miércoles, 14 de mayo de 2014

El secreto mejor guardado de Arequipa

El secreto mejor guardado de Arequipa

Escribe: Marco Sifuentes

La semana pasada, en este espacio, hice una breve introducción al panorama de los start-ups en Perú. Apenas desperté tenía una aguda precisión al respecto en mi inbox. Era un amigo que insistía en que el problema de los start-ups no era la excesiva regulación del Estado (o la falta de incentivos tributarios, como existen en otros lados), sino Visanet.

Efectivamente, el infame “Verified by Visa”, uno de los más lovecraftianos horrores de la vida moderna peruana, es la muralla más gigantesca para el comercio electrónico peruano. Yo diría que los start-ups sufren también por el peso de las excesivas regulaciones y tributaciones impuestas desde el Estado y que, si por alguna gracia divina las superan, deben enfrentarse, como el boss final de un videojuego, al Verified by Visa. (Si quieren, pueden googlear “visa verification peru” para encontrar las historias de pesadilla de turistas que quieren comprar tickets y alojamiento en Perú desde sus países y no entienden cómo demonios “verificar” su tarjeta de crédito).

El amigo que me hizo esa precisión se llama Manuel Bellido, trabaja en Google como Software Engineer y egresado de una de las dos universidades arequipeñas que están convirtiendo a la ciudad del Misti en el Sillicon Valley peruano. Y aquí viene el punto de esta columna. No se trata de un fenómeno nuevo, pero sigue siendo ignorado constantemente por los medios y nuestra clase dirigencial.

Esta semana Manuel publicó en utero.pe un artículo describiendo el alentador panorama:
“En Perú radican alrededor de 15 personas con doctorado enseñando en diferentes universidades pero 9 se encuentran en Arequipa, de los cuales 8 son profesores en la UCSP y 4 en la UNSA (algunos son profesores en ambas universidades). Además, también tienen a varias personas con maestría, también a tiempo completo en universidades del extranjero. (...)

En Arequipa se ha realizado la mayor cantidad de congresos/conferencias importantes que se hayan dado en el Perú y es una de las mejores oportunidades para hacer networking para los alumnos como profesores. Congresos como el Latin 2012, el CLEI, SIBIGRAPI 2013, LARC/LARS, entre muchos que son indexados, con jurado y que escogen las sedes de acuerdo con el potencial académico.

Tal cultura de seguir estudios en el extranjero y tener congresos prestigiosos ha permitido a Arequipa tener más personas estudiando el posgrado en computación en el extranjero que el resto de regiones en conjunto. Los alumnos saben que es posible y que tienen los contactos a la mano. Esto representa un potencial enorme para esta región porque sabemos que todo peruano siempre quiere regresar al lugar que lo vio nacer”.

Casi sin quererlo, el post pone sobre el tapete los temas cruciales del país: la descentralización, la educación superior, el rol del Perú en la sociedad de la información. Las dos universidades que han liderado este desarrollo no respondieron a la demanda de un “mercado” de miras estrechas, sino a las necesidades globales. Para las universidades “comerciales”, no existía un mercado. En cambio, la verdadera academia responde a miras más amplias. Ahora, muchos de los arequipeños que salieron al extranjero están volviendo para crear una incipiente industria tecnológica que continúa el círculo virtuoso. Una región que se proyecta al siglo XXI gracias a la educación. ¿No es ese el sueño?

Fuente: La República

No hay comentarios.: