martes, 14 de octubre de 2008

¿Justica para con Jorge del Castillo?

En la perspectiva de dar cabida a diversos puntos de vista, sea que los compartamos o discrepemos, pero asumiendo como principios fundamentales de la democracia moderna la diversidad y pluralidad de pensamientos y que este blog los asume, transcribo literalmente la editorial del diario El Pueblo en torno al desempeño del renunciante Premier Jorge del Castillo. En lo personal reconocemos que Jorge del Castillo hizo gala de sus dotes "bomberiles", sin embargo en relación con la solución de las demandas sociales, aquellas habilidades resultaron insuficientes. Y ustedes conciudadanos y conciudadanas ¿qué opinan?:

Editorial (diario El Pueblo, martes 14 de octubre)

LO JUSTO PARA CON JORGE DEL CASTILLO

Es necesario hacer justicia al renunciante presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo y reconocer afanes de concertación y deferente atención a problemas sociales surgidos durante su gestión, de un poco más de dos años, como colaborador inmediato y parachoques eficaz del presidente Alan García.

Cuando las papas quemaban, aparecía Del Castillo, en unos casos en Lima y en otros en el lugar de los hechos, para calmar ánimos exaltados, buscar soluciones y asumir compromisos que le creaban otros frentes, especialmente en el Ministerio de Economía, por las obligaciones que se derivaban al encontrar y devolver tranquilidad social en relación a problemas surgidos.

En el caso particular de Arequipa, hay que reconocer que Del Castillo ha sido el hombre del gobierno mejor dispuesto y permeable a recoger las incomodidades que suponían nuevas postergaciones y abandonos hacia la región.

Su presencia y acción sustituyó ausencias notorias de ministros de Estado responsables de áreas específicas que aquí no venían y hasta se mostraban poco afanosos en escuchar y en atender los reclamos provincianos.

Pecaríamos, los arequipeños en general, de desagradecidos sino no pusieramos puntos sobre íes hacia quien ha visto interrumpido abruptamente, y por razones políticas y esclarecimientos necesarios, su quehacer al frente del gabinete.

Podemos estimar que fue una excepción ventajosa para Arequipa en el trabajo de servirnos, contrariando criterios centralistas e incluso políticas partidaristas. Ahora, cuando está fuera de gobierno, esta mención no puede ser estimada como otra cosa que un acto de justicia para quien con su trabajo evitó problemas más graves para nuestra tierra y mantuvo respeto y consideración para con la región y las municipalidades arequipeñas.

El cumplimiento del deber, no debe ser objeto de medallas ni de diplomas. Pero tampoco deberá responderse a virtud manifiesta con ingratitudes.

Jorge del Castillo, pasa a la historia como un Presidente de Consejo de Ministros que sí respetó e hizo por Arequipa.

Fuente: http://www.elpueblo.com.pe/

No hay comentarios.: