sábado, 21 de junio de 2008

Presupuesto participativo no traba las inversiones

MCLCP presentó informe sobre ejecución de PP 2007
19/06/2008

La Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP) presentó el estudio que analizó en que medida los gobiernos regionales ejecutaron los proyectos aprobados en el Presupuesto Participativo 2007, en el documento se concluye que el valor promedio de las obras es igual al de los proyectos del gobierno. El documento será publicado la próxima semana.

Los resultados del informe evidencian que la democracia participativa sí funciona ya que el PP no traba las inversiones y rebate los argumentos que señalan que este sistema atomiza la inversión porque el dinero se utiliza en obras pequeñas y no de gran impacto.

El documento fue sistematizado por Edgardo Cruzado Silveri, quien analizó los compromisos de ejecución de obras concertadas con la población de 25 regiones, la única excepción es Lima Metropolitana en donde no se ejecuta este sistema de democracia participativa.

Hay que recordar que las obras concertadas en los procesos participativos 2006 son las que se ejecutan en el 2007, y que éste es el segundo informe de seguimiento al cumplimiento del PP que realiza la MCLCP en el marco de su labor de seguimiento a estos procesos.

Cruzado precisa que el valor promedio de las obras del PP de 550,000 mientras que las obras del presupuesto corriente fue de 500,000 y resaltó que el sistema obliga a demostrar el impacto de las obras lo cuál descarta obras sin sustento técnico.

Entre los datos que se presentan el documento se detalla que el gobierno regional que cumplió con mayor eficacia el PP fue Lambayeque, que el año pasado ejecuto todos los proyectos priorizados por la población en el 2006, un total de 37 obras.

En el otro extremo, Tacna es el gobierno regional que tiene el menor nivel de cumplimiento porque ejecutó apenas dos proyectos de los 80 que fueron considerados como prioritarios por la población.

En tanto, el gobierno regional de Ancash fue el que numéricamente más obras presentadas ejecuto –un total de 142—pero este número representa sólo el 16% del total de los 912 proyectos considerados en su PP.

El texto completo de este documento será publicado en los próximos días, agregándole un capitulo de recomendaciones y al que se le adjuntará la base de datos recogida por Cruzado en las 25 regiones del país.

Este es el segundo informe de seguimiento a la ejecución del Presupuesto Participativo, el año pasado la MCLCP publicó su primer informe nacional de seguimiento de ámbito nacional y esta es la primera vez que se realiza un seguimiento región por región.

Fuente: http://www.mesadeconcertacion.org.pe/noticias.php?action=mostrar&id=760&d=1

miércoles, 18 de junio de 2008

Canon: no sólo apagar el fuego

Canon: no solo apagar el fuego
Humberto Campodónico.

En un gobierno centralista como el peruano, las provincias siempre fueron la última rueda del coche. Todos los años, en la época de formulación del Presupuesto, los representantes de los departamentos venían a Lima a pelear con el Ministerio de Economía los fondos de inversión para una obra pública, una escuela, un hospital, una carretera, una irrigación. En este juego las cartas se distribuían según la pertenencia al partido de gobierno, el peso de determinada provincia, la amplitud de las súplicas (los memoriales) o, también, el lugar de nacimiento del Presidente (Odría y Tarma). Toledo y Cabana.

En 1976, el pueblo loretano quiebra esta "tradición" al obtener que el 10% del valor de la producción de petróleo se aplique directamente al desarrollo socioeconómico del departamento (DL 21678), quebrando "el poder" del MEF. Piura obtiene su canon en 1983 (Ley 23630), después de grandes movilizaciones. En 1991, la minería también obtiene el canon (DL 704), que en este caso es el 20 % del impuesto a la renta que pagan las empresas (luego se eleva al 50%). Como se ve, hay diferencias entre la fuente del canon petrolero y el minero.

No hay duda del carácter progresivo del canon pues avanza hacia la descentralización fiscal, que consiste en que las Regiones tengan ingresos directos (del impuesto a la renta, del IGV y del Selectivo al consumo), de acuerdo a asunción de competencias, delegación de funciones, transparencia y equidad. Pero es solo un avance, porque hasta hoy no existe la descentralización fiscal.

Hay una limitación, sin embargo: el canon solo se le da a los departamentos donde está ubicado el recurso natural (Art. 121 de la Constitución de 1979 y Art. 77 de la de 1993), no recibiendo nada los demás, rompiéndose el concepto de república unitaria. En Colombia, por ejemplo, del 100% de las regalías petroleras, el 70% va a los departamentos donde se produce el recurso, mientras el 30% restante va a los departamentos no productores.

En los últimos años, la enorme alza de los precios internacionales del petróleo y los minerales ha redundado en un gran aumento del canon petrolero y minero. Así, por ejemplo, en el 2007 solo 7 Regiones (departamentos) concentraron el 80% del canon minero de S/. 5,150 millones. Esto ha agudizado la desigualdad en la distribución de recursos entre Regiones y, también, entre los municipios de una misma Región.

A su vez, buena parte de los ingresos por canon no han podido gastarse, por varias razones. En parte porque la capacidad de diseño y ejecución de programas de inversión se vio mermada por las políticas neoliberales de reducción del aparato del Estado (incluido el gobierno central). En parte, también, porque los cuantiosos montos de utilidades de las empresas -que han llegado de golpe- exceden las capacidades de los gobiernos regionales y los municipios (y, ojo, también, del propio gobierno central).

La cuestión de fondo es que el enorme aumento del canon podría desvirtuar su carácter progresivo inicial, complicando el proceso de descentralización. Así, las regiones productoras no quieren integrarse con otras para no perder el canon. En el caso actual, los mecanismos de repartición de la producción de Southern, determinaron el aumento del canon para Tacna en detrimento de Moquegua, lo que ha movilizado a su población para recibir "lo que le corresponde".

Ha habido también inacción del MEF, que no reaccionó a tiempo para conversar sobre nuevas reglas de juego, pues solo le preocupan "las inversiones". Tampoco se planteó el impuesto a las sobreganancias mineras y petroleras, lo que hubiera aumentado los recursos fiscales y destinarlos, entre otros fines, a un fondo de compensación para las regiones no productoras de recursos naturales. Y no se avanzó en la descentralización fiscal (que incluye la reforma del canon, lo que ya está planteado en el Congreso) para tener una repartición más justas de los recursos de la Nación.

Finalmente, no solo se trata de apagar el fuego ni de restaurar el "principio de autoridad". No solo se trata de crecer, sino de "crecer redistribuyendo", poniendo el péndulo al medio en las relaciones entre mercado y Estado. Si desde el Ejecutivo no se avanza en la reducción de las desigualdades –más bien, se deja que se profundicen al ritmo del libre mercado del perro del hortelano–, entonces muchos pensarán que ellos tampoco tienen por qué hacerlo.

Fuente: http://www.larepublica.com.pe/content/view/226993/559/

viernes, 13 de junio de 2008

Impuesto a las sobreganancias en Estados Unidos y Perú

¿Y si aplican impuesto a petroleras?

Alto precio del crudo genera extraordinarias ganancias a las empresas. Barack Obama, Hillary Clinton Y John McCain coinciden en aplicar un impuesto a las sobreganancias en el cada vez más rico sector petrolero.

Consuelo Medina.

Estados Unidos –considerado el país más rico del mundo– puso nuevamente en debate un tema que en el Perú con solo mencionarlo pone los pelos de punta a empresarios y también a algunos funcionarios: aplicar un impuesto a las extraordinarias ganancias petroleras.

En un contexto en el que se proyecta que a fines del 2008 el barril del crudo rozará los US$ 200, fue el senador demócrata y candidato oficial a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama, quien habló fuerte y claro (el 9 de junio en Carolina del Norte). Inició su campaña con un pedido de nuevos impuestos a las sobreganancias provenientes del petróleo. "Haré que las empresas petroleras como Exxon paguen un impuesto por sus ganancias extraordinarias, y usaré el dinero para ayudar a las familias a pagar el precio cada vez más alto de la energía", dijo.

En algún momento la entonces candidata Hillary Clinton también había deslizado tímidamente esa propuesta. Incluso el candidato republicano a la Casa Blanca, John McC ain, hizo el mismo pedido.

JUGOSAS UTILIDADES

¿Cuál es el argumento para este pedido? Las utilidades netas de las petroleras que operan en Estados Unidos subieron como la espuma en los dos últimos años. Solo en el primer trimestre del 2008 sumaron US$ 36,900 millones (26% más que el 2007). Además hay países como Canadá que imponen el pago de regalías por las ganancias más altas.

Según Aurelio Ochoa, especialista en temas de hidrocarburos, las exorbitantes ganancias petroleras de las que habla Obama no distan mucho de la realidad peruana. Para Ochoa queda claro que las petroleras han visto incrementar espectacularmente sus márgenes de ganancia no gracias a una mayor producción, sino simplemente por los altos precios de este hidrocarburo que "ni ellos mismos esperaban".

Este incremento del precio –asegura– hace que cada día los márgenes de ganancias suban y no tengan una mínima relación con los costos de producción de un barril de petróleo en el mercado nacional que oscila entre US$ 10 y US$ 18.

Teniendo en cuenta que a la fecha (ayer el crudo cerró en US$ 132.37) el barril petróleo está en promedio US$ 100, las productoras estarían metiéndose al bolsillo el 40% del total (descontando regalías e impuestos).

Aunque aclaró que el Perú no es un productor neto de petróleo (también importa), las empresas petroleras producen a la fecha en promedio 107 mil barriles diarios (entre Petrotech, Pluspetrol, Petrobras).

Según el economista Humberto Campodónico lo que sí queda claro es que si en el propio Estados Unidos se plantea poner un impuesto a las "enormes sobreganancias de las petroleras, que incluso han sido calificadas de "obscenas", lo mismo se puede hacer en el Perú.

El especialista recordó que dicho impuesto fue una promesa electoral que fue "traicionada" a sus votantes.

COSTO DE COMBUSTIBLES

Campodónico dijo que esta propuesta debería evaluarse en el Perú teniendo en cuenta que en soles el galón de combustible es más caro en Perú que en EEUU. Allá cuesta en promedio S/. 10, acá unos S/. 14, es decir, 40% más. "A este mayor precio se agrega la diferencia de poder adquisitivo: en el Perú andamos en ingresos anuales cercanos a US$ 4,000 per cápita, mientras que en EEUU la cifra es de US$ 46,000, casi 12 veces más", manifestó.

CLAVES

Especulación. Según los especialistas, teniendo en cuenta que los precios del crudo están subiendo, sobre todo por especulación y la coyuntura política, es difícil que las petroleras hagan esfuerzos para subir su producción.

Golpe a las familias. Para Aurelio Ochoa el incremento de los precios de los combustibles en el mercado interno significa una enorme carga económica sobre todas las familias del país.

INSISTIR EN LA PROPUESTA

1) Según Humberto Campodónico, si bien el Senado de Estados Unidos votó el martes pasado en contra de un nuevo paquete de energía que revocaría descuentos fiscales de US$ 17,000 millones extendidos a las grandes compañías petroleras y aplicaría un impuesto del 25% de las ganancias extraordinarias, el asunto es que "si el país más rico del mundo tiene en su agenda esta propuesta de aplicar un impuesto a las sobreganancias por qué Perú no puede también debatirlo".

2) Los que se oponen a la ley en Estados Unidos son mayormente republicanos, quienes bloquearon un voto clave que hubiera permitido al Senado debatir formalmente el proyecto de ley. Ya la Casa Blanca había amenazado con vetarlo si se aprobaba en el Congreso. Sin embargo, Humberto Campodónico recordó que con un nuevo presidente el panorama cambiaría porque no solo el demócrata Barack Obama planteó un impuesto a las ganancias extraordinarias sino también John McCain, candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos.

miércoles, 4 de junio de 2008

La cuestión de las generaciones

Sucedió. La cuestión de las generaciones
Antonio Zapata.
El concepto original pertenece al filósofo español José Ortega y Gasset. Aparece como idea para referirse a un famoso grupo de edad español: la generación del 98. Ellos eran los hijos de la derrota final del colonialismo español. Ese año, 1898, España cedió sus últimas colonias: Cuba, Puerto Rico y las Filipinas. El impacto de esta pérdida fue inmenso. Por primera vez en cuatro siglos, la península ibérica estaba sola consigo misma. La juventud se conmovió y del drama nacional surgió una generación intelectual de gran calidad. A ella pertenece el mismo Ortega y muchos autores de gran nivel, entre los que destacan Unamuno, Baroja, Valle Inclán y Azorín.
Así, el concepto surge para referirse a un grupo de edad, los jóvenes. Se trata de quienes están cursando la universidad. Corresponde a los años de fin del colegio y el inicio de la libertad para conocer la calle. Se deja atrás el espacio protegido de la familia y se accede a las responsabilidades con la sociedad. En ese momento cristaliza una generación. En segundo lugar, el concepto evoca la influencia de un gran acontecimiento que moldea a todos sus integrantes. No importa tanto la reacción frente al hecho. Puede haber individuos de derecha, centro o izquierda, pero su problemática es común. Comparten una agenda y una sensibilidad. Por ejemplo, la generación de 1968, responde a la influencia mundial de la revuelta de los estudiantes parisinos en mayo del 68. El acontecimiento generador es inmenso y su alcance es internacional.
En el caso peruano, mayo del 68 motivó a la generación del setenta. Ella ha tenido grandes méritos, porque inauguró una forma de pensar que se prolonga hasta hoy. Le correspondió un papel fundacional. Las propuestas contemporáneas sobre ciudadanía, participación, medio ambiente y alivio de la pobreza serían impensables sin sus afanes. Asimismo, fundó diversos tipos de instituciones, que cuarenta años después, siguen en sus manos. Se trata de las ONG y los partidos políticos de izquierda. Las unas continúan operando con altura y respetabilidad y los otros están muy disminuidos. No se trata de instituciones equivalentes salvo por un hecho: desde su conformación hasta hoy permanecen en manos de setenteros.
Pero, ya han venido dos generaciones más. En primer lugar los ochenta, definidos por la guerra interna de Sendero, que por su dramatismo opacó cualquier acontecimiento internacional. Esta es una generación de tránsito, realizó el puente entre los setenta y la generación de Internet. En los ochenta se terminó súbitamente el encanto que la política ejerció sobre el grupo anterior. La guerra de Sendero Luminoso fue atroz y muy cruel, como suelen ser las guerras internas. El efecto fue un masivo retornó a la individualidad, que correspondía bien a eventos internacionales que terminaron esa década con el hundimiento del socialismo real.
Pero casi inmediatamente vino la reforma neoliberal y sus múltiples efectos. Se acabaron los hippies y surgieron los yupies. Asimismo, apareció un nuevo medio de comunicación, que ha atraído millones de usuarios en todo el planeta. La comunicación es otra en la mente de la gente. Inconcebible para alguien de cincuenta años atrás.
Ahora estamos ante el surgimiento de la primera generación que nació cuando Internet ya estaba presente. Ese grupo de edad tiene poder para cambiar las cosas, porque expresa un gran cambio material de alcance mundial. Son más tolerantes: están acostumbrados a la relación virtual con gente muy diversa.
Esta mayor amplitud se expresa en los foros de debate político juvenil que organiza un colectivo de partidos con apoyo del NDI. Días atrás fue el II Foro y aprecié la capacidad del representante aprista para encarar con altura y aplomo una asamblea adversa. Asimismo, la decisión de protestar y abrirse camino de los pepecistas y el autocontrol de nacionalistas y socialistas para ejercer su mayoría de buenas maneras. También destaqué a la única mujer en la mesa, la representante de Acción Popular, que incluyó la problemática de género planteando un enfoque ausente hasta entonces. La existencia de este foro y el comportamiento político de los jóvenes augura el ánimo que emerge de los tiempos de Internet: ha llegado una generación más tolerante e incluyente. Enhorabuena.