domingo, 24 de abril de 2011

Invocación de Mario Vargas Llosa en elección presidencial

Retorno a la dictadura, no

PIEDRA DE TOQUE. Elegir presidenta a Keiko Fujimori sería la más grave equivocación cometida por los peruanos. Equivaldría a legitimar el régimen que envileció la política y sembró de violencia nuestro país

Escribe: MARIO VARGAS LLOSA
24/04/2011

Cuando los tres candidatos que representan la defensa del sistema democrático y liberal se dedican a destrozarse unos a otros, como ocurrió en las recientes elecciones peruanas -me refiero a Luis Castañeda, Alejandro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski-, el resultado es previsible: los tres se autodestruyen y abren el paso de la segunda vuelta electoral a dos candidatos que, desde los extremos, representan una amenaza potencial para la supervivencia de la democracia y el desarrollo económico que, desde hace 10 años, había convertido al Perú en el país que progresaba más rápido en toda América Latina. El poeta César Moro no exageraba demasiado cuando escribió: "En todas partes se cuecen habas, pero en el Perú solo se cuecen habas".

Bien, no es cuestión de suicidarse, porque el suicidio no resuelve los problemas para los que se quedan vivos, de modo que, ahora, por lo menos la mitad de los peruanos debemos elegir entre dos opciones que habíamos descartado: Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Algunos amigos míos han decidido viciar su voto, pues rechazan a ambos candidatos por igual. Ésa es una decisión respetable desde el punto de vista individual y moral, pero nada efectiva en términos colectivos y prácticos, pues no votar equivale siempre a votar por el que gana, ya que se renuncia a hacer algo -aunque sea tan mínimo como lo que representa un solo voto- para impedirlo.

Creo que es preferible elegir, haciendo un esfuerzo de racionalidad y aceptando las tesis del compromiso sartreano, según las cuales siempre hay una opción preferible a las otras, aunque semejante elección implique inevitablemente un riesgo y la posibilidad del error.

No tengo duda alguna de que elegir presidenta del Perú a Keiko Fujimori sería la más grave equivocación que podría cometer el pueblo peruano. Equivaldría a legitimar la peor dictadura que hemos padecido a lo largo de nuestra historia republicana. Alberto Fujimori no sólo fue un gobernante asesino y ladrón, tal como estableció el tribunal que, en un proceso modélico, lo condenó a 25 años de cárcel. (Según la Procuraduría, sólo se han repatriado unos 184 millones de dólares de los 6.000 que por lo menos se birlaron durante su régimen de las arcas públicas). Fue, además, un traidor a la legalidad constitucional que le permitió acceder al poder en unos comicios legítimos, dando el golpe de Estado que acabó con la democracia en el Perú el 5 de abril de 1992. Keiko Fujimori ha reivindicado ese hecho bochornoso y su entorno está plagado de colaboradores de la dictadura. Como han comprobado los medios de comunicación, el propio ex dictador ha coordinado la campaña presidencial de su hija desde su cárcel dorada.

El pueblo peruano no puede haber olvidado lo que significaron esos ocho años en que Fujimori y Vladimiro Montesinos perpetraron un saqueo sistemático de los recursos públicos, la corrupción que cundió por todos los mecanismos e instituciones del poder en la más absoluta impunidad, los tráficos de armas, de drogas, la manera como políticos, empresarios, directores de canales de televisión, iban a venderse a la dictadura por bolsas y fajos de billetes, escenas de escándalo que han quedado registradas en los vídeos que el propio Montesinos grababa sin duda para chantajear a sus cómplices.

Tampoco puede olvidar los innumerables crímenes, desapariciones, torturas, ejecuciones extrajudiciales y toda clase de violaciones de derechos humanos de campesinos, estudiantes, sindicalistas, periodistas, que marcaron esos años de horror, y contra los que el pueblo peruano reaccionó, a fines de la década de los noventa, cuando, con movilizaciones como la Marcha de los Cuatro Suyos, consiguió derrotar a la dictadura y devolver la libertad al Perú. No es posible que en tan pocos años en la memoria de los peruanos se haya borrado esta ignominia histórica y una mayoría decida ahora con sus votos que se abran las cárceles y las decenas de ladrones y asesinos de la dictadura salgan de nuevo a gobernar el Perú. Todo lo que queda de digno en el país debe impedir, valiéndose del civilizado recurso de las ánforas, semejante vergüenza para nuestra patria.

Votar por Ollanta Humala implica un riesgo para todos quienes defendemos la cultura de la libertad, lo sé muy bien. Su antigua simpatía por las políticas catastróficas de la dictadura del general Velasco y del dictador venezolano Hugo Chávez justifican los recelos de que su subida al poder pudiera significar una ola de estatizaciones que hundiera nuestras industrias y ahuyentara a las empresas e inversores que, en los últimos 10 años, han contribuido de manera decisiva al notable crecimiento de nuestra economía, a la creación de tantos miles de empleos, a la reducción de la pobreza de más de 50% a un tercio de la población y a la buena imagen que se ha ganado el Perú en el extranjero. Asimismo, es lícito el temor de que aquellas antiguas simpatías puedan inducir a su Gobierno a desaparecer una vez más en nuestra historia la libertad de prensa en el país.

Sin embargo, la verdad es que en esta campaña Ollanta Humala ha moderado de manera visible su mensaje político, asegurando que se ha separado del modelo autoritario chavista e identificado con el brasileño de Lula. Por lo demás, en esta campaña ha tenido asesores brasileños cercanos al Partido de los Trabajadores. Ahora asegura que respetará la propiedad privada, que no propiciará estatizaciones, que no recortará la independencia de la prensa ni la inversión extranjera y que está dispuesto a renunciar a la idea de una Asamblea Constituyente que (como lo hizo Chávez en Venezuela) reemplace a la actual Constitución que prohíbe la reelección presidencial.

¿Son estas las convicciones genuinas de alguien que ha evolucionado ideológicamente desde el extremismo hasta las posiciones democráticas de la izquierda latinoamericana que encarnan un Ricardo Lagos, en Chile, un José Mujica en el Uruguay, un Lula y una Dilma Rousseff en Brasil, o un Mauricio Funes en El Salvador? ¿O es una mera postura táctica para ganar una elección, ya que Ollanta Humala sabe muy bien que sólo vencerá en esta segunda vuelta si un importante sector de la clase media peruana vota por él? Creo que la respuesta a esta pregunta que se hacen hoy día tantos peruanos que votaron por Castañeda, Toledo y Kuczynski, no depende tanto de las secretas intenciones que pueda tener el candidato en el fondo de su conciencia, sino de los propios electores que decidan apoyarlo y de la manera en que lo hagan.

Este apoyo no puede ser una abdicación sino un apoyo exigente y crítico, a fin de que Ollanta Humala nos dé pruebas fehacientes de su identificación con la democracia y con una política económica de mercado sin la cual el Perú entraría en una crisis y un empobrecimiento que condenaría al fracaso todos los programas de redistribución y de combate a la pobreza que figuran en el plan de gobierno de Gana Perú. Para que aquellos programas sean exitosos es indispensable que el Perú siga creciendo como lo ha hecho estos últimos años, ya que si no hay riqueza no hay nada que redistribuir. Eso lo han entendido los socialistas chilenos, brasileños, uruguayos y salvadoreños y por eso, aunque se sigan llamando socialistas, aplican o han aplicado en el Gobierno políticas socialdemócratas (no digo liberales para no espantar a nadie, pero si dejara esa palabra no mentiría). Si Ollanta Humala persevera en esta dirección que parece haber emprendido, la democracia peruana estará a salvo y continuará el progreso económico, acompañado de una política social inteligente que devolverá la confianza en el sistema a quienes, por sentirse marginados y frustrados de ese desarrollo que no los alcanzaba, optaron por los extremos.

Cuando escribo este artículo, buena parte de votantes por el partido de Alejandro Toledo, Perú Posible, parece haber optado por ese apoyo exigente y crítico a Ollanta Humala que yo propongo. Mi esperanza es que los otros partidos democráticos del Perú, como Acción Popular, el Partido Popular Cristiano y el APRA, que, con tantos miles de independientes, combatieron con gallardía a la dictadura fujimorista y ayudaron a derrotarla, se sumen a este empeño, para evitar el retorno de un régimen que envileció la política y sembró de violencia, delito y sufrimiento a nuestro país y para asegurarnos que la llegada de Ollanta Humala al poder fortalezca y no destruya la democracia que recobramos hace apenas 10 años.

Fuente: El País

sábado, 23 de abril de 2011

Pensión 65 y reforma pensionaria de Gana Perú

La verdad sobre Pensión 65 y la reforma pensionaria de Gana Perú

Escribe: Félix Jiménez
Jefe del Plan de Gobierno de Gana Perú

Varios medios de comunicación afirman que Gana Perú utilizará los aportes de los trabajadores al sistema Privado de Pensiones. ¿Esto es cierto?

No es cierto. En ninguna parte del plan se dice tal cosa. Por principio y respeto a los ahorristas nunca se ha pensado en utilizar sus ahorros que por ley son intangibles. Este infundio es parte de la campaña de miedo dirigida a indisponer al electorado contra nuestro candidato Ollanta Humala. Sospecho que esta es una campaña orquestada desde los predios del fujimorismo. Después que su candidata incluyera en el documento de PPK la frase “respeto absoluto de los ahorros”, cierta prensa inició esta campaña difamatoria. En el colmo de la ignorancia de la aritmética un diario señalaba en primera página que nuestro programa Pensión 65 costaría 14 mil millones de soles. Esta campaña sigue. Hoy la prensa anuncia que el Ministro de Economía tendrá lista la próxima semana el proyecto de ley para blindar el fondo privado que administran las AFP. Esta es una intromisión irresponsable que viola la neutralidad que según ley debe mantener el ejecutivo y que se basa en una mentira, en una interpretación calumniosa de nuestra propuesta.

Yo señalo a este Ministro y al jefe de la SBS que acaba de sumarse a este coro del cinismo, como los principales responsables de los problemas financieros que puedan ocurrir. Espero que intervengan las autoridades electorales y que el Congreso cite a este Ministro a informar con detalle sobre lo que quiere hacer.

Precise, por favor, si usarán los fondos del SPP para el programa planteado como Pensión 65. Explique, por favor esta propuesta y su financiamiento.

No se usarán los fondos del SPP para ningún programa social. Nuestro programa Pensión 65 está dirigido a los adultos mayores de 65 años que no tienen pensión o ningún ingreso. Este programa es promovido por instituciones multilaterales como el Banco Mundial y la OIT. Se trata de una pensión no contributiva que ayuda a la reducción de la pobreza. Ayuda a la recuperación de la dignidad de los ancianos y es un factor de demanda que contribuye a impulsar la producción y el desarrollo del mercado interno. En tanto factor de demanda genera un retorno al tesoro a través del IGV y del ISC.

De acuerdo a estimaciones recientes habría 1’836,240 personas mayores de 65 años. Descontando a los que reciben pensión de la ONP y de las AFP, los adultos mayores de 65 años sin protección social son 1’259,945. Con una pensión de 250 soles, el costo anual de nuestro programa Pensión 65 es de 3,780 millones de soles. Esta cifra equivale al 0.81% del PBI. Esto es totalmente financiable con recursos del tesoro público, que provendrán, además, de la reforma tributaria propuesta en nuestro Plan. Los recursos adicionales que se obtendrían con esta reforma servirían además para financiar el resto de nuestros programas sociales anunciados por Ollanta Humala. Los que mintieron mostrando una cifra descomunal de 14 mil millones de soles como costo de Pensión 65 no saben multiplicar. Esto es realmente vergonzoso.

Repito, Pensión 65 se financiará con recursos adicionales que provendrán de la reforma tributaria. En ninguna parte del Plan se dice que se hará uso de los fondos de los afiliados de las AFP. Estos fondos son y tienen que ser intangibles.

Para Gana Perú, ¿funciona adecuadamente bien el Sistema previsional en el Perú? ¿Identifican fallas en el sistema previsional público (SP) y privado (SPP)?

Gana Perú coincide con lo que señalan instituciones nacionales y multilaterales respecto a que es necesario reformar este sistema. La principal crítica es que en nuestro país los sistemas de pensiones público y el privado actuales son paralelos o alternativos. No son complementarios. Es sabido que el sistema público, que es un sistema de reparto, fue gravemente afectado con la creación del sistema privado de pensiones debido a que le quitó gran parte de sus afiliados. Según el Informe Defensorial No. 99 de noviembre de 2005 de la Defensoría del Pueblo, titulado “El futuro de los sistemas de pensiones. Hacia una nueva relación entre el sistema público y el privado”, con la tasa de contribución de 13% que se hace al SPP, “asumiendo que todos los afiliados al SPP lo estarían al SNP y abonaran regularmente sus cotizaciones” el sistema público “arrojaría un superávit de 431 millones de soles, o alternativamente se pagarían pensiones que en promedio serían 32% superiores a las que actualmente paga el SNP”.

El SPP tampoco ha ampliado sustancialmente su cobertura pues depende fundamentalmente del empleo formal. Por otro lado es extendida la opinión de que la comisiones que cobra son las más altas de la región sudamericana. Según la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones, las AFP en Perú cobran las comisiones más altas del mundo. Pero, además son las empresas que obtienen las más altas tasas de ganancia respecto a su patrimonio. No operan competitivamente porque constituyen un oligopolio. Según el Banco Mundial, en el año 2003 la tasa de ganancia promedio de las AFPs, medida como ganancias sobre patrimonio, fue de 59%, es decir, tres veces el promedio regional de ese año. Estas empresas lograron aumentar en el año 2006 el porcentaje de aporte de sus afiliados de 8% a 10%. Esto significa 1,110 millones adicionales de una masa salarial de aproximadamente 55,500 millones de soles.

Finalmente un hecho que llama la atención es que tanto la Defensoría del Pueblo como el propio Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en su Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2007-2009, de mayo de 2006, señalan que el SPP carece de solidaridad intrageneracional o intergeneracional. Para ponderar este hecho, la opinión pública debe saber que actualmente con la aprobación de la pensión mínima (de 415 soles), todos los contribuyentes debemos subsidiar a las AFP pues cuando la pensión de sus afiliados resulta menor a los 415 soles la diferencia la paga el Tesoro Público.

De considerar necesario hacer cambios. ¿Qué modificaciones hará GP al Sistema previsional (público y privado) para mejorar las condiciones pensionarias de los peruanos?

Nosotros proponemos en el Plan recuperar la solidaridad en el sistema de pensiones. Nuestra propuesta es de una reforma de pensiones que haga que los sistemas público y privado, no sean alternativos sino complementarios. Proponemos a) un sistema de pensiones público con un componente contributivo obligatorio (donde se determina una pensión básica) y otro no contributivo que es precisamente Pensión 65; y, como complemento, b) un sistema privado (que es el actual) basado en cuentas individuales que se capitalizan.

Esta propuesta es parecida a la realizada por la Defensoría del Pueblo el año 2005 y que está contenida en su Informe No 99. Una propuesta similar la encontramos también en el MMM 2007-2009 del MEF de mayo de 2006. El MEF dice: “El Estado enfrenta el doble reto de continuar velando por mejorar las pensiones y garantizar la sostenibilidad de los sistemas pensionarios, así como aumentar la protección social de los que no reciben ninguna pensión. Para ello se hace necesaria la implementación de una reforma que considere un esquema multi-pilar donde exista un sistema mixto que articule los dos sistemas, estableciendo criterios de solidaridad y manteniendo la administración privada de los fondos. Este esquema obligatorio consistiría en que una parte de las aportaciones de los trabajadores estaría destinada a un fondo para cubrir las pensiones mínimas del pilar solidario con la garantía del Estado y la parte restante estaría destinada al segundo pilar bajo la administración privada y brindaría una pensión complementaria.”

Además de estas dos instituciones nacionales, el Banco Mundial es otra institución que desde el año 2004 viene planteando lo mismo. Véase “Perú: Restoring the multiple multipillar of old-age income security” (enero 2004) y el más reciente “Old Age income support in the 21st Century: an international perspective on pension systems and reform”.

El desconocimiento de estos estudios y propuestas por parte de nuestros adversarios, los conduce a satanizar, de manera vergonzante, propuestas que están a tono con las tendencias hacia la modernización de los sistemas de pensiones en el mundo.

¿Las personas van a tener que aportar obligatoriamente así estén en el Sistema Privado o Público?

Como hemos señalado, el sistema público tiene dos partes: a) el no contributivo que es nuestro programa Pensión 65; y, b) el contributivo obligatorio donde se determina la pensión que hemos llamado básica (o mínima, según el MEF) que se les garantizaría a todos, a los del SPP y del SNP, en su retiro.

El primero (Pensión 65) se financiará íntegramente con recursos tributarios. Sobre el segundo, el contributivo obligatorio donde se determina la pensión básica para todos, en el plan no se discute el detalle de la modalidad en que se realizaría la aportación obligatoria.

Del conjunto de nuestra propuesta de reforma, Pensión 65 se llevaría a cabo de todas maneras. Es parte importante de las políticas redistributivas que se reitera en el documento “Compromiso con el pueblo peruano” firmado por Ollanta Humala el 28 de marzo. La parte de la reforma que involucra la complementariedad de los sistemas privado y público tiene que someterse al diálogo y su mantenimiento como propuesta de política dependerá del consenso o acuerdo al que se llegue en base al documento de Compromiso citado. Además, hay que señalar que de mantenerse esta propuesta de reforma, tendrá que pasar por el Congreso donde se buscaría fórmulas de consenso con las fuerzas políticas. La complementariedad, cuyos detalles se discutirán en su oportunidad, si se acuerda implementar esta reforma, se sustenta en el aporte obligatorio. Pero la modalidad del aporte obligatorio puede variar. Hay distintas opciones y ninguna de ellas implica utilizar los fondos de los afiliados de las AFP, y tampoco afectan el carácter solidario y de complementariedad de la reforma propuesta.

Es importante señalar, finalmente, que nuestra propuesta de reforma sigue el espíritu de las propuestas de la Defensoría del Pueblo, del propio MEF y del Banco Mundial.

Fuente: Economía Política Peruana

domingo, 17 de abril de 2011

Diagnóstico Socio Económico Laboral de Arequipa

El Observatorio Socio Económico Laboral (OSEL) Arequipa, con la asistencia técnica de la Dirección de Investigación Socio Económica Laboral (DISEL) del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y de la Gerencia Regional de Trabajo y Promoción del Empleo Arequipa, han elaborado el "Diagnóstico Socio Económico Laboral de la Región Arequipa", con la finalidad de brindar información que sirva de orientación general y específica que ayude a los actores públicos y privados a conocer la realidad socio económica laboral de la Región, permitiendo tomar mejores decisiones a la hora de promover y mejorar los planes para los programas y proyectos relacionados con el empleo de calidad y la oferta educativa de la región Arequipa, a continuación el documento:

Diagnóstico Socioeconómico Laboral de Arequipa

martes, 12 de abril de 2011

Los planes económicos de Ollanta y Keiko

Planes económicos y gobierno

Escribe: Alan Fairlie. Profesor de la PUCP

Los planes económicos de las dos fuerzas que compiten en la segunda vuelta son, en el papel, antagónicos. La propuesta de Fuerza 2011 no solo reivindica la Constitución de 1993, especialmente su régimen económico, sino que atribuye a las políticas que se implementaron en los noventa el último periodo de crecimiento.

Consolidar la apertura económica, completar los TLCs, mantener los incentivos para la inversión directa extranjera, la liberalización financiera y la flexibilización del mercado laboral, son elementos constitutivos de su propuesta. Así seguiría el crecimiento económico, el cual debe complementarse con una agresiva política social y de lucha contra la pobreza (y no el “chorreo”). Supone retomar y fortalecer políticas e instituciones asistencialistas que se crearon en los noventa. Se ha planteado mayor atención al sector educación, con mecanismos específicos de becas, financiamiento, educación técnica.

Gana Perú plantea una economía nacional de mercado que cambie la inserción primario-exportadora de la economía peruana. La revisión de contratos lesivos a la soberanía nacional, de los TLCs, y políticas sectoriales con una participación más activa del Estado en la regulación de mercados y la competencia. Se han propuesto políticas de lucha contra la pobreza, así como instrumentos específicos para diferentes grupos vulnerables (mayores de 65 años, niños, poblaciones y familias de extrema pobreza urbana y rural), lo cual debe venir acompañado de una “revolución educativa”. Esto implica una reforma tributaria integral, en la que los impuestos a las sobreganancias mineras constituyen uno de sus elementos.

Un escenario es el de la polarización. Esto supone que ambas fuerzas políticas destaquen sus diferencias y se genere un intercambio cruzado de ataques políticos, que en el plano económico signifique la satanización de ambas propuestas. Modelo chavista, la vuelta a una economía cerrada y planificada fracasada, versus neoliberalismo salvaje con mafias corruptas.

Otro escenario sería el de un debate más serio y alturado de las propuestas, buscando explicitar instrumentos y programas, así como fuentes de financiamiento de los mismos. En ese debate alturado, identificar también las coincidencias (políticas de Estado).

Como ambas fuerzas necesitan sumar apoyos y construir consensos, lo ideal sería crear condiciones para que el segundo escenario (y sus variantes) sea el que predomine. Deberíamos evitar una polarización interna y una mayor división entre peruanos, no solo porque enfrentaremos un escenario internacional complicado, sino sobre todo porque el próximo año se emite el fallo de La Haya sobre el diferendo marítimo con Chile.

Hay otros escenarios de polarización. Sería el caso en que se traicione el voto popular. La actual administración y la anterior ganaron con un mensaje de cambio responsable, que finalmente no se produjo. Una tercera decepción podría generar imprevisibles situaciones de conflicto. Gana Perú ya hizo una declaración en la cual moderan su plan de gobierno. Para ambas fuerzas, es un equilibrio difícil el hacer concesiones, sin incumplir los compromisos asumidos con la población.

Es complicado, pero se debería trabajar por evitar escenarios de polarización.

viernes, 8 de abril de 2011

Condena de violencia en conflicto minero en Islay

Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH)

Comunicado de prensa

La FIDH condena represión y violencia para resolver conflicto minero en Islay

París, 8 de abril del 2011 - La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) condena la utilización desproporcionada de la violencia en la represión de las protestas realizadas en contra del proyecto minero conocido como Tía María en la región de Arequipa, en el contexto de las tomas de carreteras llevadas a cabo por grupos de agricultores que manifiestan en contra de la concesión por el gobierno del subsuelo del territorio cultivado ancestralmente por la población de Islay.

En estos últimos tres días, producto de la represión, tres manifestantes resultaron muertos y 50 heridos.

«Estamos muy preocupados por la ausencia de voluntad del gobierno peruano de dialogar con los manifestantes y aún más por las ejecuciones extrajudiciales de tres personas que muy legítimamente reivindicaban el derecho al medioambiente y a la consulta. No hemos olvidado el nefasto precedente ocurrido en Bagua en el 2009», dijo Souhayr Belhassen, Presidenta de la FIDH. «El gobierno debe entender que no puede implementar su política minera en total irrespeto de los derechos de la población afectada», agregó Souhayr Belhassen.

La FIDH urge a las autoridades peruanas a que inicien un diálogo abierto y transparente con los manifestantes y a que se investigue con celeridad la responsabilidad de la fuerza pública en la muerte de estas tres personas.

Asimismo, la FIDH solicita que se interrumpa el proceso de concesión minera hasta que se haya llevado a cabo un nuevo estudio de impacto que recoja las preocupaciones de UNOPS y de la población de Islay.

Cancelación de proyecto minero Tía María

El Gobierno Regional de Arequipa exige la cancelación del proyecto minero Tía María a la brevedad, a través del siguiente comunicado oficial:

GOBIERNO REGIONAL DE AREQUIPA

DECLARACIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO REGIONAL DE AREQUIPA

1º EXPRESA SU TOTAL ADHESIÓN Y SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE LA PROVINCIA DE ISLAY Y RECHAZA LA GRAVE AGRESIÓN QUE VIENE SUFRIENDO, COMO CAUSA DEL CONFLICTO SOCIAL GENERADO A RAÍZ DEL PROYECTO MINERO TÍA MARÍA, CON LAMENTABLES PÉRDIDAS DE VIDAS HUMANAS Y HERIDOS CIVILES Y POLICIALES.

2º DEPLORA QUE A PESAR DE LOS ESFUERZOS DESARROLLADOS, SIN RESULTADOS, POR ENCONTRAR SOLUCIONES SOBRE LA BASE DEL DIÁLOGO AL CONFLICTO SOCIAL GENERADO, ESTE VIENE PRODUCIENDO LA PÉRDIDA DE VIDAS HUMANAS. DEL MISMO MODO, RECHAZA ACCIONES DE VANDALISMO Y SAQUEO DE LA PROPIEDAD PÚBLICA Y PRIVADA, COMO EL SUFRIDO POR EL CONSEJERO REGIONAL HERNÁN GUTIERREZ.

3º ASUME EL RIESGO DE SER ACUSADO, SIN FUNDAMENTO, DE SER ENEMIGO DE LA INVERSIÓN PRIVADA Y ES CONCIENTE DE LAS IMPLICANCIAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS QUE ELLO SUPONE. SIN EMBARGO, CONSIDERA NECESARIO ESTABLECER QUE, POR ENCIMA DE LOS BENEFICIOS ECONÓMICOS DE LA INVERSIÓN PRIVADA, SE ENCUENTRA EL VALOR SUPERIOR DE LA VIDA DE LAS PERSONAS, COMO FIN SUPREMO DE NUESTRA CONDICION HUMANA Y DEL ESTADO. EN NINGÚN CASO PUEDEN PRIORIZARSE TALES BENEFICIOS ECONÓMICOS POR ENCIMA DE LA VIDA DE LAS PERSONAS.

4º EN CONSECUENCIA, EL GOBIERNO NACIONAL DEBE CANCELAR DEFINITIVAMENTE EL PROYECTO MINERO TÍA MARÍA Y DISPONER EL RETIRO DE LA EMPRESA SOUTHERN PERÚ DE LA PROVINCIA DE ISLAY. LA PROPIA EMPRESA DEBIERA TOMAR ESTA INICIATIVA. TALES MEDIDAS SON LAS ÚNICAS QUE PUEDEN GARANTIZAR EL RESTABLECIMIENTO DEL CLIMA DE PAZ Y ENTENDIMIENTO QUE EL PAÍS NECESITA EN MOMENTOS QUE ESTÁ EN JUEGO SU DESTINO DEMOCRÁTICO.

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO REGIONAL DE AREQUIPA INVITA AL PUEBLO AREQUIPEÑO – DE LA REGIÓN AREQUIPA – A RESPALDAR ESTA EXIGENCIA EN DEFENSA DE LA VIDA Y DE LA DEMOCRACIA.

AREQUIPA, 2011 ABRIL 07

jueves, 7 de abril de 2011

Documental Presunto Culpable

Presunto culpable es un largometraje documental llevado a cabo en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México y en los Tribunales de Justicia, que narra la historia de José Antonio Zuñiga y su lucha en contra del Sistema Penal y Judicial mexicano, siendo acusado sin una sola prueba contundente, y condenado a 20 años de prisión. Dos jóvenes abogados decidieron pelear el caso y fue así como comenzó una lucha heroica, sin precedentes en México, por la libertad.

Sin duda se trata de una historia muy recurrente en gran parte de la región latinoamericana, los invito a ver este documental: