jueves, 16 de septiembre de 2010

Impuesto a las ganancias extraordinarias

Es necesario un impuesto a las ganancias extraordinarias

Justicia. Catedrático de la universidad de harvard destaca su importancia. Daniel Schidlowsky advierte que el Perú no logrará un crecimiento sostenible en el tiempo, si no hay un rediseño del esquema tributario en el sector minero.

Omar Mariluz.

El Perú es el país de las desigualdades y por ahora no pretende dejar de serlo. La fabulosa rentabilidad que tienen las empresas mineras en los últimos años no se ha reflejado en una mayor recaudación para el Perú y cada vez son más fuertes las voces que plantean aplicar un impuesto extraordinario.

Una de ellas es la del catedrático de la Universidad Harvard, el peruano Daniel Schidlowsky, quien advierte que el Perú no logrará un crecimiento sostenible en el tiempo, mientras no haya una redistribución eficiente y justa de las sobreganancias del sector minero.

Solo crecen las empresas

A todas luces, el crecimiento de las empresas no repercutió en una mejora de las condiciones de vida de la población. El analista explicó que si la distribución de los ingresos es ineficiente, generará malestar en la ciudadanía y, por consecuencia, no habrá paz social ni tranquilidad empresarial.

La cifras hablan por sí solas. Pese a que el 2009 fue un año en el que golpeó por la crisis externa, la rentabilidad de las compañías mineras peruanas se mantuvo por encima del 30%, mientras que la rentabilidad en el resto de empresas solo llegó a 15.8%, según un estudio de la Escuela de Gestión y Economía (Gerens).

Sobre este punto, Schidlowsky asegura que a mayor rentabilidad de las mineras debería haber mayor participación del Estado, en la medida que las ganancias extraordinarias son producto de factores externos ( incremento del precios de los metales) y no de una mejora en la producción.

“El precio de los minerales fluctúa no por razón de la producción, sino por la demanda y se generan niveles de utilidad que no eran previstos en los planes de inversión, entonces la fórmula que se está poniendo de moda es que cuando los precios están altos hay un tributo adicional a fin de que los países participen de esa bonanza”, comentó el también ex director del Banco Central de Reserva del Perú (BCR).

Varios ejemplos a seguir

El economista de Harvard se encuentra lejos de un pensamiento radical y antiempresarial y más bien recuerda que en países liberales como Australia, Canadá y Chile ya se introdujo un mecanismo para gravar las ganancias extraordinarias de las empresas extractivas.

En el Perú ya existe un proyecto de ley en el Congreso de la República para gravar las sobreganancias mineras con una tasa de Impuesto a la Renta de 50% cuando los precios de los minerales superen el promedio obtenido en los últimos diez años.

Si se analiza las utilidades de las compañías mineras y la evolución de los precios de los metales entre el 2005 y el 2009, el proyecto señala que el Estado hubiera recaudado US$ 4,900 millones solo en impuestos extraordinarios, de haberse aplicado la mencionada ley.

Ya han pasado cinco años, y a pesar de las críticas, el actual gobierno prefiere mantener esta incongruencia tributaria.

PNUD a favor de gravar ganancias

1] El PNUD también recomienda aplicar un impuesto a las sobreganancias. Un reciente informe refiere que la recaudación en países de la región representa el 17% del PBI de un país, mientras que en los países desarrollados es 36%.

2] Schidlowsky dio ayer una conferencia magistral sobre el tema: “Sostenibilidad del crecimiento de la economía peruana”. También participaron los economistas Óscar Dancourt, Gonzalo García N., entre otros. Lo organizó la Facultad de Economía de la UNMSM y se realizó en la Casona.

Cifras

2,482 millones de US$ fueron las utilidades netas de las mineras el primer semestre 2010.
1,547 millones de US$ fueron sus utilidades netas en el primer semestre del 2009.

Fuente: La República

No hay comentarios.: