social. Bajo esos nombres se proyectó el latifundio y el campesinado percibió al Estado como nuevo dueño.

Empezaron los problemas y contradicciones. Era difícil mantener grandes complejos productivos; la disciplina del antiguo régimen había terminado y los intereses de los grupos campesinos eran muy distintos. Aunque lo peor estaba por venir. Era una época de precios controlados. No regía el mercado, sino que los ministerios fijaban los precios de una serie de mercancías. Por supuesto, parte de estos precios controlados correspondían a los productos del campo.

Pues bien, a Velasco se le ocurrió que los campesinos debían colaborar con los pobres de la ciudad. El general presidente pensaba que la reforma agraria era un enorme aporte de su gobierno a la clase campesina. Además, sabía que no había hecho nada semejante por el pueblo de las ciudades, no había reforma urbana ni estaba planeada. Pues bien, la forma de compensar a la ciudad sería con productos del campo baratos, que permitan llegar a fin de mes. El campesino ayudaría al proletario con una mesa cómoda.

Esa política diferenciada de precios arruinó al campo y evitó posibles efectos beneficiosos de la reforma agraria. El intercambio entre campo y ciudad siempre es desigual, pero en este caso se hizo abismal. De este modo, durante el docenio militar, la reforma agraria entregó la tierra a administradores que laboraban nominalmente como representantes del campesinado. Pero, paralelamente perjudicó económicamente al campo en su conjunto y extendió la pobreza rural.

En este contexto, los problemas sociales dentro de la reforma se hicieron más agudos. Sobrevino una etapa de gruesas dificultades económicas. Los supuestos beneficiarios estaban pobres y quisieron arreglárselas por sí mismos.

Por ello, el campesinado rechazó el modelo asociativo implementado por la reforma del general Velasco. No había traído ni autogestión ni prosperidad. A continuación, empezaron una serie de tomas de tierras protagonizadas por los mismos beneficiarios contra las cooperativas. Las parcelaron. Cada campesino se hizo dueño de una pequeña chacrita y desapareció la economía de escala, indispensable para una operación moderna y económicamente viable.

Como consecuencia vino el fracaso económico. El campo dejó de crecer. Descendió la rentabilidad agraria y la producción de alimentos retrocedió. Pero, el campesinado había adquirido ciudadanía; disponía de derechos políticos y avanzaba en su integración a la nación. Gracias a ello, Sendero Luminoso no logró incendiar completamente la pradera campesina. Si se hubiera dado el caso contrario, aún estaríamos intentando apagar los Andes.

Fuente: http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20090826/10/node/214045/total/1634/pagina

sábado, 22 de agosto de 2009

Municipalización de la educación: experiencias y perspectivas en Arequipa

El día de ayer, viernes 21, la Universidad Tecnológica del Perú - Filial Arequipa, organizó el Foro Panel "Municipalización de la educación: experiencias y perspectivas en Arequipa". Participaron los alcaldes de Cerro Colorado y Paucarpata -los dos distritos piloto en el departamento de Arequipa-, y un panel conformado por el Colegio de Profesores, el SUTEP y CORPAIDOS.

Con el objetivo de promover un mayor debate en torno al Plan Piloto de Municipalización de la Gestión Educativa -política pública conducida por el Ministerio de Educación-, ponemos a vuestra disposición los audios de las intervenciones de los alcaldes y el panel.

La siguiente es la presentación del Sr. Manuel Vera Paredes, Alcalde de la Municipalidad Distrital de Cerro Colorado:



A continuación, la presentación del Sr. Justo Mayta Livisi, Alcalde de la Municipalidad Distrital de Paucarpata:



Las siguientes intervenciones corresponden a los panelistas: Prof. Arturo Portilla, Decano Regional del Colegio de Profesores de Arequipa, Prof. Verónica Villanueva, Secretaria Regional del SUTEP y Dr. Alfredo Aguilar, Director de la Corporación Paidos:



Finalmente, reproducimos la reacción de los alcaldes ante la intervención del panel, así como las preguntas del público asistente:



jueves, 20 de agosto de 2009

El centenario de "La Ibérica"

Editorial diario El Pueblo

EL CENTENARIO DE “LA IBERICA”

Para los arequipeños es una satisfacción el que una empresa emblemática de la ciudad alcance un centenario de vida que no sólo significa 100 años de esfuerzo y tradición sinó que se alcance con la pujanza propia de un pueblo cuyo nombre está indesligablemente unido al de un producto de calidad que esta a punto de ser conocido en todo el mundo al iniciar una etapa de exportación de la producción de la empresa que fundó el recordado ciudadano español Juan Vidaurrázaga.

Quién vino aquí de turista, se enamoró de Arequipa, casó con arequipeña, tuvo numerosos hijos, y decidió que aquí había algo bueno para fomentar no sólo industria por entonces naciente, sinó que tuviera calidad perdurable. Chocolates en diversas formas y con el tradicional sabor que hasta hoy se conserva comenzaron a ser deleite propio y también de todo visitante.

Cuando Don Juan falleció los hijos heredaron una responsabilidad singular para con su ciudad nativa y se empeñaron en enriquecer las bondades de sus productos manteniendo las fórmulas, y también las enseñanzas y la fé en la que fueron instruídos como buenos cristianos y mejores ciudadanos.

De la esquina de San José con Jerusalén, la fábrica pasó al parque industrial pero nunca se descuidaron las ideas originales ni se dejó de cultivar el carioño por la tierra, ni el respeto por el cliente.

Hoy, no hay arequipeño que no estime a la Ibérica como un producto emblemático al igual que lo fue antes Pedro P. Diaz y la fábrica Américas o por los cueros trabajados por los Ibañez o por el no menos conocido Anís Najar.

La Ibérica se propone exportar y con ello el mundo conocerá no sólo de la bondad ducle de sus chocolates sinó de la ciudad en la que se hacen, de sus técnicos, sus empleados y obreros.

Es justo reconocer lo bueno y desear que la suerte siga acompañando a quienes supieron seguir ejemplo de vida y de entrega a una Arequipa que se siente orgullosa de ellos y de lo que hacen.


Los 100 años de La Ibérica están indesligablemente unidos a la pujanza arequipeña y al ejemplo de vida de Juan Vidaurrázaga.

Fuente: http://www.elpueblo.com.pe (20 de agosto de 2009)

lunes, 17 de agosto de 2009

La modernización del transporte público en Arequipa

LA MODERNIZACIÓN DEL TRANSPORTE PÚBLICO EN AREQUIPA

Por: Jaime Paredes Calla

Un problema público afrontamos en la ciudad de Arequipa, se trata de uno de los tantos que venimos aquejando desde hace mucho tiempo atrás. Nadie duda que las unidades antiguas que prestan el servicio de transporte público urbano incrementan los niveles de contaminación ambiental en la ciudad. Sin embargo, los transportistas exigen la derogatoria de la Ordenanza de la Municipalidad Provincial de Arequipa que cancela y da de baja a las unidades que superen los 25 años de antigüedad en el sistema de transporte público urbano.

Como se aprecia en el Proyecto “Mejoramiento Integral y Sustentable de los servicios de transporte público en la ciudad de Arequipa” que se encuentra disponible en la página web edil, del total de emisiones antropogénicas en la ciudad de Arequipa al año, aproximadamente 76% son generadas por emisiones vehiculares y 24% por emisiones de fuentes estacionarias (es decir, de las instalaciones no movibles, tales como plantas de energía y establecimientos industriales).

Los estudios refieren también que las empresas en el sector de transporte público (microbuses) tienen una estructura de pequeña propiedad que conlleva a un desaprovechamiento de economías de escala, reflejándose en altos costos administrativos y en la compra de repuestos. De este modo, el tener pocas unidades constituye una desventaja a la hora de recurrir a un financiamiento, pues es sabido que las instituciones financieras piden garantías mínimas para generar un préstamo.

Además de lo anterior, Arequipa Metropolitana cuenta con un parque automotriz de transporte público que supera los 3,988 vehículos autorizados, grave situación considerando que el 90% de las unidades de transporte público superan el nuevo límite legal de 15 años de antigüedad, establecido por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

Como quiera que muy pronto debe firmarse un convenio de cooperación financiera entre la Municipalidad con la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE), esta alianza estratégica –con una duración de 3 años- permitirá renovar las unidades de transporte público, reestructurar y revalorizar las empresas y consorcios de transporte; asimismo, favorecerá la implementación de esquemas financieros promoviendo la renovación del parque vehicular de transporte público por vehículos con motor de gas natural vehicular o gas líquido de petróleo.

Debemos recordar que con el actual gobierno municipal –cuyo mandato concluye en 16 meses- son tres las gestiones ediles consecutivas comprometidas con el Proyecto, reduciendo el riesgo político de su ejecución y dado que se está cumpliendo con los requisitos del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP), es de esperar que los intereses en contra de la modernización de los servicios de transporte público sean minimizados con el concurso de los sectores políticos, la opinión pública así como los usuarios.

Ante esta situación, sugerimos a la Municipalidad Provincial de Arequipa concertar con los transportistas apelando a su capacidad de persuasión en torno a los beneficios que ofrece el Proyecto, así como difundir ampliamente la información disponible en el Proyecto en cuanto a sus alcances y contenidos. Con esto es muy probable que como resultado se obtenga la aceptación y modernización del sistema de transporte público masivo, permitiendo que los usuarios ya no sigan sufriendo el maltrato de los actuales operadores, la pérdida de su tiempo y el deterioro de su salud, lo cual creemos será el mejor de los resultados posibles que conferiría una mayor aceptabilidad política hacia la gestión edil, beneficiándose toda la comunidad arequipeña.

martes, 11 de agosto de 2009

Soy de Arequipa

Tributo a la Ciudad Blanca: Arequipa, en su 469 aniversario que celebramos este 15 de agosto