martes, 11 de enero de 2011

Las ciencias sociales deben atender los problemas de la convivencia humana: FLACSO

Las ciencias sociales deben atender los problemas de la convivencia humana: Flacso

Francisco Valdez Ugalde, director general de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, asegura que la institución está enfocada en la investigación de alto rendimiento, que puede impactar en los problemas más apremiantes de la sociedad.

Carlos Reyes
cra19762003@yahoo.com.mx
Entrevistas

ENFRENTAR el espacio que ocupa, como una institución preponderante y de alto rendimiento, en el entorno académico nacional es un objetivo que la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) tiene muy claro.

Una plantilla docente del más alto nivel y una comunidad estudiantil de posgrado, que ha sido sujeta a los estándares y exigencias de calidad más elevados, son sólo parte de ese respaldo que la Facultad tiene para hacer frente al quehacer social.

Se trata de una institución que impulsa la diversidad entre sus estudiantes y sus investigadores, que ha madurado sobremanera en los últimos años y ha logrado un crecimiento gracias al esfuerzo continuo de todos los elementos que la conforman.

Para su director general, Francisco Valdez Ugalde, Flacso es un centro cuya labor se enfoca en la investigación de frontera y en aquellos ámbitos en los cuales las ciencias sociales puedan ser de utilidad a una sociedad que se debe acercar cada vez más a este sector.

Es aquí donde ubica uno de los aspectos a cuidar en los años por venir: contar con una proyección más sólida hacia la opinión pública, contribuir a romper ese sesgo que no concibe a las ciencias sociales como parte del acontecer científico y se les ubica por debajo de las ciencias exactas.

En entrevista con Campus, Valdez Ugalde también habla de sus planes y proyectos como encargado de la Flacso. Tiene el firme convencimiento de trabajar para que la Facultad extienda su oferta educativa y suba a lo que el llama “la nube cibernética” para que esté interconectada con las nuevas tecnologías y ofrezca servicios mucho más modernos, acorde con los nuevos instrumentos cibernéticos que se han insertado en la enseñanza y en el conocimiento.

Incluso, en sus oficinas de la Flacso, se da tiempo para aspirar a lo que sería una visión idónea: que la Facultad tuviera instalaciones en otras ciudades del país y con ello se pudiera expandir la investigación que ahí se desarrolla y que hoy da pie a la publicación de decenas de materiales muy útiles en el campo de las ciencias sociales.

Sabe que su periodo al frente de la Facultad es corto para ver cumplidas estas metas a largo plazo, sobre todo porque requieren de una inyección considerable de recursos, los cuales no han estado acordes con las implicaciones y la importancia que debiera tener esta rama del conocimiento.

Las ciencias sociales han restringido su actividad en los últimos años y en ese escenario Flacso tiene que mantenerse como un referente. Su director general lo asume así y afirma que la Facultad trabajará en ese camino.

El entorno de la facultad

A decir de Francisco Valdez Ugalde, Director general de la Flacso, se trata de una institución con un prestigio consolidado a nivel internacional, cuyo principal objetivo es formar científicos del más alto nivel y generar investigación en ciencias sociales de trascendencia e impacto.

Explica que Flacso México es parte de un proyecto continental, el cual arrancó cuando se fundó la primer sede académica en 1957, en Santiago de Chile, y posteriormente, en los años 70 se fundaron tres sedes más: Argentina, Ecuador y México. Actualmente Flacso cuenta con 12 unidades académicas en igual número de países. En todas ellas se oferta formación de posgrado, tal y como lo establecen los estatutos que le dieron vida a la facultad.

En el caso de Flacso México, su planta docente está conformada por 38 investigadores, quienes son los encargados de impartir los distintos programas que se ofrecen en la sede, organizados en 12 líneas de investigación. Actualmente se imparten tres maestrías: una en Población, otra en Ciencias Sociales, y una más en Gobierno y Asuntos Públicos, así como un doctorado en Ciencias Sociales.

Además hay otros programas semi presenciales como la maestría en Derechos Humanos y otra en Políticas Públicas Comparadas, así como otras actividades de menor alcance como los diplomados en Gestión del Medio Ambiente y varias especialidades en materia educativa.

Con esas cartas, la Flacso asume que el papel de las ciencias sociales se ha mantenido a lo largo de muchos años, desde el momento en que se desprenden de la filosofía y van siendo cada vez más específicas en su objeto de estudio.

Sin embargo, comenta el director general, quien es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), que “han cambiado los paradigmas con los que estudian las distintas disciplinas, así como el talante de los investigadores en torno a lo que debe ser el quehacer social, en este momento estamos en una época en la que este quehacer de las ciencias sociales busca explicar fenómenos complejos y concretos de la sociedad”.

En ese contexto, en el cual es necesario que el conocimiento generado por las ciencias sociales contribuya a la solución de esas inquietudes sociales, Flacso es una institución donde se enseña y se trabaja en una investigación que se aboque a ello.

“La institución es muy exigente y por esa razón pedimos que los estudiantes se dediquen completamente a sus estudios, a sus investigaciones, por eso el ingreso también es muy riguroso, se pone énfasis en la diversidad de los estudiantes, tenemos un porcentaje de alumnos no mexicanos cercano a 40 por ciento; lo mismo ocurre con la planta de profesores, cerca de 50 por ciento se trata de científicos sociales de América Latina”, comenta.

Por eso Valdez Ugalde habla de mantener la excelencia a través del esfuerzo constante, que tiene que ver, en primera instancia, con el rigor con el cual los investigadores plantean sus trabajos, con el hecho de que éstos tienen un elevado contacto con la comunidad científica internacional, y que publican en revistas y libros de la más alta calidad.

“Todas las materias que se imparten en Flacso, todos los programas que se imparten en la institución pasan por comités, son revisados y aprobados por éstos antes de ser impartidas; la exigencia es muy fuerte, en el caso de los alumnos también, cada trimestre tienen que demostrar un alto rendimiento”, puntualiza.

En la actualidad, añade el director general de la Facultad, la institución ha consolidado su planta académica, ha fortalecido sus actividades centrales cualitativa y cuantitativamente, lo cual es atribuido a cada uno de los que integran la Flacso, pero también a quienes han dirigido con anterioridad la institución.

Pero sobre todo, considera el también investigador, por el esfuerzo continuo y permanente de llevar a la institución al mejor nivel posible. Y hacia allá apunta su plan de trabajo al frente de la facultad.

Las líneas de trabajo

Al hablar de su plan de trabajo como director general de la Facultad, Valdez Ugalde comenta que se enfoca en varias áreas en las cuales considera que la Flacso debe redoblar los esfuerzos realizados hasta ahora, como es el caso de la formación docente, donde el énfasis estará en que los programas de formación obtengan los reconocimientos nacionales e internacionales más destacados.

“Desde el punto de vista de la evaluación de sus contenidos, de sus resultados y de su dinámica, hay que llevar todos los programas a nivel internacional, ubicarlos en el Padrón de Excelencia del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, es una de nuestras prioridades”, explica.

En el caso de la formación de los estudiantes, el director general de la Facultad señala que se busca trabajar en un reclutamiento de primer nivel con la idea de que surjan, tanto en maestría como en doctorado, trabajos de tesis de nivel internacional, que impacten en el conocimiento, en concursos y premios.

“En el plano de la investigación, mi énfasis está puesto en que las líneas de investigación sean de frontera, creo que todos están trabajando en proyectos de investigación de relevancia, generando resultados relevantes y el resultado evaluativo sigue siendo un indicador de que la institución tiene un buen nivel académico.

“Me interesa mucho la proyección de lo que se hace en Flacso hacia el público en general, hacia las instituciones, tenemos muchas cosas qué decir, hay mucha materia para hablar y aunque somos conocidos en la comunidad científica nacional e internacional, no siempre nos permite distinguirnos entre otras instituciones de mayor peso o tradición en México”, comenta.

Por ello, Valdez Ugalde, quien es maestro en Ciencias Sociales por la propia Flacso, adelanta que la Flacso buscará una inmersión más decidida en las nuevas tecnologías de la información, tales como al acceso a libros y artículos electrónicos, la proyección de la docencia y la oferta educativa a través de las nuevas herramientas del conocimiento.

“Estamos promoviendo una modernización de los recursos bibliográficos, aquí todavía podemos hacer esfuerzos adicionales para mejorar nuestro stock bibliográfico, incrementar nuestra capacidad de publicación no sólo a partir de los métodos tradicionales, sino por medios electrónicos, ya estamos explorando este camino de manera muy concreta”, considera.

En ese orden, señala que la Flacso tendrá que avanzar en su consolidación y subirse “en la nube cibernética”, que pueda estar inserta en el conocimiento abierto, en la enseñanza con nuevas tecnologías, en métodos nuevos de investigación.

Hay que continuar, dice, en la inserción de estas tecnologías para que el conocimiento generado por la planta docente y los egresados de la Facultad se pueda intercambiar de manera más eficaz con otras instituciones de educación superior y posgrado del país y de la región, e incluso llegar hacia la sociedad en general que desee tener acceso a estas investigaciones.

“Me gustaría avanzar en una interconexión también con el resto de las Flacso, en materia de intercambio académico, estudiantil, somos diez unidades académicas y tenemos programas doctorales y de maestría, que los estudiantes vayan y vengan a tomar cursos, esto se puede dar a través de la educación a distancia, no es necesario estar en el lugar en el que se enseña, en eso queremos avanzar, en un esquema más flexible de generación y difusión del conocimiento”, enfatiza Valdez Ugalde, quien llegó al cargo en mayo de este año, luego de que la Asamblea de la institución así lo dictaminara.

Al mismo tiempo, apunta, uno de los objetivos es que la producción editorial de la Facultad, en las principales líneas de investigación, como sociología y ciencia política, sea un referente para otros investigadores e instituciones en el país y en Latinoamérica.

Actualmente, las líneas de investigación que cubre Flacso son Decisiones y evaluación de programas de gobierno; Discurso e identidades en América Latina y el Caribe; Educación, políticas públicas y mundo del trabajo; Estado de derecho, derechos humanos y democracia; Familia, género, grupos de edad, salud; Instituciones, políticas públicas y acción colectiva; Integración y dinámica socio-económica latinoamericana; Población, medio ambiente, migración; Procesos políticos, representación y democracia; Reformas institucionales, políticas públicas de trabajo y bienestar; Sociedad civil, diversidad y multiculturalismo en América Latina y el Caribe; y Sociedad del conocimiento, innovación, redes.

En todas ellas, dice el director general de la Flacso, la Facultad debe incidir en la vida académica, educativa y social del país.

La labor de las ciencias sociales

Para el doctor en Ciencia Política por la UNAM, las ciencias sociales en el país se enfrentan a un sesgo que viene de la opinión más extendida y menos conocedora de la realidad de la ciencia, el cual relaciona y limita el quehacer científico a las ciencias duras y se olvida de que las ciencias sociales también forman parte de ese entorno.

“Incluso algunos científicos suelen caer en esa falsa concepción, de que la ciencia de la sociedad no es tal, cuando en realidad hablamos del conocimiento científico; es una visión limitada de la ciencia, es una idea de historieta, pensar en el científico sólo porque está en un laboratorio, es una visión generalizada en el mundo, donde las ciencias sociales son inferiores porque se cree que tienen un rigor metodológico menos exigente que el de las ciencias de la naturaleza”, explica.

Una visión que va acompañada de un enfoque que ha centrado buena parte del desarrollo científico en las ciencias de la naturaleza, lo cual impacta en la asignación de presupuestos y en las inversiones que se hacen para fomentar la investigación en el país y a nivel mundial.

“Y la razón es muy simple: vivimos en una sociedad que todavía está más preocupada en resolver sus problemas materiales que en entenderse a sí misma, una sociedad en la que la técnica es mas importante para producir, para generar riqueza, que para la solución y entendimiento de los problemas que afectan a la convivencia humana y a eso se dedican las ciencias sociales, a un aspecto que históricamente ha sido menos favorecido”, sostiene el investigador.

Por ello la labor de Flacso cobra mayor relevancia porque se trata de una institución con 35 años de trayectoria en la generación del conocimiento, con un impacto en universidades de América Latina y del país, en la enseñanza, lo cual le ha dado un sello que ya es muy característico.

Ahora, dice Valdez Ugalde, quien es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Organización Americana de Historiadores, es momento de pensar en expandir la oferta de posgrados a través de otras unidades en otras ciudades del país.

“Es otra aspiración que está pendiente, pero está más allá de un plan de trabajo porque es a largo plazo y se requiere de recursos y decisiones que no dependen de la sede académica; por eso uno de los pendientes de la Flacso buscar mayores recursos para el desarrollo de investigaciones de alto impacto.

“No es lo mismo un estudio de gabinete sobre política pública, sistemas políticos o movimientos sociales, que se haga con fuentes secundarias, que un estudio comparado sobre derechos humanos con datos primarios, donde se requiere viajar, conseguir información, hacer encuestas, entrevistas, son actividades que requieren de recursos”, explica.

De ahí que un incremento en los ingresos puede ayudar a que la contribución de la Flacso, en la generación del conocimiento y el entendimiento de la realidad, pueda ser mucho mayor al que actualmente tiene.

“En las últimas décadas, las ciencias sociales han visto restringido su crecimiento de manera importante por las reducciones presupuestales, por las crisis económicas y porque, obviamente, entre más fuerte es la necesidad las prioridades cambian, y hay actividades que a veces se consideran erróneamente accesorias porque no van directamente al bolsillo o al estómago.

“El beneficio de las ciencias sociales en la sociedad será mucho más elevado en la medida en que se asignen recursos mayores; no existe la suficiente masa crítica de investigadores dedicados a las ciencias sociales que pueden anticiparse a problemas como la migración, la violencia, la trata de personas, la delincuencia, en fin, eso tiene que ver en cómo una sociedad invierte o no sus recursos”, finaliza.

Fuente: Campus Milenio

No hay comentarios.: