jueves, 22 de septiembre de 2016

Keiko y la mayor bancada del Congreso

Vestida y alborotada

Escribe: Patricia del Río

Es terrible prepararse para un evento y terminar en otro. Hasta ahora recuerdo, con gracia, haberme topado con un hombre disfrazado de payaso y otro de Pedro Picapiedra, que discutían en medio de la calle porque habían chocado mientras se dirigían a alguna fiesta de Halloween. No me puedo ni imaginar lo ridículos que se les debe haber visto pasando el dosaje etílico y yendo a la comisaría en esas fachas.

Cuando pienso en Keiko Fujimori, no puedo evitar evocar ejemplos como ese. Se preparó para ser presidenta del Perú, formó una lista parlamentaria en la que abundaban los invitados, advenedizos y entusiasmados para demostrar pluralidad, se deshizo de sus rostros más fuertes, desautorizó a su hermano, borró la foto de su padre de todos sus carteles publicitarios, se paseó de la mano de su madre y tuvo palabras amables con las víctimas de las esterilizaciones… y no salió elegida. Se produjo para celebrar una fiesta de Año Nuevo y terminó asistiendo a un velorio.

Y se le nota el desconcierto, pues. Se nota que no tenía un plan para ser la mayor oposición del país. Es evidente que como candidata logró construir un perfil sólido, pero como lideresa de la primera bancada del parlamento nacional no da mayores luces. La última aparición en público que le recordamos fue esa famosa presentación, con todos sus congresistas, en la que molestísima y con el ceño fruncidísimo amenazaba no hacérsela fácil a PPK. Pero después desapareció y hasta ahora parece incapaz de asumir el reto que su derrota le ha impuesto, porque más allá del hecho de que Keiko se haya quedado con vestido de bobos y sandalias doradas en medio de un drama, está el hecho fundamental de que hay 73, perdón 72, congresistas de Fuerza Popular en el Congreso. Y eso quiere decir que hoy, como nunca antes, el partido naranja tiene en sus manos la posibilidad de emprender la reforma del Estado que el Perú necesita para seguir creciendo. Por primera vez en los últimos 25 años, el fujimorismo tiene la oportunidad de oro de demostrar que son capaces de hacer en democracia, lo que Alberto Fujimori consiguió con una dictadura.

Sin embargo, en lugar de aprovechar la coyuntura para impulsar los cambios fundamentales, o de afianzar la lucha contra la corrupción, o liderar un Congreso responsable lo que vemos hasta ahora es patético: se va Vilcatoma, demostrando que sus aliados eran producto del oportunismo, colocan al frente de la Comisión de Fiscalización al impertinente de Héctor Becerril, hacen una feria con el pedido de facultades mandándolos a diez comisiones para consulta, y se niegan a darle más herramientas a la UIF para combatir el delito de lavado de activos. Y mientras todo este desmadre ocurre, la señora Fujimori brilla por su ausencia. Se mantiene escondida para que no se le note que se quedó vestida, alborotada y muy desconcertada.


Fuente: El Comercio

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Militancia en organizaciones políticas de Arequipa

Menos del 1% de arequipeños milita en organizaciones políticas

La participación política de los arequipeños sigue siendo baja. Según el observatorio de Gobernabilidad del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), a la fecha, alrededor de 10 mil mistianos militan en organizaciones políticas regionales y de ámbito nacional.

La realidad es crítica si se lleva a cifras y es que, menos del 1% de la cantidad de electores de la región que participó en las últimas elecciones presidenciales se encuentra oficialmente afiliado a un movimiento político, de acuerdo al Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del JNE.

Para el analista político, Gonzalo Banda, la razón de la falta de interés del ciudadano en participar en política es que “las organizaciones políticas no son una representación válida para la persona". "Hay una asimetría entre lo que existe (partidos y movimientos políticos) y lo que la gente espera”, señala.
Banda incide además en que la crisis de representación política se debe a que los grupos políticos han pasado de promover ideas de masa a personalismos de candidatos. A ello se suma la desconfianza en las agrupaciones que existen, que a decir del analista, “son improvisadas y poco consistentes”. 

No obstante, de acuerdo al Jefe regional del JNE, Roberto Vega Vega, actualmente se atraviesa por una especie de la volatilidad de los partidos políticos, debido a que “aparecen en época de campaña y son invisibles en épocas no electorales”. El funcionario además lanza una interrogante. “¿Qué de bueno le da el partido a un militante?”, señala.

SIN REPRESENTATIVIDAD

En Arequipa, según el ROF hay 10 agrupaciones regionales legalmente inscritas. Entre ellas se encuentran Arequipa Renace, Arequipa Tradición y Futuro, Arequipa Unidos por el Gran Cambio, Arequipa Transformación, Fuerza Arequipeña, Juntos por el Desarrollo de Arequipa, Juntos por el Sur, Arequipa Avancemos, Arequipa Mía y Todos por Arequipa.

De estas, Arequipa Renace (AR), movimiento que llevó a la alcaldía a Alfredo Zegarra, es la que concentra la mayor cantidad de militantes. Según la última actualización del JNE hecha en julio de 2013, el grupo tiene afiliados a mil 481 militantes, sin embargo, menos de la mitad –de acuerdo a la data de comités partidarios– tiene actividad política.

La segunda agrupación con mayor número de afiliados es Arequipa, Tradición y Futuro (ATF), agrupación que fundó el ex presidente regional, Juan Manuel Guillén, y que ahora lidera la gobernadora Yamila Osorio. A la fecha el movimiento solo cuenta con 846 inscritos en su padrón actualizado en abril de 2014.

Cabe indicar que solo estos dos movimientos regionales han actualizado ante el ROP su padrón de afiliados. El resto solo figura a través de sus comités partidarios, grupos representativos y de activa participación dentro de la agrupación a nivel regional. Bajo ese criterio, los grupos con más militantes –después de AR y ATF– son Arequipa, Unidos por el gran cambio (707), Fuerza Arequipeña (671) y Juntos por el desarrollo de Arequipa (592).

En el papel, de acuerdo a esta base de datos, 6 mil 233 arequipeños están oficialmente registrados en movimientos regionales, empero si se analiza las afiliaciones en partidos nacionales como el Nacionalista, Peruanos por el Kambio, Apra y Fuerza Popular, la cifra llegaría, según representantes del
JNE, a los 10 mil militantes activos.


Fuente: El Pueblo

Entrevista a Presidente de la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP)

Jorge Alva: “Algunos rectores aún poseen vagas ilusiones de revisar la ley porque ya no tienen privilegios”

Entrevista a Jorge Alva. Presidente de la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP). Rector de la UNI.

El rector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) preside la Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú (ANUPP), la cual está en proceso de registrarse con la filiación de 18 de las 31 universidades públicas institucionalizadas que existen en el país. Él señala que la reforma universitaria no puede detenerse por ciertos intereses. Y si bien está de acuerdo con la participación de la Sunedu pide que flexibilice su rol fiscalizador.

¿La Sunedu está funcionando correctamente?

La Sunedu (Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria) está cumpliendo el rol que se le ha sido asignado (en la ley), que es el de lograr la excelencia y la calidad. En algunos puntos se está excediendo, eso ya lo hemos dicho, por lo que su organización se puede perfeccionar, pero sí es necesario tener un organismo del Estado que se dedique a supervisar a las universidades públicas y privadas.

¿En qué puntos la Sunedu se está excediendo?

Sentimos a la Sunedu como demasiado fiscalizadora. Por ejemplo, piden a una universidad que tiene 140 años, como la UNI, que tenga habilitación urbana y licencias autorizadas por las municipalidades cuando estas no colaboran... En ese sentido, debe haber una mayor flexibilidad y salirse del esquema que actualmente tiene.

En estos más de dos años de implementada la ley, se critica que solo se ha priorizado en el cambio de autoridades y aun así hay cinco universidades públicas que siguen rebeldes...

De las 31 universidades públicas, hay cinco que están en problemas. El resto ya cumplió con la ley. Nos parece que la ley es buena, pero tiene que haber una inversión del Estado para lograr la excelencia y vencer las dificultades que algunas tienen. No es el caso de la UNI.

¿La Sunedu viola la autonomía universitaria, como afirman otros rectores?

Yo pienso que no. Y nosotros no vamos a permitir que se viole la autonomía. Y creemos que la ley no le permite a la Sunedu violarla (...) Una cosa anhelada es el cambio de autoridades elegidas por voto universal de docentes y estudiantes. Ahora los rectores son académicos y no tienen otro interés político partidario. Apostamos por hacer investigación.

Los rectores de la ASUP (Asociación de Universidades del Perú) tienen la esperanza de que en el Congreso, con mayoría fujimorista que se ha mostrado opuesta a la ley, se revise la norma y se elimine la Sunedu...

No lo veo posible. No podemos ir para atrás. Los congresistas son gente inteligente, inclusive los fujimoristas. No creo que lleguen a hacer una acción como esa. Son vagas ilusiones que tienen algunos rectores a quienes se les han disminuido los privilegios que tenían. Hace poco leía que hay un rector que ganaba dos millones de soles mensuales sin ninguna fiscalización y existen universidades que tienen fines de lucro y cuentan con exoneraciones tributarias cuando en realidad esto es una pérdida para el país porque son impuestos que tienen que pagar.

Usted fue uno de los primeros rectores en ser elegidos con la nueva ley universitaria. ¿Qué cambios ha encontrado?

El mayor mérito es un manejo transparente, sin corrupción, más bien con persecución a los corruptos, y lograr pues que los recursos que da el Estado se inviertan de la mejor forma. Hay énfasis en la investigación, por lo menos en la UNI.

Usted decía que con la ley, a las universidades se les exige metas, pero esto debe ir de la mano con más dinero, ¿no?

Nosotros (UNI) tenemos recursos adicionales porque estamos entre las 12 universidades centenarias y hemos podido conseguir como 14 y medio millones de soles adicionales que los estamos invirtiendo en la acreditación y mejoramiento. Pero ese es el caso de la UNI, hay universidades nacionales que no han recibido nada.

Debe ser porque en años anteriores había rectores que no gastaban sus presupuestos...

Pero no solo las universidades hacen eso sino todas las instituciones públicas y eso pasa por trabas burocráticas y por la poca capacidad y formación de los funcionarios en términos administrativos.

¿Y cuál es la situación de la UNI?

Ahora, este año, estamos proyectando gastar el 100% del presupuesto que nos han otorgado para que el próximo año el Gobierno se fije que hemos gastado todo y nos siga dando más recursos. Nosotros tenemos pensado ejecutar también proyectos a través de la modalidad de obras por impuestos, que es una fuente alternativa a la que nos da el Estado.

¿Y consiguen sus propios recursos?

Claro, es importante el presupuesto total de la UNI que son 270 millones de soles al año; el Estado nos da la mitad y el resto lo conseguimos de los recursos directamente recaudados. Eso debemos dejar en claro porque le estamos haciendo un favor al Estado en el sentido de que estamos pagando con nuestros propios recursos los sueldos de los profesores contratados.

Se habló de la homologación de sueldos de los catedráticos con los de los magistrados, pero no se sabe nada de eso...

Ya hubo una homologación por etapas. Hay etapas que se han dado y otras que reclaman que no. Ahora, pienso, el Gobierno debería ver que así como se les dará aumentos a docentes de colegios y policías, el maestro universitario también merece una mejora en su remuneración mensual (...) También creo que es indudable que debe haber una igualdad de los sueldos de los docentes contratados y nombrados de las universidades. Y que el piso salarial debe ser mayor porque se gana menos que un policía que recién sale de la escuela.

¿Cuál es el camino de las universidades públicas?

El mismo Gobierno debe crear un viceministerio de Educación Superior, no podemos estar relegados a lo que hace el viceministerio para la educación primaria y secundaria. Otro es el tema de los recursos que da el Estado, debemos tener un trato preferencial porque a las universidades públicas, al menos nos pasa con el municipio del Rímac, nos quieren cobrar muchas cosas, mientras las privadas tienen exoneraciones tributarias por tener tres o cuatro congresistas que mueven sus leyes. En varios países del mundo, sobre todo en Sudamérica, las mejores universidades son públicas. Queremos elevar el nivel.


Fuente: La República

jueves, 1 de septiembre de 2016

Espectáculo de luces, sonido y color en la Catedral de Arequipa

Ayer, 31 de agosto, como cierre del mes jubilar de Arequipa, la Municipalidad Provincial de Arequipa organizó un espectáculo de luces, sonido y color, sobre la monumental Catedral de la ciudad, ubicada en la Plaza de Armas. Vale la pena ver los videos asociados, aquí algunos: