miércoles, 30 de septiembre de 2015

Calendario electoral de las izquierdas peruanas

El calendario electoral de las izquierdas

Escribe: Antonio Zapata

El próximo fin de semana son las elecciones internas del Frente Amplio, FA, dando inicio al calendario electoral de las izquierdas. Aunque hay precandidatos para variados gustos, las preferencias están entre Vero Mendoza de Sembrar y Marco Arana de Tierra y Libertad. Por su parte, el otro agrupamiento de izquierda, denominado “Únete por otra Democracia” nuevamente atraviesa tensiones con Yehude Simon. A este panorama hay que sumarle la dinámica de grupos que se manejan libremente, como el BNP, que cuenta con la inscripción de los fonavistas y la precandidatura de Sergio Tejada. Asimismo, este mosaico incluye el lanzamiento a presidente de Vladimir Cerrón de Junín, quien anuncia la inscripción de su movimiento político. ¿Cómo entender este variopinto panorama?

Para empezar, sería positivo que las elecciones internas logren atraer a sectores ciudadanos interesados en una política de izquierdas y que no militan ni constituyen la periferia de los partidos actuales. Así tienen sentido estas justas primarias y pueden inclinar la balanza en pro de una recuperación del peso electoral de la izquierda.

Por su lado, estas competencias pueden ser una ocasión para el encuentro de las militancias. Si los simpatizantes de Únete votan en las internas del FA y viceversa, las bases habrán dado un paso adelante en procura de la unidad. Se habrán puesto delante de sus dirigencias y tomarán en sus manos la resolución práctica de la unidad de las izquierdas. Además, dentro de cada tienda, ese voto cruzado ayudaría a ganar a quienes propenden a la unidad y están dispuestos a ir más allá de la respectiva capilla. De ese modo, las bases pueden cortar el nudo gordiano.

Pero, se presentan situaciones inéditas que veremos si se pueden resolver. Una primera es la relación entre propiedad de la inscripción y candidatura presidencial. En concreto, qué ha de ocurrir si en el FA pierde Arana y en Únete también pierde Nano Guerra García, el actual candidato de Yehude. Como sabemos, los dueños de la inscripción ante el JNE son Tierra y Libertad y el Partido Humanista respectivamente.

¿Estarán dispuestos a permitir que otros encabecen una fórmula con su inscripción? Es una situación única, porque nunca antes se ha visto. Normalmente las coaliciones se forman alrededor de quien tiene inscripción y candidatura, pero no hay experiencia como la que podría enfrentar la izquierda en esta ocasión.

Para dejar una candidatura siendo dueño de la inscripción se requiere grandeza y amplio horizonte de miras. Si lo hacen mostrarían que efectivamente algo importante ha cambiado y para bien.

Por otro lado, ambos dueños de inscripción son los polos de la contradicción dentro de las izquierdas. Tierra y Libertad se niega a contemplar una alianza que incluya a Yehude y éste responde de la misma manera, buscando aislar y no aglutinar al FA. Entonces, en el camino a la unidad hay un segundo punto crucial, ¿cómo superar el doble veto?

Aunque imprescindible, se ve difícil. No se trata de conveniencias, porque es obvio que la racionalidad va en esa dirección. Todos ganarían con una unidad sin exclusiones, porque podrían entrar al Congreso, que en el fondo es lo que desean. Por ello, el problema está más allá de la razón y su causa son los agravios.

Si se escucha a Yehude se descubre que está ofendido porque le dicen “señor del baguazo”, utilizando la expresión de Urresti para Alan García. A la vez, Arana ha sido ninguneado por los sabios de la izquierda y ha respondido montando un partido a partir de la demanda ecológica.

Solo los dirigentes actuales pueden resolver este punto. Pero, si de algo sirve la reflexión de Maquiavelo, ella muestra que la estatura de un liderazgo deriva del tamaño de sus enemigos. Cuando están dentro, no se pasa de un estrecho círculo de seguidores. Por el contrario, el poder obliga a tolerar a los rivales internos y enfrentar a los jefes de las formaciones enemigas. Caso contrario, seguiremos en pañales.


Fuente: La República

No hay comentarios.: