domingo, 1 de noviembre de 2009

Marco Arana: Precandidato presidencial que da mucho que hablar

El “cuco” arana

Antes de partir a Europa, donde permanecerá un mes participando en conferencias y seminarios sobre medio ambiente, el sacerdote Marco Arana habló con Domingo de sus proyecciones políticas. Sabe que se ha metido en un terreno enrarecido y cargado de enconos; los primeros golpes bajos los recibió esta semana. Le queda claro que hay sectores empeñados en demoler su imagen antes de que arranque la campaña.

Por: Raúl Mendoza

Si bien Marco Arana, líder del movimiento Tierra y Libertad, todavía no tiene un lugar expectante en las encuestas, lo que sí ha logrado es presencia mediática. En los últimos días ha tenido apariciones en radio y televisión, se le ve más a menudo en los diarios y varios analistas lo ubican en el grupo de posibles “outsiders” en la carrera a Palacio el 2011. El día que conversamos con él para esta nota recibió varios pedidos de entrevista en menos de una hora. Y ahora cualquier candidato con aspiraciones presidenciales tiene una opinión sobre Arana o es interrogado acerca de él. Claro que esta exposición, por lo menos en la última semana, ha estado signada por un maleteo infernal en su contra, una suerte de operativo de demolición que busca ametrallar su candidatura antes de que siquiera despegue.

¿Qué tiene Arana que convoca tanta atención? ¿Por qué recibe tanto golpe desde la izquierda y la derecha? Más allá de su conocida militancia ambientalista, su candidatura inquieta a los empresarios que ven en él a un eventual estatista y también a sectores humalistas que lo ven como el factor que dispersará el voto de la izquierda.

El golpe más fuerte le cayó esta semana desde la otra orilla: un diario lo puso en su portada al lado de la cabecilla senderista Elena Iparraguirre solo porque esta dijo que le agradaría “converger” con él. Nadie es responsable de lo que otros digan sobre uno. Resultaba evidente la intención de convertir al padre Arana en un ‘cuco’ extremista. “Es una campaña sucia”, dijo él.

Pedro Francke, miembro del comité político de Tierra y Libertad, cree que la derecha empresarial intenta cerrarle el paso a una candidatura con ideas claras sobre redistribución del crecimiento. Y hace el deslinde: “Creemos que Abimael Guzmán, Elena Iparraguirre o Alberto Fujimori deben cumplir toda su condena, que es muy larga. No puede haber ningún acercamiento con ellos”.

Hombre en campaña

Marco Arana está en campaña y está consciente de que más adelante los golpes pueden ser mucho más arteros. “Eso puede pasar. Hay que llegar con humildad, sabiendo que expresamos la causa de vastos sectores. La democracia es deslindar con aquellos que piensan que un método de acción es la violencia. Los años 80 lo dejaron claro. Y también deslindamos con las prácticas políticas autoritarias de izquierda y de derecha”, dice. Además aclara un punto que lo hace blanco de las iras empresariales y el oficialismo: “No estoy en contra de la inversión minera. Estoy a favor de que la minería trabaje con estándares de calidad que no afecten el ecosistema ni las tierras de las comunidades”.

No obstante estas palabras, del centro a la derecha muy pocos lo ven con buenos ojos. Su activismo ambientalista en Cajamarca y su mediación en conflictos sociales es algo imperdonable para algunos que lo llaman ‘cura rojo’. Muchos quieren ver en su propuesta un acercamiento con el modelo chavista o, sin ir tan lejos, con el modelo velasquista. Incluso lo acusan de beneficiarse de su lucha contra las mineras porque dirigió una ONG ambientalista. Esos son los temas que a medida que se acerque el 2011, si es que crece o no en las encuestas, empezarán a enrostrarle, a sacarle en los medios.

En cuanto a su ubicación y perfil políticos, al padre Arana no le gusta el término “outsider” porque, según dice, tiene “una trayectoria de muchos años”. Para Luis Benavente, analista político y responsable de los sondeos de la Universidad de Lima, Arana tiene a su favor el estar ubicado en la centro izquierda o izquierda moderada, y ese espacio político no está poblado de candidaturas. “Es un terreno fértil para avanzar”, dice. Por ahora Arana recorre el país y recibe de 15 a 20 pedidos de adhesión de colectivos cada semana.

Ese interés que convoca también está basado en que su agenda está en el centro del debate nacional: la defensa del medio ambiente, la gestión del agua, la regulación de actividades contaminantes como la minería, el desarrollo sostenible. Por eso recibe invitaciones de todas partes del país y acude ahí donde lo llaman. “A diferencia de otros candidatos que van a la caza de votos, nosotros vamos a donde nos esperan”, cuenta. Su agenda está copada hasta el próximo año.

¿Candidato verde?

En abril del próximo año, en el Congreso Nacional de Tierra y Libertad, se decidirá la candidatura de Marco Arana. Es decir, se oficializará. Para entonces también estará maduro su plan de gobierno. ¿Cuál es la base social de Tierra y Libertad? Según dice Arana, la conforman agricultores, ganaderos, pequeños empresarios, comunidades, federaciones rurales, universitarios, líderes locales y regionales. También se han acercado movimientos evangélicos y militantes de base de otros partidos. “Hay muchos jóvenes”, explica.

A Marco Arana le han preguntado si Tierra y Libertad es el primer “partido verde” de la historia peruana. No lo es porque la agenda social del país exige abrir el abanico de problemas a resolver, pero su organización sí es la más verde que hay. Tienen figuras vinculadas al tema medioambiental como José de Echave o María Elena Foronda, ganadora de varios premios internacionales. En tiempos de calentamiento global y guerras por el agua, Arana es de los primeros en poner la lupa en esos temas. Incluso ha sido declarado Héroe Ambiental 2009 por la revista “Time” hace poco.

En esa línea, en un par de semanas iniciará un periplo por Europa para conectarse con activistas de ese lado del mundo. En Alemania se entrevistará con parlamentarios verdes para analizar políticas ecológicas; en Bélgica participará en eventos académicos; en Inglaterra dictará una conferencia en Oxford organizada por activistas ambientalistas. “Termino en las universidades de La Haya y de Amsterdan, en un intercambio académico con expertos en medioambiente”, explica. Será un mes de recorrido y después volverá a la campaña. “Hace falta verlo más, escucharlo hablar, conocer a su equipo. Esto recién comienza”, dice Luis Benavente, de la Universidad de Lima. Sobre la eventual guerra sucia contra Arana, el analista tiene un recuerdo de la anterior elección: “A veces los ataques a un candidato no lo desinflan, sino que lo victimizan y lo hacen crecer”. Que lo tengan presente los detractores que le han salido al frente en los últimos días.

Lo que dice de…

Susana Villarán

Con Susana tenemos coincidencias en el tema de derechos humanos y en la descentralización que su partido impulsa. Pero tenemos una mirada distinta sobre el proceso de alianzas necesarias para el país. Yo no me aliaría con Yehude Simon, por ejemplo.

Yehude Simon

Yehude tiene un pasado radical sobre el que dice que no participó y luego generó un cambio expectante (como presidente regional). Pero terminó impulsando y defendiendo a ultranza el modelo económico y el estilo soberbio, autoritario, del gobierno aprista, con leyes que criminalizan la protesta.

Ollanta Humala

Es importante decantar con formas autoritarias que están presentes en la estructura de los partidos. Cuando uno habla de este tema, muchos cuestionan el estilo de Ollanta Humala. Pero también hay que decir que no ha habido alguien más autoritario que Fujimori y Alan García en los últimos 20 años.

Antonio Brack

El ministro Brack declara que es imposible que el Ministerio del Ambiente apruebe estudios de impacto ambiental. Debe ser el único ministro del Ambiente del mundo que renuncia a tener competencia y autoridad sobre los EIA, cuando la minería es una de las actividades que más daño genera en los ecosistemas y el agua.

Fuente: Revista Domingo

No hay comentarios.: